X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Los técnicos de Hacienda respaldan la actuación del Departamento de Recaudación con el Hércules

Foto: Juan Carlos Soler
6/06/2017 - 

ALICANTE. El Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) comparte la postura que está manteniendo la Agencia Tributaria con el Hércules.

Un portavoz de este sindicato, que no se caracteriza precisamente por su connivencia con los responsables tanto del ministerio como de la Agencia, valoraba este martes para Alicante Plaza la decisión del fisco de exigirle al club blanquiazul un aval bancario por el total de su deuda, que tiene la calificación de crédito privilegiado, si desea un pago fraccionado de la misma y no admitir garantías reales como alternativa al citado aval bancario (tal y como resolvió hace tres semanas al denegar la penúltima oferta del club y, más concretamente, de Juan Carlos Ramírez). 

"Las condiciones de concesión de aplazamientos/fraccionamientos se han ido endureciendo (...) al detectarse que, como consecuencia de la crisis económica, muchas empresas recurrían a esta solución como modo habitual de financiación", apuntan los técnicos de Hacienda que remiten a las instrucciones que ha ido impartiendo el Departamento de Recaudación, del que Soledad García es directora, como reflejo de ese régimen más severo. 

Entre las anteriores, destacan desde Gestha la Instrucción 1/2017 que fija los criterios a exigir a partir del 1 de enero de este año para la concesión de aplazamientos/fraccionamientos que remite, como ya hemos contado estos días en Alicante Plaza, a Ley General Tributaria (Ley 58/2003) y más concretamente a su artículo 65 ,en lo que al aplazamiento y fraccionamiento de los pagos se refiere, y al 82, en materia de garantías. De acuerdo con lo anterior, los técnicos ponen el acento en "la exigencia legal" de que "con carácter prioritario la Administración Tributaria exija la constitución de aval bancario para garantizar el pago de las deudas tributarias objeto de solicitud de aplazamiento", es decir, lo que hace con el Hércules, y que, si bien "subsidiariamente" se podrían admitir "otras garantías como es el caso de la hipoteca inmobiliaria unilateral", lo que pretende Ramírez (especialmente en su última propuesta), estas presentan un problema frente a las otras que ha puesto de manifiesto la burbuja inmobiliaria (el valor de los inmuebles no respondía al verdadero valor de realización de los mismos) y de ahí que no se admitan con carácter general. "Sería una torpeza por parte de la Agencia Tributaria que se cometiesen los mismos errores que las entidades financieras" y ponen un ejemplo muy descriptivo de en qué consistiría ese error aplicado al caso que nos ocupa: "en garantía de una deuda de dos millones de euros se ofrece un bien inmueble tasado en otros dos millones. Aparentemente el cobro de la deuda está garantizado, pero la realidad nos dice que los valores de tasación están sobrevalorados y en caso de subasta su valor decrece mas aún. La práctica demuestra que estos bienes se enajenan por un precio que se corresponde con el 50% de su valor de tasación, lo que en nuestro ejemplo supondría que la Agencia solo ingresaría un millón de euros y el otro tendría que perseguirlo en fase ejecutiva, con un resultado incierto". 

Dispensa de constitución de garantías

Como también hemos apuntado estos días en Alicante Plaza, la Ley General Tributaria (artículo 82.2.b) contempla la posibilidad de conceder al deudor "una dispensa de constitución de garantías si el obligado carece de bienes, si la ejecución de su patrimonio pudiera afectar sustancialmente al mantenimiento de la capacidad productiva y nivel de empleo o producir graves quebrantos para la Hacienda Pública". 

Desde Gestha entienden que el que no se exigieran garantías en la negociación previa respondería a que "los técnicos pudieron apreciar  a priori que la situación económica de la entidad deportiva era asimilable a la descrita en el artículo 82 y, en consecuencia, emitir informe favorable para la concesión de un aplazamiento con dispensa total o parcial de garantías". Ahora bien, aún en ese caso, desde el sindicato puntualizan que "la resolución de concesión o denegación del mismo no corresponde a los técnicos", sino a la directora general de Recaudación, Soledad García. 

Falta de respuesta a la última oferta

La explicación a que Hacienda no haya respondido a la última oferta reside en que, como en este medio hemos trasladado días atrás que defendía la propia Agencia Tributaria, esta no está obligada a hacerlo (lo cual no excluye la posibilidad de que vaya a pronunciarse, si bien este martes tampoco lo había hecho). 

Desde Gestha destacan que ha de haber resolución expresa "si ha mediado una solicitud de aplazamiento/fraccionamiento con dispensa total o parcial de garantías", algo a lo que no se ajusta la última propuesta de Ramírez, que ofrece el pago de la mitad de la deuda de inmediato y el fraccionado del resto, respaldado con garantías (bienes inmuebles).

Invitan al club a acudir a la vía judicial

Si la Agencia Tributaria rechazaba frontalmente en este medio que se estuviese dando un trato desigual al Hércules respecto a otros clubes como aseguraba Juan Carlos Ramírez en su última rueda de prensa, desde Gestha se limitan a recordar que "si algún obligado tributario considera que se está conculcando alguno de sus derechos tiene abierta la vía judicial para la defensa de sus derechos e intereses legítimos".


Noticias relacionadas

next