X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la últimas LICENCIAS

La promoción de TM y la torre Infinum, los últimos en pedir licencia en Calp a la espera del nuevo Manhattan

10/07/2017 - 

CALP. Calp ya ha dado el primer paso para liberalizar las alturas de edificios en el denominado plan parcial cuatro, junto a las Salinas. Además lo ha hecho con la enmienda de los hoteleros para que los futuros edificios sea más estrechos y que ese lado más corto de fachada, esté de forma paralela al mar. Con ello, se quiere evitar el efecto pantalla que tiene la zona litoral de la playa del Arenal, El Molinet y el Cantal Roig. Se busca más el ejemplo de la playa de la Fossa, donde los edificios están de forma perpendicular al mar.

Una de las razones por las que la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Calp ha aprobado este cambio -que después debe ratificar el pleno municipal- es que ya existen peticiones de licencia para construir nuevos edificios en el PP4, de las pocas zonas urbanas que le quedan a Calp para desarrollar. Ese plan se aprobó a finales de 2006, pero con la crisis se quedó sin desarrollar. O se desarrolló parcialmente, Ahora, se le da más más altura con el objetivo de absorber la edificabilidad de la zona de los Baños de Reina, para evitar su urbanización, ya que los propietarios del suelo pegado al yacimiento romano tienen derechos reconocidos, incluso, por sentencia judicial. 

De igual manera, el Gobierno local que preside César Sánchez busca dar una salida a la reactivación del sector inmobiliario y, de esta manera, con la nueva ordenación, ganar más alturas, menos ocupación, con más zonas verdes y la obligatoriedad de hacer aparcamientos subterráneos y dedicar la planta baja a zona comercial para ampliar la trama urbana del municipio.

Las dos últimas licencias que se han pedido en la zona son la de la torre Infinum, cuya promotora es G&P Desarrollos inmobiliarios, de Albacete, de 20 plantas, y el Arenal Beach, de TM Grupo Inmobiliario, de 14 plantas. Esta dos licencias todavía se deberán ajustar a la ordenación antigua, es decir, no deben sobrepasar los 50 metros de altura de los edificios. Una vez aprobado el cambio, diseñado por el urbanista Gerardo Roger, y ratificado por la Conselleria de Vertebración del Territorio, los futuros proyectos ya tendrán que cumplir con éstas nuevas exigencias; es decir, ser rascacielos.


El cambio afecta fundamentalmente a una parte del PP4, el que discurre entre las Salinas y la calle Chipre, pues la otra zona ya está muy desarrollada, con edificios que sí tienen el efecto pantalla; es decir, tienen toda la fachada frontal situada hacia el mar, justo lo que se quiere evitar con el cambio de ordenación.  Además de nuevos edificios, está zona ya acoge dos campings y la idea es que acoja otro hotel.

Y lo que pretende el ayuntamiento calpino es que, con la reactivación de la actividad inmobiliaria, se impulsen nuevos proyectos que tenga cabida en esa zona, considerada segunda línea del mar, y de las últimas con calificación de suelo urbano que quedan por desarrollar en el término municipal.

Noticias relacionadas

next