X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

requerimiento por decreto tras el silencio de aligestión 

Urbanismo exige al Hércules copia del proyecto para verificar la 'reforma fantasma' del Rico Pérez

Foto: Juan Carlos Soler

Requiere al club arrendatario del estadio que facilite copia del plan de rehabilitación para poder cotejarlo con la obra realmente ejecutada. Aligestión, propietaria del inmueble ahora en liquidación, omite su entrega desde hace más de un año    

23/11/2016 - 

ALICANTE. Nueva vuelta de tuerca sobre la reforma fantasma del estadio José Rico Pérez. La Concejalía de Urbanismo acaba de remitir un último requerimiento a los legales representantes del Hércules CF para que faciliten copia del polémico proyecto de rehabilitación ejecutado en el campo de fútbol en el verano de 2010, en cumplimiento de las condiciones del contrato por el que la sociedad Aligestión adquirió su propiedad al Ayuntamiento de Alicante en mayo de 2007. Justo en los estertores del último mandato de Luis Díaz Alperi (PP) y ya con Sonia Castedo como responsable del área de Urbanismo. En virtud de ese acuerdo, Aligestión debía acometer una remodelación del inmueble por un valor mínimo de 4,3 millones de euros. 

Según las fuentes consultadas por Alicante Plaza, este nuevo requerimiento -un decreto firmado por el edil de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón (Guanyar)- se produce a la vista de la omisión de respuesta por parte de Aligestión, a la que la concejalía viene requiriendo copia del proyecto desde hace más de un año sin ningún éxito. Las mismas fuentes recalcan que esa documentación resulta indispensable para que los técnicos municipales puedan cotejar el trabajo realmente ejecutado en el edificio con una minuciosa inspección in situ. Esa es la clave de la cuestión, ya que como viene subrayando el propio concejal de Urbanismo -incluso desde su etapa en la oposición-, lo cierto es que "el proyecto de reparación y reforma del estadio Rico Pérez no fue objeto de supervisión y aprobación por el departamento técnico asignado para tal fin, sino que únicamente se tramitó su licencia de obra, sin una valoración técnica que determinara la concordancia entre el proyecto y el contenido del anexo técnico, de forma que se verificara su adaptación a éste". Además, el Ayuntamiento no dispone de copia del proyecto básico ni del proyecto de fin de obra. 

El proyecto básico no contemplaba la zona VIP que no solo se construyó sino que, al incluirla en el proyecto de fin de obra, se usó para justificar que el coste de la reforma llegó a dispararse a los 7,7 millones, 3 más de lo exigido  

El Servicio de Control Urbanístico y Ambiental abrió expediente a Aligestión en marzo pasado al detectar los técnicos de Urbanismo que parte de los trabajos no se ajustaban a la licencia concedida en 2010. El proyecto básico al que el área de Urbanismo otorgó licencia en su momento no contemplaba la zona VIP que no solo se construyó sino que, al incluirla en el proyecto de fin de obra rehabilitación y remodelación, se usó para justificar no solo que se había invertido 4,3 millones en la reforma si no que el coste de la misma llegó a dispararse a los 7,7.

La Concejalía de Urbanismo emplazó a Aligestión en diciembre de 2015 y el pasado 9 de marzo a que aportase otra documentación relativa a las obras. En concreto, la "memoria y planos, mediciones, plan de control de calidad de la obra, presupuesto detallado, precios contradictorios o un reportaje fotográfico de las obras ejecutadas".

El Rico Pérez es el principal activo de Aligestión Integral, sociedad de la que son administradores solidarios Luis Perea y Miguel Carratalá y accionistas Enrique Ortiz, Valentín Botella y Juanjo Huerga. La sociedad se encuentra ahora en fase de liquidación al no haber superado un concurso de acreedores.

El estadio fue adquirido en mayo de 2007 al Ayuntamiento de Alicante, su propietario desde 1994 y está arrendado al Hércules por 25 años. La oferta de la empresa del controvertido constructor -investigado en los casos Gürtel y Brugal- fue la única que se presentó y se ajustaba a las cantidades mínimas exigidas en el pliego: un precio de compra de 7.805.344,20 euros a los que había que sumar 4.275.000 euros en obras de reforma y un depósito por ese mismo importe reintegrable una vez se constatase que se había cumplido con los trabajos exigidos, suma que Aligestión recuperaría en noviembre de 2011, gracias a la mayoría absoluta del PP tras la aprobación de un acuerdo del pleno municipal.

Aligestión ha protagonizado recientemente otro episodio ligado al Rico Pérez, en este caso al ver inadmitido un recurso de casación con el que intentó en su día evitar que el Instituto Valenciano de Fianzas (IVF) le reclamara a cuenta del impago por parte de la Fundación del Hércules del préstamo de 18 millones de euros que fue avalado por el banco del Consell y contraavalado por la sociedad de Ortiz como ha confirmado recientemente el Tribunal Supremo (TS). Recientemente el IVF confirmaba que acudirá a una nueva subasta de bienes y derechos de Aligestión para hacerse con la propiedad del estadio y compensar con ello parte de la citada deuda millonaria.

Noticias relacionadas

next