X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista a Abel Cardona, alcalde de benissa

"Respecto al Pativel, pedimos que Benissa tuviera autonomía para decidir qué se hace en esa zona" 

15/04/2017 - 

BENISSA. Abel Cardona (1976), de la plataforma ciudadana Reiniciem Benissa, acaba de cumplir los 100 días como alcalde. Accedió al cargo tras la renuncia del popular Juan Bautista Roselló, del PP, que no dejó atada la continuidad y el concejal Isidor Mollà, entonces en Ciudadanos, decidió respaldar al gobierno de izquierdas, que Cardona comparte con Compromís y PSPV.

-¿En qué situación se ha encontrado el Ayuntamiento de Benissa tras 18 años de Gobierno del PP?

-El principal problema ha sido con los ingresos, con la bajada del Impuestos de Bienes Inmuebles que dejó aprobada el PP, de un 16%,  que nos ha dejado con un millón de euros menos. Con un presupuesto de por sí ya ajustado, sin poder echar mano del remanente positivo ni del superávit, hemos tenido que hacer recortes y un presupuesto con una mínima inversión de 2017. Será de 600.000 ó 700.000 euros.

"Con un presupuesto ya ajustado, hemos tenido que hacer recortes y una mínima inversión para 2017"

-¿Hay posibilidad de echar mano de los fondos que el consistorio tiene en el banco? En caso de que fuera positivo, ¿cuánto hay y de cuánto se puede disponer?

-A día de hoy no podemos. Tenemos un remanente positivo que supera los 10 millones de euros en el banco; son todos los superávits acumulados desde la aplicación de la Ley Montoro a los ayuntamientos. Nos permite hacer uso de un porcentaje mínimo, un 2'1%, que únicamente lo podemos destinar a inversiones financieramente sostenibles; es decir, en obras que no necesitan un mantenimiento; asfaltado de camino...actuaciones que forman parte de un listado cerrado. También tenemos una situación precaria en cuanto a personal municipal, pues tampoco se nos permite sustituir el 100% de las bajas por jubilación, sólo el 50%. Estábamos dentro de un proceso de reorganización municipal, lo que se llama la RPT. Ese proceso está prácticamente acabado, pero no disponemos del gasto extra que supone actualizar los sueldos del personal.

"La bajada del IBI fue una medida muy populista, que no beneficia al 100% de la población"

-Es decir, que la bajada de impuestos ha lastrado las arcas municipales, ha sido contraproducente...

-Sí, totalmente. Si no estuviera en vigor la Ley Montoro, podríamos echar mano de los fondos de los bancos y la bajada de impuestos sí podría haber sido posible y bienvenida. Nuestro punto de vista es que esa bajada de impuestos fue una temeridad total. Fue una promesa electoral del PP en 2015 con el informe negativo de todo el equipo económico del consistorio, sin saber muy bien sus consecuencias en las cuentas municipales. La bajada del IBI fue una medida muy populista, que no beneficia al 100% de la población: no todo el mundo paga IBI, no todos tienen una vivienda, mucha gente vive de alquiler, o viven en pisos y paga un IBI mínimo....Sólo ha beneficiado a la gente que tiene muchas propiedades. Para ellos, la bajada del 16% es importante, pero es una minoría. Al ayuntamiento, sin embargo, le ha supuesto una merma de un millón de euros y es cuando hay que preguntarse si conveniente hacerlo y ser consecuente con ello. El ayuntamiento necesita de ese dinero para inversiones en beneficio del municipio porque cuando inviertes, lo haces para todos; es para el bien común.

-Hay posibilidad de incrementar ingresos vía otros impuestos vía subvenciones de otras administraciones...

-Con la Diputación de Alicante, estamos fuera del plan de obras. Nos hemos quedado a las puertas. A nivel de la Generalitat Valenciana, es más complicado, pues parece que tenga menos recursos. Lo que estamos viendo es que otras tasas, que son muy antiguas, equiparen sus precios, pues nos encontramos con los mismos servicios que presta, por ejemplo, el área de Deportes, pero con precios muy dispares, aunque sabemos que esa actualización tendrá una repercusión mínima en las cuentas de 2017.

-¿Qué tal son las relaciones con el concejal Isidor Mollà, ya ex Ciudadanos, qué facilitó el Gobierno de izquierdas?

-Las relaciones son buenas, tiene bastante sintonía con el nuevo equipo de gobierno. Ya nos dijo que su voto no sería un cheque en blanco, y es normal: ha propiciado un cambio y quiere ver cosas, avances. Aunque a veces, los tiempos que él marca al equipo de gobierno no coinciden con los del actual equipo de gobierno. Quiere respuestas inmediatas, pero todos sabemos que la administración es lenta, los trámites requieren un tiempo y nosotros, lo que le dijimos es que necesitábamos un tiempo para hacer una radiografía del ayuntamiento. No es lo mismo verlo desde la oposición que desde el gobierno. Esa radiografía está hecha: en unas cosas se coincide con Isidor Mollà, en otras no lo tenemos tan claro. Debe respetar que este equipo de gobierno tampoco firma cheques en blanco.

-Una de las cuestiones que ha exigido Isidor Mollà son cambios en la empresa pública Benissa Impuls, la encargada de la limpieza y recogida de la basura...¿Habrá cambios?

-Lo estamos revisando. Benissa Impuls es una empresa que hemos detectado con mucho hermetismo, no tenía mucha transparencia. Es cierto que la estructura es muy arcaica y consideramos que debe tener una visión diferente y caminar hacia la excelencia; es decir, que no dependa tanto del ayuntamiento en cuanto a los ingresos -el consistorio le inyecta 3,5 millones de euros-, pero debe buscar otros medios de financiación, como facturar a terceros y nuestra directriz pasa por ahí. Es difícil que sea autosuficiente, pero debe incrementar sus ingresos dando servicios a empresas del municipio.

-Esta semana se ha conocido los presupuestos generales del Estado. Incluyen 1,7 millones de euros para la variante a la N-332 de Benissa. ¿Lo considera suficiente para arrancar el proyecto?

-OHL, que es la empresa adjudicataria, se ha comprometido que en 2017 se harán tareas de intendencia y que la inversión de más importante se hará en 2018 y 2019 con el objetivo de acabarla en 2020. El precio por el que se ha adjudicado la obra está muy ajustado, pero eso se nos escapa de las manos. Esperemos que pueda cumplir.

-Benissa también está afectada por el Pativel, en concreto la zona de La Llobella -ubicada entre Moraira y Calp-, uno de los pocos tramos vírgenes que tiene su litoral. Hay propietarios muy molestos con la medida. ¿Qué ha hecho el ayuntamiento en ésta cuestión? ¿Es partidario del Pativel?

-La Llobella siempre ha sido una zona delicada. Es la joya de la corona de Benissa y siempre se ha contemplado como una zona de servicios administrativos. En los dos sectores urbanísticos, hay unos 20 propietarios afectados. En los diferentes PGOU siempre se ha intentado conservar o desarrollar con baja densidad urbanística. Ahora con el Pativel, en el caso del Ayuntamiento de Benissa nos encontramos con que el anterior equipo de gobierno dejó el asunto en el cajón, olvidado. Desde el área de Urbanismo hubo excesiva relajación: hubo alguna reunión, pero no se le dio la importancia que debía. Con el cambio de gobierno, los propietarios nos trasladaron su preocupación, pues actualmente es una zona  de máxima protección. En el primer pleno del nuevo Gobierno se presentaron las alegaciones, con el apoyo de Ciudadanos, en las que pedimos que Benissa tuviera autonomía para decidir qué se hace en esa zona aprovechando que ahora estamos redactando el nuevo plan urbanístico estructural. De momento, no tenemos respuesta de la Conselleria, se han alargado los plazos de alegaciones y, por tanto, el proceso está en stand by.

"El objetivo primordial del futuro pgou es proteger las zonas más vulnerables urbanísticamente"

-¿Qué modelo tiene este equipo de gobierno para el nuevo Plan General de Ordenación Urbana?

-Hay que tener en cuenta que las directrices de la Generalitat te marcan mucho, pero el objetivo primordial es proteger las zonas más vulnerables, y que han sido objeto de mucha controversia, como la zona de La Ràpita, donde se pretendía hacer una macrourbanización y un campo de golf. La idea es que el crecimiento se produzca en los alrededores del casco urbano, aunque insisto estamos muy limitados por lo que marca la Conselleria de Medio Ambiente. Por ejemplo, ahora está prohibido construir en zonas con pendientes de más del 21%, lo que impedería hoy en día construir en muchos emplazamientos de la zona litoral. Todo eso ahora debe quedar definido, pues hay muchas agentes interesados y no podemos hacer los que nos venga en gana.

"Vamos a  facilitar inversiones en hoteles en zonas atractivas turísticamente"

-¿Se va a aprovechar esa revisión del PGOU para introducir cambios de modelo o tipo de urbanizaciones?

-Con la revisión, entra todo en discusión. La oferta hotelera es mínima en Benissa: hay pequeñas cosas en el casco urbano, pero es la gran asignatura pendiente. La oferta de alquiler ha sido únicamente residencial. Lo que nos gustaría es que hubiera mayor diversidad y que lo vamos a hacer es facilitar inversiones en hoteles en zonas atractivas turísticamente.

-Otra de las reivindicaciones o necesidades ha sido cambiar el rumbo de la política turística...¿qué hay contemplado en este campo?

-Sí, queremos cambiar el prisma de la política turística. A Benissa se le conoce por su casco urbano pero toda la política turística se ha volcado en la zona litoral. Y la realidad es que tenemos toda la actividad en el centro urbano paralizada. Con los nuevos presupuestos, la idea es abrir la sala del Consell de la Llotja, con un proyecto museístico para sea una especie de centro de interpretación del centro urbano, pero el proyecto es más ambicioso y la idea abrir todos los museos y salas de exposición del centro histórico. En definitiva, tener un referente cultural y con lo museos o casas típicas abiertas...que no sólo sea pasear, sino que exista un atractivo cultural.

-Y en ese proyecto, que cabida puede tener la figura de Salvador Soria en el nuevo espacio cultural...

-El museo Salvador Soria existe, se inauguró, pero como tantas otras cosas del gobierno del PP, hay mucho continente, pero poco contenido. Somos sabedores de que no podemos hacer grandes inversiones en exposiciones. Ahora, la gestión del museo está prácticamente paralizada por las circunstancias del espacio del edificio: es un espacio complicado de gestionar. Ahora tenemos expuestas las obras ganadoras de los certámenes de pintura Salvador Soria. Estarán de forma temporal. Nuestro proyecto es que tenga relación con Soria: en un futuro nos gustaría que las exposiciones que vengan sean de artistas ganadores de ese certamen, artistas ya con proyección y de renombre.

-Existe la posibilidad de entrar el circuitos autonómicos o provinciales...

-Lo estamos valorando, pero la oferta es mínima. Estamos en comunicación con la Fundación Baleària para el intercambio de exposiciones con artistas de las Islas Baleares. Ahora lo hemos hecho con Julia Ribas gracias a la mediación de Quico Torres. El gran problema es que no tenemos clara la gestión del espacio en sí porque no es un edificio fácil de gestionar.

"La sede de la EOI ES proyecto que tiene su parte positiva, pero lo que nos hemos encontrado allí es que la oferta formativa igual no se adapta a la oferta real  del municipio"

-Benissa también es sede la Escuela de Organización Industrial. ¿Qué papel debe jugar esa institución con el nuevo gobierno municipal?

-Siempre he tenido dudas sobre el papel de la EOI en Benissa. Es un proyecto que tiene su parte positiva, que es aplicable a Benissa. Pero lo que nos hemos encontrado allí es que la oferta formativa igual no se adapta a la oferta real del comercio o de las empresas del municipio. Se busca un grado de excelencia que el tejido empresarial y de comercio no está acostumbrado. Es otro de los ejemplos que hemos heredado del anterior equipo de gobierno, que ha comenzado la casa por el tejado. En ese proceso, Benissa se ha saltado muchos campos y hemos ido a parar al final del proceso. Creemos que las necesidades básicas son otras. Tenemos el Creama, que sí tiene una oferta más adaptada a la economía local. La duda que tenemos es si es realmente lo que necesita el municipio y a ello se añade que hay otros actores, además del Creama, como la Asociación de Jóvenes Emprendedores; es decir, que hay muchos actores y aquello no acaba de estar articulado. Nos gustaría algo más relacionado con Benissa y con un nivel más bajo.

Noticias relacionadas

next