X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de octubre y se habla de ELCHE CF cd alcoyano alicante urbanismo Turismo

raúl aledo, director general de aire networks

“Elche tiene posibilidades y talento para ser el Silicon Valley español”

13/08/2017 - 

ELCHE. La clave del éxito del empresario Raúl Aledo radica en su capacidad para combinar, en la dosis adecuada, su faceta de visionario tecnológico cuando crea proyectos, con un sentido eminentemente práctico de la realidad y del negocio. Enamorado de su trabajo y de Elche, su ciudad natal, afronta la vida y la profesión con una pasión desbordante, la misma que muestra a lo largo de toda la entrevista. Su entusiasmo y su capacidad para crear servicios diferenciados ha llevado a Aire Networks, la empresa que dirige junto a sus dos socios, a convertirse en el tercer operador nacional mayorista de telecomunicaciones en permanente pugna con los gigantes del sector de las telecomunicaciones.

-¿Dónde están las raíces de Aire Networks?

Hay que remontarse casi dos décadas para encontrarlas. Concretamente cuando estudiaba Ingeniería Informática en la Politécnica de la Universidad de Alicante. Ese momento fue clave porque, observando el panorama tecnológico internacional, nos dimos cuenta de que en Estados Unidos se estaba produciendo un empuje muy serio en materia Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), mientras que en España aún no se habían profesionalizado las soluciones software cliente-servidor, por lo que cuando tenía lugar algún desastre con el almacenamiento de la información no había herramientas adecuadas para abordarlo y solventarlo con eficiencia. Asumimos esta situación como un reto y una oportunidad y decidimos crear Centros de Procesamiento de Datos (CPD). Sabíamos que no iba a ser fácil, teniendo en cuenta la falta de información disponible en España, en un momento en el que apenas podíamos hablar de sociedad de la información, ni de globalización. Además, había muy pocas empresas desarrollando soluciones para el sector TIC en España. Mis dos socios, Emilio Gras y Miguel Tecles, y yo éramos conscientes de que no sólo estábamos ante un reto empresarial, sino que vivíamos un momento histórico lleno de desafíos intelectuales y tecnológicos que podían transformar la sociedad.

Iniciamos nuestra actividad empresarial creando páginas web y aprovechamos las instalaciones de un cibercafé, que tenía ordenadores conectados las 24 horas del día, para ofrecer servicios de alojamiento web, lo que sería la semilla de Servihosting, empresa pionera en alojamiento web en España. Entre mediados de los años noventa y 2001, que fue cuando fundamos Aire Networks, pusimos en marcha varios proyectos a medida que íbamos identificando nuevas oportunidades en el mercado tecnológico.

-¿Cuál sería el punto de inflexión en vuestra trayectoria empresarial?

Sinceramente ha habido varios. Pero fue a finales de los años noventa cuando se produjo una reunión crucial para la evolución de nuestra empresa: tuvimos un encuentro de trabajo con operadores regionales de vídeo comunitario del sur de la provincia de Alicante. Tras un cambio de regulación necesitaban con urgencia una red de distribución adecuada para hacer llegar los servicios de internet a sus clientes de cable. Nosotros sabíamos qué había que hacer exactamente y cómo debía hacerse, pero no disponíamos de la tecnología precisa, para lo que viajamos a Boca Ratón (California) para adquirirla. El siguiente paso fue crear una pequeña red de radiofrecuencia para enlazar nuestros servidores con el de nuestros primeros clientes a través del aire. Si ahora es complejo hablar de esto imagina lo que era por aquel entonces.

Comenzamos entonces una relación con nuestros clientes basada en el respeto y la transparencia que hoy sigue funcionando: dotamos a los pequeños operadores locales y regionales de las herramientas necesarias para hacer frente a los grandes operadores nacionales e internacionales con productos y servicios de vanguardia.

-¿Fueron fáciles los inicios del proyecto?

Con un sueño y un plan entre manos nos plantamos los tres, con apenas 20 años, a pedir financiación a un banco. Aunque estoy convencido de que el director de la entidad no tenía ni idea de lo que le estábamos contando, supo identificar el empuje de nuestro proyecto y nos concedió el crédito. En ese preciso momento dimos un paso de gigante y desde entonces no hemos parado de innovar y crecer hasta convertirnos en una marca de referencia en España.

Este año nos situaremos como el tercer operador mayorista de servicios de telecomunicaciones con 32 Centros de Procesamiento de Datos en las capitales de provincia más importantes del país. Desde que iniciamos nuestra actividad ya hemos desarrollado más de 27.000 km de red, con la que damos servicio de tecnología avanzada a terceros operadores que gestionan redes y a su vez dan servicio a los clientes finales. La relación con nuestros clientes es de honestidad y transparencia: nosotros no damos servicio directo a los usuarios finales, sino a los operadores locales y regionales y estos son quienes atienden al cliente final. También atendemos a grandes empresas e instituciones con servicios a medida.

-¿Y cómo es que siendo ilicitano no establecistéis vuestra sede en Elche desde el primer momento?

Digamos que no existía Elche Parque Empresarial (sonríe). Bromas aparte, una vez definido el modelo de negocio intentamos establecer la empresa en Elche, pero la falta de sensibilidad del gobierno local nos llevó a buscar otro emplazamiento y terminamos por abrir nuestra primera instalación en Elda, cuyo Ayuntamiento sí vio claro apostar por el proyecto innovador que teníamos entre manos. Allí tuvimos nuestra central hasta 2011, año en que por cuestiones estratégicas decidimos trasladarla a Elche Parque Empresarial

Su empresa se ha convertido en un actor relevante en el mundo de las telecomunicaciones, pero su proyección no está a ese mismo nivel, ¿a qué se debe?

A que somos un proveedor mayorista que cede todo el protagonismo a sus clientes operadores, que son nuestro público objetivo, y en se grupo sí tenemos una buena posición internacional. En tan sólo quince años nos hemos situado en el puesto 37 del ranking internacional. Somos TIER 2, sólo nos falta un punto de presencia en Asia y África para ser TIER 1, que es lo máximo a lo que se puede llegar en el mundo tecnológico.

¿Por qué España no es líder en investigación y tecnología? 

Principalmente por las instituciones y la falta de inversión en proyectos a largo plazo. Es cierto que no somos líderes como país, pero también lo es que en España hay muchos líderes y nuestra provincia cuenta con numerosos ejemplos. Para estar entre los mejores los países se deben planificar con visión estratégica a largo plazo. Hay previsiones de organismos especializados que confirman que en 2017 la inversión en tecnología por parte de las empresas crecerá un 10,2%. Esto quiere decir que hay mercado doméstico.

"España no es líder en investigación y tecnología por las instituciones y la falta de inversión en proyectos a largo plazo"

El liderazgo es una carrera de fondo y exige que todas las partes implicadas aporten su grano de arena. Hay países que lo tienen más claro que nosotros y sí incentivan la investigación y la tecnología desde los propios gobiernos. Dentro del mercado global empresas como Aire parten de una situación de desventaja y aun así llegamos realmente lejos. Imagina como serían las cosas con más apoyo y en un entorno con más empresas de base tecnológica dialogando entre sí. En nuestro país hay talento más que suficiente, lo que debemos es crear las condiciones necesarias para retenerlo y ponerlo a trabajar en el futuro que deseamos.

¿Cuál ha sido la evolución de la empresa?

Hemos atravesado diversas fases junto a nuestros clientes operadores. Primero conectamos los hogares con la red de internet, posteriormente conectamos a las personas entre sí con la telefonía móvil, y ahora afrontamos el reto de conectarlo todo con Internet. Todo esto es posible gracias a que contamos con el mejor activo: un equipo humano compuesto por más de 150 personas, que pone su tiempo, su intelecto y su pasión al servicio de cada uno de los retos que asumimos.

La forma de relacionarnos también es decisiva. En la empresa tenemos una comunicación constante entre todos los niveles y departamentos para buscar nuevas soluciones y nuevas propuestas. Contamos con una intranet social de vanguardia orientada hacia la gestión del conocimiento y esta forma de inteligencia interdepartamental nos permite tener una visión de 360º y favorece la aparición de nuevas ideas y proyectos.

Este sistema se puede aplicar perfectamente al sistema educativo para potenciar el talento, incentivar la curiosidad y canalizarla hacia procesos más creativos y productivos. Uno de nuestros lemas es “si se puede imaginar, se puede crear”.

Este es el principio fundamental de la industria 4.0

Estamos entrando en la IV Revolución Industrial de naturaleza tecnológica que modificará en profundidad el modo que vivimos, producimos, trabajamos y nos relacionamos. Hablamos de un escenario marcado por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas donde todo estará hiperconectado. Dicho en otras palabras, no se trata de una época de desarrollos profundos, ahí ya estamos, sino de una época en la que todos esos desarrollos se conectarán entre sí. En el sector de las telecomunicaciones hablamos de IoE (Internet of Everything) para designar ese espacio inminente en que los dispositivos electrónicos estarán conectados a Internet (IoT) y además estarán conectados entre sí estableciendo sinergias que redunden en entornos sostenibles.

España dispone de un gran potencial porque tiene buenos matemáticos y buenos algoritmos desarrollados, pero en contraposición tenemos una Administración que parece no entender lo que está sucediendo ni lo que va a suceder, por consiguiente los planes educativos que tienen que formar a los profesionales de hoy y de mañana evolucionan a una velocidad insuficiente. Las universidades son maquinarias pesadas y poco ágiles a la hora de adaptarse a la evolución de sectores como el de las telecomunicaciones. Debemos trabajar más unidos la empresa privada y la universidad, si queremos tener un tejido empresarial competitivo.

-¿Cuál es su opinión sobre la provincia?

La provincia de Alicante es un territorio con muchas posibilidades. Tenemos  buenas infraestructuras, modernas comunicaciones, una climatología benigna, el mar cerca, ocio, cultura, gastronomía, entre muchos otros factores positivos, para atraer inversión y talento. Afortunadamente estamos reconvirtiendo nuestra industria y cada día entendemos más y mejor que la unión hace la fuerza: creamos denominaciones de origen, establecemos alianzas sectoriales, abordamos proyectos de internacionalización y cada vez nuestras producciones son menos estacionales gracias a altas dosis de ingenio. En lo que respecta al sector de las telecomunicaciones disponemos de mucho talento que, desgraciadamente, se marcha a otros entornos por falta de oportunidades. Es necesario que se generen más empresas de base tecnológica. La Administración, las universidades, los institutos tecnológicos y la sociedad en general tienen que apostar por poner a producir el gran talento que tenemos, que se marchará si no encuentra su espacio.

"Precisamos la toma de decisiones con visión estratégica y largoplacista para el bien común, el avance de la sociedad y la creación de puestos de trabajo"

Para acabar con esto es imprescindible que nuestros gobernantes tomen decisiones con la misma ambición que lo hacemos las empresas privadas. Precisamos la toma de decisiones con visión estratégica y largoplacista para el bien común, el avance de la sociedad y la creación de puestos de trabajo. Es importante que en el desarrollo del territorio se tenga en cuenta la opinión de expertos en estas nuevas materias que aún no están en la formación clásica. Tenemos que preparar nuestra provincia para un futuro basado en la tecnología, porque sólo si generamos las condiciones adecuadas atraeremos más industrias que den solidez a nuestra economía.

Tampoco debemos escatimar esfuerzos en nuestro propósito de que Europa proteja y apoye nuestra creatividad e industria tecnológica. Solo así conseguiremos consolidar el espacio que merecemos dentro del mercado global.

¿Cómo ve Elche?

Soy un enamorado de nuestra ciudad. Estoy convencido de que Elche es un lugar muy atractivo para instalar empresas, por las oportunidades que ofrece. Nosotros tenemos oficinas en las principales ciudades españolas y no dudamos en que es un acierto tener la central en Elche. Estamos en un entorno fantástico, en el que se respira salud, la cercanía de la gente y tenemos el mar cerca. Estoy cansado de viajar por el mundo, de ver la tristeza que se respira en otras latitudes. Elche es un lugar maravilloso para atraer talento porque las ideas fluyen y estimula la creatividad. No revelo nada nuevo si digo que Elche es tierra fértil para startups. Es una tierra de emprendedores y cada vez más, de empresarios. No me parece descabellado el propósito de convertir Elche en el Silicon Valley español. Sólo necesitamos más apoyo de las instituciones y atraer más empresas tecnológicas. Lo digo con convicción, Elche tiene las características y el talento necesarios para convertirse en el Silicon Valley español.

Nuestra empresa está diseñando un Plan Estratégico para el Parque Empresarial con el objetivo de que tenga la mejor conectividad de España con 10G de conexión para todas las empresas del Parque.

Los retos industriales: mecanización del calzado y diversificación 

Raúl Aledo cree que la industria del calzado va a caminar a pasos agigantados hacia la robotización y que la provincia debe hacer un esfuerzo por liderar este movimiento. “Creo que en el fondo España tiene un problema de diseño y ajuste de los planes de formación al mundo profesional. En el mundo tecnológico, por el que siento verdadera pasión, me encuentro con frecuencia con muchas personas que  estudian telecomunicaciones, o ingeniería informática, no por vocación, sino por la remuneración que puedan alcanzar. Echo de menos una mayor sensibilidad en la Administración y en las direcciones de las universidades para poner en marcha planes de formación que se anticipen a la demanda futura de las empresas y de la sociedad. En nuestro caso sería muy interesante que nuestras universidades dedicasen buena parte de su esfuerzo a conseguir un sector del calzado más competitivo, porque los procesos de las industrias manufactureras se mecanizarán con robótica diseñada y fabricada en otros países si nosotros no nos ponemos a ello. Cada vez son más las empresas ilicitanas que apuestan por implementar Lean Manufacturing a sus plantas de producción. Trabajemos en Elche, con los conocimientos que tenemos, para liderar estos cambios. Mejoremos la productividad y formulemos los cambios precisos en los perfiles profesionales para contar con personal cualificado a la altura de las nuevas exigencias del mercado”.

Noticias relacionadas

next