X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

LA IDEA ES COMENZARLO EN 2018

Baraka invertirá 100 millones en un hotel y un rascacielos de lujo en Torrevieja

13/03/2017 - 

ALICANTE. Baraka, el grupo inmobiliario que preside el oriolano Trinitario Casanova, irrumpirá en el mercado de inmobiliario de Torrevieja con una inversión de 100 millones de euros. Esa será la cantidad que invertirá en la construcción de dos rascacielos, que ya han sido bautizados como las torres Sinforosa, de 26 alturas: una de ellas, será un hotel; la otra, un edificio de viviendas de lujo con todos tipo de prestaciones. Los trámites urbanísticos todavía no han empezado, como reconocen desde la empresa, pero la idea es que se inicie su construcción en 2018.

Esta sería la segunda inversión importante que hace el grupo en la provincia de Alicante, después de la adquisición de las naves industriales de Altadis, que a su vez, serán alquiladas a la firma de textil deportivo Sprinter para la ubicación de su centro logístico y de sus oficinas centrales, como ha venido contando Alicante Plaza.

Las dos torres se ubicarán en un solar junto al parque de Doña Sinforosa, en primera línea del mar, frente al puerto deportivo, que fue adquirido por Baraka a Metrovacesa, y tendrán unos 30.000 metros cuadrados de techo construible. Es más, el proyecto fue anunciado inicialmente por Metrovacesa y ahora, tras el cambio de titular del suelo, será tramitado por el grupo de Trinitario Casanova, quien lo presentó en la pasada edición de la feria inmobiliaria SIMA de Madrid.

Para hacerse una idea de la envergadura del proyecto, se trataría de dos torres con la mitad de altura que el edificio In Tempo de Benidorm, que tiene 192 metros de altura  y 47 plantas. Lo que contempla Baraka son dos torres de 90 metros y 26 alturas cada una de ellas.

El proyecto urbanístico trata de adaptarse a los cambios puntuales que se hicieron en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en 2008, durante el mandato de Pedro Ángel Hernández Mateo.  Esos cambios consistieron en que el proyecto de construcción vertical debe respetar un porcentaje mínimo de uso hotelero, que depende de la categoría del establecimiento que se quiera ubicar. Y eso es lo que pretende el grupo Baraka con el uso que le dará una de los dos torres.

Noticias relacionadas

next