X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

informe sobre la repercusión económica del último gran evento

La salida de la Volvo 2017 genera un impacto de 31 millones en Alicante y 41 de recaudación fiscal

9/03/2018 - 

ALICANTE. La celebración de la cuarta etapa de salida de la Volvo Ocean Race (VOR) o vuelta al mundo a vela desde el Puerto de Alicante -el último gran evento de la era del PP, junto al Mundial de Motociclismo, rescatado por el actual Consell- generó un impacto económico directo en la ciudad de cerca de 31 millones, según el estudio elaborado por la consultora PwC por encargo de la organización de la regata y presentado este jueves. Se trata de una cifra superior al desembolso teórico al que tuvo que hacer frente la Generalitat en la organización del evento: 22,5 millones por edición, en los que se incluye el canon, gastos de montaje del Race Village y gastos de adquisición del barco, según recordó el director general de la Sociedad Proyectos Temáticos (SPTCV), Antonio Rodes

Ese desembolso teórico no es real ni definitivo, ya que todavía sigue sin cerrarse el coste global generado por la organización de la etapa de salida "sobre la que todavía estamos recopilando las últimas facturas", añadió Rodes. Además, tampoco se ha contabilizado todavía la recuperación directa de esa inversión pública a través de patrocinios.

Según el informe, el impacto económico asciende a 96,2 millones para el conjunto de España, de los que 68,6 corresponden a la Comunitat. Los sectores más beneficiados, como ha sucedido en ediciones anteriores, son el comercio al por menor y la restauración. Esta cifra global (los 96,2 millones) representa un aumento del 7,6% con respecto a la edición 2014-15, y genera el equivalente a 1.700 empleos anuales en España. En el caso de la Comunitat, esos 68,6 millones suponen un incremento del 3,3% respecto a la competición anterior. Además, el evento supuso la creación de 1.270 empleos en territorio autonómico.

De acuerdo con el estudio, también se desprenden datos positivos respecto a la afluencia de espectadores: Alicante recibió 345.602 visitantes desde el 11 de octubre (día de la apertura del Race Village), al día 22 (la jornada de la salida), lo que supone un aumento del 10,3% respecto a la edición precedente. De ellos, además, 63.500 fueron extranjeros. Ese dato convierte a la salida de la VOR en el evento que atrajo a más visitantes a la Comunitat, por encima de todos los grandes festivales de música (Arenal Sound, 300.000) u otros grandes acontecimientos deportivos como el Valencia Moto GP (80.000) o el maratón de Valencia (28.065).

La cifra de visitantes aumentó un 10% respecto a la edición precedente, con 345.000 asistentes al Race Village, 63.500 de ellos extranjeros

El estudio de PwC -que quedará complementado con un segundo informe encargado por el propio Consell al Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie)- detalla por primera vez el impacto económico generado a partir de la recaudación fiscal: más de 41 millones ingresados a través del IRPF, IVA, Impuesto de Sociedades, etc, lo que supone el 17% del presupuesto del Ayuntamiento de Alicante, por ejemplo.

Y todo ello, al margen de su repercusión internacional: más de 10.000 noticias en prensa escrita y publicaciones on-line citan a la ciudad como Puerto de Salida de la Volvo Ocean Race. Además, se generaron más de 753 noticias y programas de televisión que sumaron una audiencia total acumulada de más de 200 millones de telespectadores desde 1 de julio al 10 de diciembre de 2017, según datos aportados por la empresa especializada en marketing deportivo SMG Insight. La repercusión mediática de la salida, directamente relacionada con la marca Alicante, supera ya los 36 millones de euros.

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri (PSOE), resaltó ese impacto mediático como un valor intangible imposible de cuantificar que permite posicionar el nombre de la ciudad en todo el mundo. De ahí que agradeciese el esfuerzo del Consell en mantener el evento y en prolongarlo por otras dos ediciones (2020 y 2023). Por último, se refirió a los detractores de esa apuesta que habían criticado el gasto público en el evento en lugar de destinar sus costes a la construcción de colegios o infraestructuras públicas. "Quienes criticaron esa decisión no tuvieron en cuenta que la inversión se recupera con un retorno que triplica el desembolso, lo que permite que se pueda construir el triple de colegios", abundó.  

El director gerente de VOR, Antonio Bolaños, destacó, por su parte, la repercusión del evento en múltiples áreas. Entre ellas, dijo, "la primera es la empresarial, por el notable crecimiento de los invitados corporativos. La segunda es la social por el gran éxito que tuvo el pabellón de la Comunitat Valenciana, que se convirtió en un foro que acogió a innumerables representantes locales, así como el destacado enfoque solidario que tuvo el Race Village. La tercera es la sostenibilidad, ya no solo por el mensaje que se ha transmitido para cuidar los océanos, sino por los compromisos concretos que se han generado", detalló.

Alicante ha sido Puerto de Salida de la Volvo Ocean Race en las cuatro últimas ediciones de la regata y volverá a serlo en las dos próximas ediciones (posiblemente en 2020 y 2023). La ciudad también es sede de la oficina central de la organización desde 2010 y, desde 2011, del Museo Volvo Ocean Race, que en 2017 batió su récord de visitantes, con 73.421.

Noticias relacionadas

next