X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

cobertura para nuevas instalaciones logísticas

Alicante cambiará el Plan General para allanar el aterrizaje de Sprinter en la antigua tabacalera

El edil de Urbanismo ampara el proyecto de la compañía con un decreto por el que se da cabida a instalaciones de almacenaje asociadas a centros logísticos sin límites de altura, hasta ahora no previstas en el PGOU que se aprobó hace 30 años. El decreto se plasmará en una modificación del planeamiento de 1987 con el objetivo de facilitar la llegada de inversiones  

28/02/2017 - 

ALICANTE. Fumata blanca para el centro de operaciones logísticas de Sprinter en las antiguas instalaciones de Altadis. La compañía alicantina dedicada a la distribución de ropa deportiva y complementos de primeras marcas (Puma, Adidas, Nike... con algunos modelos producidos ad hoc para Sprinter) no tendrá ningún obstáculo normativo para poder agrupar sus oficinas y su centro logístico en el polígono de Las Atalayas gracias a un decreto de instrucción firmado por el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón (Guanyar), en el que se da cabida a nuevas instalaciones técnicas no previstas en el Plan General en vigor, aprobado hace 30 años.    

La firma de ese decreto se produjo este mismo lunes tras un encuentro con representantes de la empresa para conocer de primera mano los detalles de su proyecto. Según las fuentes consultadas, la reunión sirvió para resolver cuestiones técnicas sobre el nuevo edificio que Sprinter planea construir junto a las antiguas naves de la tabacalera. Se trata de un silo autoportante robotizado de 27 metros de altura que, en principio, no resultaba completamente compatible con las delimitaciones del PGOU vigente. Como mínimo, la regulación actual generaba disparidad en las interpretaciones sobre si ese inmueble debía considerarse como un edificio o como una instalación técnica asociada a la producción.   

La diferencia no es baladí: el PGOU en vigor fija un límite de 16 metros de altura para los edificios, de modo que el silo de Sprinter no tendría cabida. Y, además, su concepto tampoco se ajusta al 100% a los requisitos de una instalación técnica, para los que no existe límite de altura.

La instrucción plasmada en el decreto de Pavón vendría a disipar, así, esas dudas al proporcionar cobertura a esos nuevos almacenes -que no existían hace 30 años- como instalaciones técnicas de almacenaje sin límite de alturas siempre que su uso esté vinculado a un centro logístico.

La modificación número 36 

Las fuentes consultadas precisaron que esa instrucción se incorporará al Plan General a través de una modificación puntual (sería la número 36) para que esa interpretación pueda aplicarse a otras inversiones e iniciativas empresariales similares centradas en la actividad logística que pretendan asentarse en la ciudad, con la consiguiente generación de empleo y de ingresos para el municipio. De este modo, según las mismas fuentes, se contribuiría a dar cumplimiento a uno de los objetivos prioritarios compartidos por todo el equipo de Gobierno (PSOE, Guanyar y Compromís).

Ese cambio en el PGOU conllevaría unos plazos de tramitación relativamente cortos, ya que, según las fuentes consultadas, sólo afecta a suelo urbano ya programado, lo que conlleva menos estudios que un cambio de calificación de suelo como el que ya han planteado representantes empresariales para ampliar la superficie industrial de los polígonos. Además, su aprobación compete sólo al Ayuntamiento, lo que podría propiciar que el acuerdo completase su recorrido de aprobación y pudiese entrar en vigor el próximo mes de julio

Sprinter y la Concejalía de Urbanismo se emplazaron este lunes a tramitar esa modificación urbanística, la petición y concesión de licencia en paralelo para que el centro logístico pueda estar operativo antes de que finalice 2017. Como informó Alicante Plaza, Sprinter ha cerrado un preacuerdo con el grupo Baraka para alquilar las antiguas naves de Altadis durante un plazo de 20 años. El grupo liderado por el empresario oriolano Trinitario Casanova cerró la compra de esas instalaciones a finales de 2016.

Noticias relacionadas

ajuste del catálogo de protecciones sobre pino-ruaya 

El tripartito cede ante tres empresas propietarias y saca 470.000 metros de suelo de las bases del PGOU

Por |  - 

Urbanismo suspende la inclusión de suelo del sector de Pino Ruaya en el catálogo de protecciones, al no estar todavía considerado en el PGOU como urbanizable en el PGOU en vigor. El suelo se incorporará al catálogo cuando se acate la sentencia de 1992 que le reconoce esa condición. La corrección en el documento que este jueves se vota en pleno podría allanar el voto favorable de los ediles no adscritos  

next