X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

presidente local del pp y expertos en campañas electorales

Toño Peral (PP): "La gente vota en cada caso con mucho criterio" 

4/05/2019 - 

ALICANTE. Lo ha sido todo en el PP, y lo sigue siendo. Actualmente, es presidente local de los populares de Alicante, es candidato a ser concejal y, además, es el jefe de gabinete de César Sánchez. Antonio Peral Villar es un hombre experimentado, que ha dirigido muchas campañas electorales. Con anterioridad, fue diputado en Les Corts Valencianes (2007-2015); director general de Relaciones con las Cortes y Secretariado del Gobierno (2005-2007) y director general de Relaciones con el Estado (2004-2005), subdirector General en el Gabinete del Ministro de Defensa (2002-2004), y director de la Oficina Valenciana para la Sociedad de la Información (1996-2002). Con la perspectiva de lo ocurrido el domingo, y lo que pueda pasar el próximo 26M, Peral analiza los resultados y da su punto de vista de lo que puede o debe hacer el PP para recomponerse.

-¿A qué atribuye la debacle del PP?

-El escenario de una derecha tan fragmentada ha sido decisivo para un resultado tan duro. El PP merecía un resultado mucho mejor, pero la aritmética electoral no permite mucha flexibilidad. La izquierda y la derecha representan el 50% del electorado y si tu repartes al electorado de del centro derecha entre tres partidos, pues tocamos al 16% cada partido, y eso es una evidencia.

El resultado no ha sido un escenario que el electorado en su imaginario pensaba que iba a ser una realidad. El imaginario era otro, muy diferente al modelo andaluz, que nada tiene que ver con las elecciones en la Comunitat Valenciana, o de unas elecciones a nivel nacional. Más bien, ha sido la idea bien intencionada de muchos electores que creían que había que aplicar un correctivo al PP, que endureciera su discurso, o un voto de castigo, y se ha ido a otras opciones. Estamos en medio de esa hiperfragmentación del escenario político, en el que el PSOE ha cogido a Podemos con una debilidad grande.

-¿Hasta qué punto la alta participación sido decisiva?

-La participación de la ultraderecha también ha llevado a movilizar a la izquierda, y ha demostrado que hay un enorme rechazo a esas opciones, que podían atemorizar al electorado. Y eso ha calado, y se puede demostrar una vez que analizas los resultados de las elecciones: muchos votantes de Compromís han votado al PSOE como útil o refugio, que después en las elecciones autonómicas han vuelto al partido al que realmente han querido votar. Eso se puede ver perfectamente.

"La participación de la ultraderecha ha demostrado que hay un enorme rechazo a esas opciones. Y eso se puede demostrar: muchos votantes de Compromís han votado al PSOE como útil o refugio"


El miedo al partido Vox y la fragmentación de la derecha de la situación política ha permitido que nadie sea lo suficiente fuerte para ganar al partido que ha liderado los resultados. El PP lo que tiene pensar cómo recuperar la confianza de esos electores, pues que se han ido a esos otros partidos de centro derecha para que uno de esos partidos sea fuerte y pueda ganar las elecciones la próxima contienda al PSOE. Tenemos que recuperar ese votante de centro que ahora está apostando por Ciudadanos.

-¿Cree que el PP ha perdido más por el voto de derecha o por el voto centrista?

-El PP ha perdido casi a partes iguales por un lado y por el otro. Pero la aparición del nuevo partido de extrema derecha o de derecha conservador es por donde hemos perdido mucha gente. Por el centro también hemos perdido, y es la parte por la que más tenemos que trabajar para recuperar al electorado de gente que confiaba en alguien que creaba empleo, ha recuperado la economía, etc. No hemos tenido el premio a la magnífica gestión y de la recuperación económica que ha experimentado España después del desastre que dejó Zapatero, con seis millones de parados. La aritmética electoral es así y lo que hay que hacer ahora es coger fuerzas, y hacer una campaña ilusionante, que ayude a que nuestros electores vuelvan al PP y que sea el partido fuerte que consigue ganar unas elecciones.

"No hemos tenido el premio a la magnífica gestión y de la recuperación económica que ha experimentado España después del desastre que dejó Zapatero"

-¿Es extrapolable el resultado del 28A a las elecciones municipales?

-Las municipales son distintas. Se han podido comprobar en dos urnas que el pasado domingo estaban una al lado de la otra: hasta qué cada elección es diferente y el electorado es sabio y tiene la conciencia clara de lo que está votando. En una urna había 350 votos y en la del lado, 5.000. El caso de Compromís es verdaderamente llamativo. En las elecciones municipales muy importante el candidato, que no podemos olvidar que todos los electorales analizan quién es el candidato, la simpatía que tienen hacía él; el trabajo que esperan de él, o el esfuerzo para desarrollar el programa electoral. Creo que va a dar un resultado bien distintito.

-Has dirigido muchas campañas. ¿Cómo ésta última habías visto algo?

-Las campañas han ido cambiando tanto que no tienen nada que ver con las de antaño. La Ley Electoral ha reducido el gasto hasta niveles insospechados. Antes, tenían muchos fastos y las actuaciones de promoción de los candidatos, autobuses por todas partes…eso ha empezado a cambio. Ahora, las campañas son mucho más austeras, no se gasta mucho dinero…y se han concentrado mucho más en debates televisivos y en la calle. Es otro tipo de campaña, han cambiado mucho desde después de la gran crisis…No es la primera que es distinta. Ya las anteriores, como las municipales de 2015, o las generales de ese mismo año o las de 2016, ya fueron muy diferentes. Se basan más en grandes debates, redes sociales y una reducción de gasto electoral del 80%.

-¿Y qué crees que le puede deparar al PP en un futuro?

-Soy más optimista para el futuro.  La gente vota en cada caso con mucho criterio. Y en esta ocasión, va a votar a su candidato a alcalde, que no tiene nada ver con su candidato a Presidente del Gobierno; evidentemente, las siglas va a importar, pero estoy totalmente convencido que el resultado no va ser igual.

Noticias relacionadas

LA NAVE DE LOS LOCOS

Volver a casa

Como el hijo pródigo, antiguos votantes del PP hemos vuelto a casa después de flirtear con opciones incapaces de defender nuestros intereses. Razones más sentimentales que ideológicas nos han animado a ello. Después de lo visto tras las elecciones de abril, la derecha clásica es el mal menor para un país en caída libre desde 2015

next
x