X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

dictamen desfavorable de la comisión de hacienda

Guanyar asfixia a Echávarri y lo aboca a prorrogar las cuentas por primera vez en más de 20 años  

10/02/2018 - 

ALICANTE. Guanyar persiste y redobla la presión sobre el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante, ahora compuesto por el PSOE en solitario. La plataforma electoral que lidera EU se decantó este viernes por una abstención a la propuesta de presupuestos defendida por los socialistas en la comisión de Hacienda, lo que, en último término, propició que la sesión se saldase con un dictamen desfavorable, a expensas del desenlace de las posibles negociaciones que puedan entablarse a lo largo de la próxima semana, antes del pleno del próximo jueves, día 15. 

Como ha contado este diario, en el desarrollo de la comisión, tanto el Partido Popular (PP) como Ciudadanos (Cs) siguieron fieles a su posición política y votaron en contra. Así, la propuesta sólo contó con el respaldo de los respresentantes socialistas, los de Compromís y el del concejal no adscrito, Fernando Sepulcre. La segunda edil no adscrita, Nerea Belmonte, por su parte, no acudió a la comisión. 

Con ese resultado, la propuesta defendida por el PSOE queda a expensas de que puedan producirse variaciones de voto hasta el mismo desarrollo del pleno de presupuestos, cuya celebración está prevista para el próximo jueves, día 15. En ese momento, como viene informando Alicante Plaza, el voto de los cinco concejales de Guanyar seguirá siendo decisivo para propiciar que el documento se apruebe. El PSOE, con el alcalde Gabriel Echávarri a la cabeza, sólo cuenta con diez votos garantizados: los seis de los ediles socialistas, los tres de Compromís y el de Sepulcre. En este momento, la propuesta sigue teniendo asegurados catorce votos en contra: los ocho del PP, los cinco de Cs y el de la segunda concejal no adscrita, Nerea Belmonte, que -pese a que se ausentó de la comisión de Hacienda- ya ha anticipado que no respaldará unos presupuestos de un gobierno con un alcalde procesado en dos causas distintas: los llamados caso Comercio y caso despido. 

En esa tesitura, si los cinco representantes de Guanyar persisten en su abstención en el pleno, el presupuesto no se aprobaría. El equipo de Gobierno requiere que su propuesta coseche más votos a favor que en contra, de modo que, si se reproduce el escenario de la comisión de este viernes, el PSOE quedará abocado mantener la prórroga de las cuentas de 2017, acordada de forma automática con el arranque del año. Echávarri se convertiría, así, en el primer alcalde de los últimos 23 años (como mínimo) en tener que gobernar un año completo sin un nuevo presupuesto propio adecuado al ejercicio en curso.  

A grandes rasgos, la diferencia sustancial entre la aprobación de un nuevo presupuesto y la prórroga del año anterior es que el equipo de Gobierno no podría llevar a cabo inversiones (básicamente, lo que podría traducirse como obras relacionadas con infraestructuras o dotaciones públicas), ya que, como ha resaltado la edil de Hacienda, Sofía Morales, en sus últimas comparecencias, es el único apartado de las cuentas que no se permite prorrogar. Eso sí, el PSOE siempre podría acudir a dos mecanismos distintos para sortear esa limitación. El primero, promover progresivas modificaciones de crédito para impulsar esos proyectos con los ahorros que se generasen a lo largo del año. Pero para eso también tendría que lograr un acuerdo de pleno con más votos a favor que en contra. Y el segundo mecanismo, mucho más flexible, es la concertación de un préstamo bancario como el que ya se contrató en 2016 para financiar iniciativas como la reforma del edificio municipal que alberga la Casa de la Festa. De hecho, esa es una opción en la que ya trabaja el PSOE se apruebe o no su propuesta de planificación económica para este 2018.

La postura de Guanyar

¿De qué depende que Guanyar se incline por un voto a favor para que el presupuesto se apruebe? En gran medida, ya lo anunció este mismo viernes su portavoz municipal, al justificar su posición en la comisión de Hacienda. Tras reiterar sus críticas al proceso de tramitación de las cuentas (sin participación pública), Miguel Ángel Pavón insistió en que sólo se aceptaron siete de las 16 enmiendas que se debatieron entre las 44 formuladas por su grupo y, además, las que se incorporaron fueron "las de carácter menor". Según Guanyar, esas correcciones admitidas suponen reajustes de unos 65.000 euros para promover el turismo ambiental (17.000 euros), adecuar el centro social de El Moralet (10.000 euros), llevar a cabo un concurso de ideas para el monumento dela Fosa Común del Cementerio (5.000 euros), proteger la Fuente de Luceros delas mascletás (20.000 euros), ampliar el importe del convenio con la Fundación Fesord y Apesoa (con 2.800 euros más) y aumentar el dinero de la Concejalía de Deportes para las subvenciones a las AMPAs (en 10.000 euros más). 

En esta línea, subrayó sobre todo en la importancia de dos enmiendas que no se han incorporado y que, en cierto modo, podrían resultar trascendentales para que Guanyar emitiese un voto a favor del presupuesto. La primera, aludía a un cambio sobre los fondos dedicados al pago de sueldos de asesores municipales que implicaba un ahorro de 300.000 euros de modo que pudiesen destinarse a completar las retribuciones de los jóvenes contratados a través del programa Avalem Joves. Y la segunda, una transaccional a una enmienda propia, por la que se planteaba que se ampliase el dinero reservado para las ayudas de emergencia de Acción Social sin retirar la asignación prevista para el desarrollo del plan de reurbanización del área de Las Cigarreras, cofinanciado como estrategia DUSI por la Unión Europea.

Según Pavón, Guanyar seguirá sin decidir el sentido definitivo de su voto hasta que se celebre el pleno. "Vamos a reproducir las 9 enmiendas que han sido rechazadas mediante el voto de la comisión para que se eleven al pleno. Entre ellas, la que prevé la subida de un 3% en el impuesto del IAE o las de mejora de la plantilla, que tendrán que votarse nuevamente, esta vez en el pleno. El resultado de esas 9 votaciones lo tendremos en cuenta para fijar el sentido de nuestro voto", precisó. 

Además, añadió que mantendrá una reunión con la edil de Hacienda para conocer si se puede incluir alguna de las propuestas que los técnicos han desestimado (al creer que no cumplen los requisitos formales para tramitarse como enmienda) en el documento de compromisos políticos incorporado como anexo al presupuesto, para proyectos que puedan financiarse mediante ahorros o modificaciones de crédito que se vayan produciendo", concluyó.

Lo cierto es que no es la primera ocasión en la que Guanyar amenaza con no respaldar el presupuesto municipal en este mandato. Ya lo hizo en el debate de las cuentas de 2017, cuando supeditó su respaldo a que Echávarri se comprometiese públicamente en el pleno a ampliar la dotación de fondos para ayudas de emergencia de Acción Social en la primera modificación de crédito que se tramitase. El primer edil acabó ejecutando ese compromiso meses después. En aquel momento, el grupo municipal elevó una consulta a su asamblea para fijar su posición en el pleno. El propio líder de Guanyar confirmó este viernes que se volverá a convocar una asamblea para que esa consulta vuelva a producirse con el presupuesto de este año.  

Noticias relacionadas

next