X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de diciembre y se habla de HLA ALICANTE UE Llagostera hércules cf DOCUMENTALES SERIES

entrevista a luis barcala, portavoz del Pp en el ayuntamiento de alicante 

"No sólo fue la era Castedo, pagamos un peaje a nivel nacional que el elector ya se ha cobrado"

12/12/2016 - 

ALICANTE. El portavoz municipal del PP, Luis Barcala, pasa revista a la última etapa de gestión de su partido, marcada por la investigación a su excaldesa, Sonia Castedo, y analiza el presente y las perspectivas de futuro de su formación.    

[Lee aquí la otra parte de la entrevista: "El error es condicionar la libertad comercial a una promesa, el ayuntamiento no es un sindicato"]  

-¿Cómo se encuentra en la oposición?

-Me ha costado trabajo aprender a hacer oposición después de haber estado gobernando, pero ya tenemos bien claras cuál es la estrategia, el método y creo que empieza a dar sus frutos. Se nota que somos oposición y que sabemos hacerla.

-¿Qué es lo que más echa de menos de gobernar?

-La satisfacción que te da en el día a día poner en marcha proyectos y ver que se ejecutan. En oposición siempre trabajas a largo plazo de cara a las siguientes elecciones. 

-Sin entrar a valorar la acción del tripartito, ¿ve al PP con posibilidades de volver a la Alcaldía por méritos propios?

-Sí, sin duda. Sin fijarme en el tripartito... es una variable que no podemos separar nunca. Los fallos del tripartito harán que pierdan las siguientes elecciones de la misma forma que entendemos que la alternativa que nosotros estamos planteando convencerán al electorado para que ganemos. Se darán las dos cuestiones, nosotros ganaremos y ellos perderán.

-Le doy la vuelta a su argumento sobre los errores, ¿cree que el PP ya ha pagado el peaje de la era Castedo?

-No sólo era la era Castedo. Creo que nosotros pagamos un peaje nacional y los resultados fueron muy similares en cualquier sitio de España. Ese peaje, ya en las generales, y sobre todo en junio, hemos visto que el electorado nos lo hizo pagar y se lo ha dado por cobrado. El esfuerzo que se ha hecho a todos los niveles y en particular en la provincia y en la ciudad de Alicante por ofrecer aquello hemos entendido que el electorado nos estaba demandando creo que ha sido reconocido y a esos resultados nos ceñimos. Ahora bien, 2019 está todavía muy lejos. Esta es una travesía en el desierto que hay que hacer a base de muchísimo trabajo y muchísima coherencia con esa línea de renovación y de regeneración que la gente nos ha exigido desde el primer momento.

-Con todo el debate que se ha generado sobre el fallecimiento de Barberá, ¿Castedo hizo bien en dimitir?

-Era obvio que la situación en la que estaba tanto a título político como a título personal era absolutamente insostenible. Ella misma lo ha reconocido en distintas ocasiones. La imagen que ella misma proyectaba y para el propio partido..., no es ningún secreto que se le pidió en distintas ocasiones que pensara si le compensaba el desgaste que estaba sufriendo a título personal y políticamente el propio partido. Creo que no había otra alternativa más que su dimisión.

-¿Cree que cometió algún error en el cargo durante su etapa como alcaldesa?

-En la situación en la que está no es por su actuación como alcaldesa. Es la que mayor respaldo ha obtenido en unas elecciones en la ciudad de Alicante. El proyecto en el que se trabajó en la pasada legislatura era muy bueno. Fueron circunstancias ajenas a su labor como alcaldesa las que condicionaron la pasada legislatura y absolutamente ninguna tacha se ha planteado sobre su gestión como alcaldesa. Siempre se ha hablado de asuntos que vienen muy de atrás.

-Concrete a qué se refiere.

-Los procedimientos que tiene abiertos son muy anteriores y por hechos anteriores, no de su etapa como alcaldesa [Castedo fue concejal de Urbanismo antes que alcaldesa, bajo el mandato de Luis Díaz Alperi, junto al que se le investiga en el marco del caso Brugal por el supuesto amaño del PGOU de la ciudad en beneficio del empresario Enrique Ortiz].

-¿Qué opina sobre lo que ha trascendido del sumario de 'Brugal': conversaciones, viajes, supuestos regalos…?

-En estos temas, siempre contesto lo mismo quizá por deformación profesional. Exijo el máximo respeto para el trabajo de los tribunales, me parece vergonzoso que estando un sumario bajo secreto se puedan estar filtrando parte, porque las causas hay que contemplarlas completas. Nunca se puede saber cuando se filtran trozos, cuanto de interesado es el trozo que se ha filtrado. Y siempre exijo máxima celeridad. La única forma de hacer justicia es una justicia rápida. 

-Me habla de cuestiones formales pero sigue sin valorar las informaciones que han trascendido.

-Le repito, me parece vergonzoso que en sumarios que están bajo secreto, trascienda nada, porque todo lo que trascienda será interesado. Se vulnera con ello el principio de presunción de inocencia, se vulnera la capacidad de defensa, y se da una imagen interesada de un asunto, que muchas veces no está teniendo nada que ver con la realidad jurídica. Voy a poner el ejemplo de la absolución de Andrés Llorens [exvicealcalde y exconcejal de Atención Urbana, juzgado por el llamado caso Magallanes a cuenta de la supuesta adjudicación de las obras de una plaza cuando ya estaban en ejecución]. Su caso sirvió desde el principio hasta el final para machacarlo políticamente, para un uso estrictamente político con filtraciones interesadas. Cuando los tribunales se pronuncian lo absuelven y la sentencia, que no ha sido recurrida por nadie, es demoledora en ese sentido. Era inocente. Hasta que la Audiencia no dijo que era inocente, para todos era culpable. Por eso no voy a hacer nunca valoraciones sobre temas sobre los que sólo conocemos pequeñas partes interesadas.

-¿Qué opina sobre la presencia de Enrique Ortiz en varios de los principales contratos adjudicados por el Ayuntamiento: la basura, la limpieza de colegios, el mantenimiento del cementerio…? ¿Le parece normal?

-Enrique Ortiz concurre a aquellos contratos para prestar servicios de los que tiene empresas. Hay muchos contratos del Ayuntamiento de sectores en los que Ortiz no tiene empresas y no concurre. ¿Alguien puede negar que Enrique Ortiz es uno de los principales empresarios alicantinos? Nadie. Ahora, si el hecho de que concurra a contratos y se les adjudique significa insinuar que se amañan, pues lo cuestiono porque eso significaría que todos los técnicos y todos los funcionarios y todo el personal que valora e interviene en la adjudicación de contratos estaría formando parte de una conspiración que no tiene ningún sentido y sobre la que yo no he visto ningún tipo de prueba. De hecho, ahora mismo cuando se está sacando a licitación contratas, está concurriendo. El señor Ortiz y sin ir más lejos, algunas de esas contratas que dependen del señor Pavón, se le están adjudicando. Asfaltados, etc., etc,.¿Qué pasa que ahora cuando ya no es el Gobierno del PP el señor Ortiz ya no es cuestionable? A lo mejor lo que tendríamos que mirar es el contrato de limpieza de colegios, en el que llevamos ya 13 millones de euros pagados al señor Ortiz fuera de contrato con el tripartito. Eso sí que es cuestionable. Que expliquen porque se le está haciendo ese grandísimo favor al señor Ortiz. Ningún gobierno ni del PSOE antes, ni el PP después, le ha hecho nunca un favor tan grande al señor Ortiz como el que le está haciendo el tripartito.

"si el hecho de que ortiz concurra a contratos y se le adjudique significa insinuar que se amañan, pues lo cuestiono porque eso significaría que todos los funcionarios que valoran e intervienen en la adjudicación de contratos estarían formando parte de una conspiración de la que yo no he visto ningún tipo de prueba"

-¿Cuál cree que es el legado del PP tras 20 años de gobierno en la ciudad?

-Una ciudad moderna. Después de años de gobiernos socialistas, Alicante era una ciudad gris, una ciudad triste y sin una visión de futuro. Todo el desarrollo a todos los niveles, turístico, comercial, urbanístico... Y tengo que recordar cómo es ahora la avenida Miriam Blasco, toda la zona del golf, cómo se ha unido Playa de San Juan, el Cabo de las Huertas y la ciudad de Alicante. El crecimiento de los distintos barrios, la construcción de centros de salud, los colegios, la modernización y construcción de instalaciones deportivas. Alicante hoy en día es la ciudad de la que todo el mundo habla y de la que todo el mundo se siente satisfecho. Esa ciudad que impresiona a todos los miles de turistas que hoy vienen a visitarnos porque así la diseñó y así la ha ejecutado el PP. Hablar de la ciudad catastrófica de la que se hablaba en campaña, no sólo se ha demostrado que era falso, lo que se ha demostrado es que el tripartito es incapaz de mantener ese nivel de exigencia y de calidad que una capital como Alicante tiene. 

-¿Qué propuestas tiene el PP para el Alicante del futuro?

-Hemos puesto en marcha de cara a 2019 un programa muy ambicioso de elaboración de la que será nuestra propuesta en las próximas elecciones a 20 años vista. Entre otras cosas, para elaborar aquello que el tripartito no está siendo capaz de elaborar. El modelo urbanístico y los modelos turístico, comercial, industrial... Alicante es una ciudad que está pidiendo a gritos estabilidad y seguridad. Estamos espantando las inversiones porque no existe modelo y porque no hay una voluntad de generar la seguridad necesaria para que una multinacional como Ikea u otras que están observando lo que está pasando con Ikea puedan venir a instalarse en Alicante. El tripartito es incapaz de elaborar un modelo de ciudad, ni siquiera modelos parciales como pueda ser el comercial o el turístico porque estamos partiendo de posiciones ideológicas radicalmente distintas. Es muy difícil que pueda existir un consenso. Ya resulta sorprendente que llegasen a gobernar sin tener una idea clara individualmente de un modelo de ciudad. Más grave nos parece que no tuvieran un modelo de ciudad conjunto. Hace escasos meses Bellido anunciaba la creación de un foro para estudiar un modelo de ciudad. ¿A mitad de legislatura? 

-¿Le gustaría ser candidato?

-Estamos en 2016. Dudo mucho que no hubiera ningún alicantino que quiera a Alicante de verdad para el que la mayor ilusión de su vida sea ser el alcalde de su ciudad. Sea del partido que sea. Pero en 2016, pensar en candidaturas para 2019 no sólo me parece temerario, sino me parecería irresponsable. Hay un trabajo muy importante que hacer. Si en este momento alguien se olvida de seguir trabajando cada día y se pone a soñar con 2019 y candidaturas y posibilidades y batallitas, no sólo se equivoca políticamente, sino que no está cumpliendo con la responsabilidad que nos han dado los alicantinos. Nosotros estamos en la oposición porque los alicantinos nos lo han dicho. Eso es un trabajo de cuatro años que hay que hacer desde el primero hasta el último día. Y para hacer ese trabajo no se puede estar pensando en otras cosas.

-¿El grupo municipal se siente respaldado por la cúpula del partido?

-Totalmente. Desde el primer día. Cuantas veces ha sido necesaria hemos contado con la presencia de José Císcar o de Isabel Bonig. Cuando se constituyó el grupo, cuando asumí la portavocía, en estos momentos la coordinación que hay entre el grupo y el partido con la creación de los grupos de trabajo y por primera vez, el grupo municipal y todos los concejales dando cuentas ante la militancia, creo que es muy importante. El grupo es un instrumento del partido. Y las reuniones que estamos manteniendo con motivo de los presupuestos con nuestros diputados en las Cortes y con nuestros diputados en la Diputación para que nos expliquen cuáles son los presupuestos o las enmiendas que se están presentado en esos niveles. Desgraciadamente nosotros no los podemos contar absolutamente nada porque ni tenemos presupuestos ni sabemos absolutamente nada de ellos. Por segundo año nos meteremos en 2017 sin presupuestos, lo que pone en evidencia la falta de trabajo y la falta de capacidad de resolución del tripartito.

-¿Qué le pareció la marcha de Asunción Sánchez a Madrid?

-Nosotros estamos para atender lo que la estrategia del partido entiende como más adecuado. Necesitábamos que Alicante tuviese una representación de peso a nivel nacional y el partido entendió que Suni era la que tenía que asumir esa responsabilidad. Nos puede gustar más o menos, pero estamos donde el partido piensa que podemos dar el mejor resultado.

"Echávarri no soltará la vara de mando hasta 2019 cuando los alicantinos se la quiten de las manos. Eso lo tengo clarísimo. Pero igualmente estoy convencido de que se deshará de sus socios al menos un año antes"

-Ya ha deslizado alguna cosa pero, ¿qué piensa de la labor del tripartito durante este año y medio?

-Se lo resumo en la frase que dije en el debate sobre el estado de la ciudad: el tripartito ni es un equipo, ni gobierna. Sostener lo contrario es imposible. La prueba fue el silencio del alcalde en ese debate. Fue incapaz de rebatir esa tesis. No trabajan conjuntamente, han demostrado -y estos presupuestos son la prueba del nueve- de que son incapaces de coordinarse, de trabajar al unísono, se votan en contra y no llevan proyectos de calado a los plenos por no incurrir en esa contradicción de votarse unos a otros en contra. La sensación se traslada a la calle. El tripartito es una desgracia que tenemos que soportar durante cuatro años, pero llegará 2019. 

-¿Cree entonces que completarán el mandato?

-El alcalde lo seguirá siendo, pero no llegarán juntos. Echávarri no soltará la vara de mando hasta 2019 cuando los alicantinos se la quiten de las manos. Eso lo tengo clarísimo. Pero igualmente estoy convencido de que se deshará de sus socios al menos un año antes. Simplemente porque el coste político y personal que tiene el PSOE y Echávarri, yendo de la mano de Guanyar y de Compromís, no es aceptable para ir a las próximas elecciones. Ahora el único interés en común que tienen era desalojar al PP del gobierno. Conseguido ese objetivo no hay nada más. Aguantar el tirón y llegar a las mejores condiciones para las siguientes elecciones. Eso es lo triste para la ciudad de Alicante, que no hay nada más.

-¿Estaría dispuesto a prestarles apoyo en cuestiones como los presupuestos?

-Siempre he sostenido que para debates inútiles en los que se enzarza el alcalde y los portavoces del tripartito, que muchas veces no son más que chorradas, a nosotros no nos encuentran. Y en las broncas individuales de bajo nivel, tampoco. Ahora, para los grandes asuntos de la ciudad nuestra mano siempre está tendida, y la prueba está en la comisión que propusimos para el tema Ikea, en la comisión que propusimos para la protección de Santa Faz y su entorno, o cuestiones como la de sentarnos para la elaboración de los presupuestos. Si no estamos en todas esas cuestiones es porque no se nos quiere y se nos niega la posibilidad. Por eso a día de hoy todo eso sigue sin convocarse y por eso el alcalde ha dicho que contará con todos los partidos menos con el PP para abordar los presupuestos. Es triste. Los que están embarcados en el 'no es no', y siguen anclados en esa tesis y no aprenden de lo que ha pasado, se equivocan, no están mirando por lo mejor para los alicantinos, sino por lo mejor para su propia supervivencia. 

-El alcalde asegura que ya no confía en ustedes… ¿a qué se debe?

-No es más que una mala excusa. El alcalde no se fía absolutamente de nadie y por eso no tiene diálogo con nadie. Se siente un momento con los sindicatos de la empresa de la limpieza de colegios y rompe las negociaciones inmediatamente. Tiene que ir Lalo Díez o Bellido a apagar el fuego después. Yo no me siento aludido personalmente porque comprendo que es una cuestión que le pasa con todo el mundo...

[Lee aquí la otra parte de la entrevista: "El error es condicionar la libertad comercial a una promesa, el ayuntamiento no es un sindicato"]

Noticias relacionadas

next