X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Ramírez plantea un pago fraccionado de la suma que reclama la Comisión

Foto: Pepe Olivares
26/05/2017 - 

ALICANTE. Después de muchos meses, Juan Carlos Ramírez se acordó públicamente este viernes de los siete millones de euros que le reclama la Comisión Europea al Hércules.

Del "no vamos a pagar" con el que se descolgó allá por octubre, cuando el proceso de cobro de la citada suma sí estaba en marcha y el empresario vasco no tenía tanto interés en reunirse con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), a contemplar el pago en seis años si se milita en el fútbol profesional tal y como recoge su "última oferta" a la Agencia Tributaria, en la línea de lo expuesto en el plan de viabilidad (no confundir con reconvenio) que acompaña el incidente concursal presentado la mañana del jueves en el juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante.

El cambio de postura de Ramírez (al que no le hizo gracia, entre otras cosas, que el que escribe le preguntara a qué se debe) no es extensible al club, toda vez que, como ha venido contando Alicante Plaza, ha defendido sus intereses en Luxemburgo ante el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE). Fruto de lo anterior, a día de hoy y al igual que el Elche y el Valencia, el Hércules no se ha visto obligado a cumplir con una obligación económica cuya naturaleza sería la de crédito contra la masa (hablamos de una deuda que nace cuando la entidad está en fase de cumplimiento de su convenio).

Pago de manera inmediata y efectiva o liquidación

Si bien se estima que no antes de dos años el TGUE se pronunciará sobre el recurso de nulidad interpuesto por el Hércules, todo apunta a que, ahora sí, está muy próxima la resolución del procedimiento de medidas cautelares iniciado de manera paralela, en virtud del cual hay en vigor una cautelarísima que ha suspendido la efectividad de la decisión de recuperación. Si el TGUE estima la petición de suspensión cautelar formulada por el Hércules, no habrá de qué preocuparse hasta que se resuelva el citado recurso de nulidad pero, si este órgano jurisdiccional con sede en Luxemburgo se pronuncia en contra de la pretensión del club, de acuerdo con la política de recuperación de la Comisión y la jurisprudencia, habría que pagar de manera "efectiva e inmediata" los siete millones de euros (la suma puede ser mayor, en función de los intereses).

Lo anterior choca con la citada propuesta que traslada Ramírez de pago diferido y condicionado a que se milite en el fútbol profesional. Es más, en su política de recuperación, la Comisión hace referencia expresa a sociedades insolventes que se han beneficiado de una ayuda de Estado: la distorsión de la competencia se corrige con la devolución de la ayuda ilegal o con la liquidación de la sociedad beneficiada si esta es insolvente... Vaya, que la alternativa para Bruselas al pago inmediato y efectivo es que la sociedad desaparezca.

Reflejo de la imposibilidad de aplazar o fraccionar el pago, es también la Ley General Tributaria que en su artículo 65 establece que "no podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento (...) las deudas tributarias resultantes de la ejecución de decisiones de recuperación de ayudas de Estado".

La Agencia Tributaria y no el IVF

Hace meses que, para el caso de un revés judicial en este asunto, el club fía gran parte de sus opciones a que sea el fisco y no el IVF quien tenga que cobrarle.

El pasado mes de diciembre, el entonces presidente del Hércules, Carlos Parodi, dejó entrever que si finalmente no se estimaba la solicitud de suspensión cautelar, se esperaba no solo que fuera la Agencia Tributaria la encargada del cobro, también que sumara la nueva deuda a la que ya se mantenía y que su pago se encauzara en el nuevo convenio (el que precisamente todavía no se ha logrado formalizar).

Y es que, a diferencia de Hacienda, el banco del Consell sí se ha pronunciado dejando claro que el pago de las sumas que reclama Bruselas a Valencia, Hércules y Elche ha de ser inmediato y efectivo (que le pregunten al consejo de administración del Elche). Aunque los Estados miembros de la Unión Europea son conocedores tanto de la política de recuperación de la Comisión como de la jurisprudencia del Tribunal y se contemplan duras sanciones para el caso de que no se haga cumplir una decisión de recuperación, la duda sobre cómo procederá España en el caso de Valencia, Elche y Hércules está ahí. 

Que Hacienda participará en el procedimiento de cobro está garantizado, el propio director general del banco del Consell, Manuel Illueca ha declarado en varias ocasiones que en caso de impago se recurrirá  ala vía de apremio y que la Agencia Tributaria proceda a embargar cuentas por ejemplo.

"Suma desproporcionada"

De hecho, como ha contado Alicante Plaza, la abogacía del Estado se ha personado en los procedimientos iniciados por el club blanquiazul en apoyo de su pretensión. 

Este viernes, Juan Carlos Ramírez insistía (ya lo hizo en el pasado) en que la suma que se le reclama al Hércules por la Comisión "es desproporcionada", opinión que es compartida tanto por el banco del Consell como por el abogado del Estado.

Si bien parece complicado que el día de mañana se estime totalmente el recurso de nulidad del Hércules (los expertos en la materia hablan de una ayuda de Estado "de libro"), hay más opciones de que se rebaje la suma a pagar. Ahora bien, eso sería en todo caso no antes de dos años por lo que, si no hay ahora una suspensión cautelar de la obligación de pago...  

Noticias relacionadas

next