X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ENTREVISTA A LUIS BARCALA, PORTAVOZ MUNICIPAL DEL PP EN ALICANTE

"El error es condicionar la libertad comercial a una promesa, el ayuntamiento no es un sindicato"

12/12/2016 - 

ALICANTE. Las elecciones del 24 de mayo y la marcha de la candidata a la Alcaldía, Asunción Sánchez Zaplana, a Madrid, le convirtieron en el portavoz del principal partido de la oposición en el Ayuntamiento de Alicante tras cuatro años al frente de las concejalías de Sanidad, Consumo y Medio Ambiente en el equipo de Gobierno de Sonia Castedo. Luis Barcala (Alicante, 1962) aplica su experiencia como abogado (es licenciado en Derecho y atesora un máster en Comercio Exterior, otro de Asesoría Jurídica de Empresa y otro de Asesoría Laboral) para ejercer de látigo sobre la gestión del tripartito. 

[Lee aquí la otra parte de la entrevista: "No sólo fue la era Castedo, pagamos un peaje a nivel nacional que el elector ya se ha cobrado"]

Explique claramente cuál es su modelo comercial para Alicante. Ha habido ciertos cambios de criterio...

-Yo no he visto ningún cambio. Nosotros propugnamos un modelo de liberalización total pero no apoyamos la implantación de golpe. Teníamos un modelo que era el de Maisonnave, que era el que estaba funcionando y el que tenía un amplio consenso. Me refiero a que en Alicante no se discutía la apertura de Maisonnave hasta que Echávarri decidió cerrarlo. Ese es el gran error que se comete. Partiendo de ese modelo nuestra idea era extenderlo a toda la ciudad de forma progresiva, dando la oportunidad a que el pequeño comercio se fuese adaptando a la liberalización total. Eso exige planes de impulso y apoyo para la modernización del pequeño comercio, al mismo tiempo que el consenso con todas las partes. Eso es lo que le pedimos en marzo al alcalde, que no planteara de un cierre total injustificado, pasar a un abierto total con idéntica falta de justificación sin haber hablado con nadie. Cuando el alcalde se presenta en una rueda de prensa anunciando un abierto total y dice que tenía un acuerdo con todos los centros comerciales y que tenía el consenso del comercio y el visto bueno de la dirección general de Comercio y las tres cosas al día siguiente resultan no ser ciertas... En esas condiciones, no se puede respaldar una locura como la de lanzarse a una piscina que no tiene agua. Si hubiese cumplido esas tres condiciones que él aseguró que tenía y no era cierto, le hubiésemos apoyado. Nosotros queremos abierto total pero de forma ordenada.

-¿Pero durante todo el año o estacional? 

-Nosotros planteamos un paso intermedio. Antes de la liberalización total 365 días del año, entendemos que una apertura estacional responde a la demanda de turismo comercial y además da la oportunidad de desarrollar los planes de impulso al pequeño comercio. Llegamos a un punto en el que todos están en igualdad de condiciones lo que permite abrir a todos todo el año. Pero eso exige un trabajo, no se puede abrir todo de golpe porque hundimos al pequeño comercio. La responsabilidad de un ayuntamiento no es trabajar como sindicato de los trabajadores de una empresa. Ese es el gran error y que eso haya terminado condicionando todo el modelo de liberalización comercial de la ciudad. Es de una irresponsabilidad tan grande, sobre todo, cuando esos mismos argumentos de conciliación se omiten en otros sectores como la policía, o en la licitación del contrato de colegios. O se es para todo, o no se es para nada. El gran error es condicionar la política de liberalización comercial a una cuestión que no es responsabilidad del ayuntamiento y todo por una promesa electoral y por obtener unos cuantos votos.  

"Nosotros planteamos un paso intermedio. Antes de la liberalización total 365 días del año, entendemos que una apertura estacional responde a la demanda de turismo comercial y además da la oportunidad de desarrollar los planes de impulso al pequeño comercio"

-¿Cree viable la llegada de Ikea?

-Si continúa trabajándose como hasta ahora por parte del tripartito, no creo que se instale en Alicante. El tema hay que abordarlo de otra forma, fijar unas condiciones que tendría cualquier empresa para instalarse, se llame Ikea o de otra manera. Con eso hay seguridad para cualquiera. Sea Rabasa o donde sea. El tripartito es incapaz de hacerlo. Ni Ikea ni ninguna multinacional tendrá la seguridad de venir a Alicante a gastarse dinero en estudiar un proyecto porque no tiene la certeza de cumplir los caprichosos requisitos que en cada momento, sea el señor Echávarri, el señor Pavón o si el señor Bellido se decidiera a pronunciarse, pueda tener.

-¿Le parece bien que se retirase la propuesta de Plan General que había iniciado su partido?

-Era imprescindible retirarla por una cuestión práctica. La entrada en vigor de la Lotup y de otra normativa hacía que gran parte del proyecto que ya estaba tramitándose fuera enviable. Había transcurrido tanto tiempo en su tramitación que el resultado final ya no era operativo, había que reformarlo. Era mucho más práctico retirarlo y empezar aprovechando las partes aprovechables, que son muchas.

-¿Qué opina sobre lo que se conoce sobre los trabajos previos del nuevo plan, el catálogo de protecciones?

-Eso es el proyecto exclusivamente del señor Pavón. Probablemente porque es el único que tiene algo claro sobre la materia. Pero es su modelo. Teniendo en cuenta que va a contrarreloj y sabe que no va a tener demasiada trayectoria más allá de este mandato y tampoco tiene claro que vaya a acabar siendo gobierno, tiene que correr mucho para aprobar la protección de los humedales, el catálogo de protecciones y el estudio de paisaje. Esos tres instrumentos determinan que es lo que no se puede hacer. Luego el PGOU definirá qué se puede hacer y cómo. Pero ya está todo condicionado. Ese es el proyecto y esa es la estrategia del señor Pavón. Parece mentira que el señor Echávarri y el señor Bellido estén mirando hacia otro lado. Entre otras cosas porque no tienen ni idea de las consecuencias de lo que está haciendo el señor Pavón y porque no tienen un modelo de ciudad. Son incapaces de pararle los pies. Por eso nosotros alegamos y usamos todos los recursos que tenemos para condicionar el radicalismo con el que el señor Pavón está abordando esta cuestión. 

-¿Cuál es su relación con Ciudadanos?

-Somos buenos vecinos.

-Parece que PP y C’s se dedican más a marcarse recíprocamente antes que a fiscalizar al tripartito…

-No creo que sea cierto, creo que C's se dedica a mirar lo que hacemos y va siempre a rebufo. Sacamos un tema y en el último momento ellos presentan algo. Creo que el estar mirándonos a nosotros les resta protagonismo e identidad. No se sabe qué oposición hacen. En unos casos se suman a las tesis del tripartito, no entendemos por qué, de la misma manera que luego se suman a las nuestras. 

-¿Qué opina de la zona franca?

-Es generar oportunidades para Alicante. De que haya empresas dedicadas al I+D+i y a las nuevas tecnologías. Cuando yo he oído que aquí se quieren hacer planes para hacer suelo industrial me llevo las manos a la cabeza. Alicante no tiene vocación industrial, somos una ciudad de servicios y de comercio, es el lugar perfecto para aquel tipo de empresas que sin grandes instalaciones desarrollan mucho valor añadido y para eso las tecnológicas, las dedicadas a la innovación son perfectas, requieren poco espacio y no son contaminantes. Lo que requieren son zonas con conexiones muy buenas. Y la zona franca reúne todo eso.

"Si desde la Generalitat se obliga a que las diputaciones se tengan que hacer cargo del ámbito competencial de la Generalitat, educación y servicios sociales, se están quitando recursos para los pequeños pueblos en infraestructuras y servicios"

-¿Por qué cree que no está siendo posible un entendimiento entre Diputación y Generalitat?

-No es un problema de la Diputación de Alicante. La Generalitat aplica la misma doctrina a las tres diputaciones. Están lanzando planes pero la factura se la están pasando a otras administraciones, no sólo a las diputaciones, también a los ayuntamientos. Es muy bonito querer resolver la dependencia pasándole el coste a las diputaciones y ayuntamientos; es muy bonito que todo el mundo reciba los libros gratis, pero que los paguen diputaciones y ayuntamientos. El ataque permanente viene por parte de la Generalitat. El gran problema es que las diputaciones tienen como misión principal cubrir las necesidades básicas de los municipios pequeños que no pueden pagárselos por sí mismos. Si desde la Generalitat se obliga a que las diputaciones se tengan que hacer cargo del ámbito competencial de la Generalitat, educación y servicios sociales, se están quitando recursos para los pequeños pueblos en infraestructuras y servicios.

-¿Cómo valora entonces al Gobierno del Botànic?

-Siguen haciendo la misma demagogia que en campaña. Lo que sirve para hacer oposición no sirve para gobernar. Están haciendo permanentemente oposición a la oposición, lo que supone dejación a la hora de gobernar. La Generalitat traspasa el balón de sus problemas a otras administraciones. Eluden la responsabilidad de gestionar los recursos. Al final lo que nos tendremos que plantear no es si las diputaciones tienen futuro, lo que nos tendremos que plantear es si este Gobierno de la Generalitat es el que tiene que desaparecer.   

-¿Ve a Isabel Bonig como candidata al Consell?

-Por supuesto. Ahora mismo es la líder del PP a nivel regional. Está haciendo un trabajo fantástico de oposición y marcaje al pacto del Botànic. Ha entendido el mensaje que nos dio el electorado y da respuesta a esas reivindicaciones.

-¿Le parece acertada la decisión del partido de ausentarse del acto institucional organizado por la Generalitat con motivo del Día de la Constitución?

-No tengo constancia de que hubiese una decisión de partido. Aquí valoramos cada cual dónde tenía que estar. El grupo municipal entendió que debía estar en los actos del día del patrón San Nicolás. No podemos entender porque el presidente de la Generalitat no acude al acto de conmemoración de la Constitución a nivel estatal. Me hubiera gustado que mi presidente hubiera estado dejando claro el respaldo a la Constitución y al Estado español. Me hace gracia que se contraprograme el día del patrón de Alicante. A lo mejor, desde la Generalitat, para dar protagonismo a la ciudad de Alicante y a esa bicapitalidad de la que presume Puig, lo que tendría que hacer es celebrar en Alicante el 9 d'octubre de vez en cuando. Sería más significativo.  

-¿Espera algún gesto de Rajoy hacia Alicante?

-Siempre ha tenido gestos hacia Alicante, en todos los sentidos. Estamos trasladando cuáles son las reivindicaciones que necesitamos en infraestructuras y en inversiones, a través de nuestros diputados y senadores.

[Lee aquí la otra parte de la entrevista: "No sólo fue la era Castedo, pagamos un peaje a nivel nacional que el elector ya se ha cobrado"]

Noticias relacionadas

next