X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la cadena hotelera estudia demandar a baraka por retrasar las obras

RIU logra 'echar' al oriolano Trinitario Casanova de los locales del edificio España en los juzgados

11/05/2019 - 

ALICANTE. Revés judicial para los intereses del controvertido empresario oriolano Trinitario Casanova, al frente del Grupo Baraka. La cadena hotelera RIU, con la que Casanova había llegado a un acuerdo para revenderle el emblemático edificio España de Madrid, ha logrado 'echar' al oriolano de los locales comerciales del inmueble. La pretensión de Casanova sobre estos locales servía de base para la reclamación del dueño de Baraka que ha tenido paralizadas las obras previstas por RIU para poder abrir el futuro hotel este mismo año.

El juzgado de Primera Instancia 67 de Madrid ha dado finalmente la razón a la cadena hotelera, según anunció RIU en un comunicado el jueves, y le atribuye la propiedad de los bajos comerciales. La demanda de Baraka, presentada en agosto pasado, pedía paralizar las obras del hotel por posibles riesgos estructurales. Para poder presentar la demanda como perjudicado, el oriolano argumentó que los locales comerciales eran suyos, y RIU se negaba a escriturarlos. Sin embargo, el fallo difundido por la firma hotelera considera que el propietario de los locales es la propia RIU, y que lo que existe a favor de Baraka es una encomienda para comercializar los bajos (encontrar inquilinos) a cambio de una comisión. Es decir, el empresario oriolano no tiene legitimación activa para interponer la demanda.

El fallo ha recrudecido aún más el enfrentamiento entre las partes. Por un lado, RIU deslizaba en su comunicado que no descarta emprender acciones legales contra Trinitario Casanova por daños y perjuicios, al haber ralentizado los planes de apertura de la cadena con su demanda. Por otro, el propio Casanova anunciaba horas después que recurrirá el fallo de Primera Instancia 67. El empresario recurrirá ante la Audiencia Provincial por una cuestión "moral", según explicó, ya que estima que las obras no están reforzando la estructura del edificio y que sigue habiendo riesgo de derrumbe. De momento, la sentencia permite a RIU continuar con las obras, que se pararon como medida cautelar tras la denuncia de Casanova.

Imagen de archivo del edificio España, que RIU reabrirá como hotel. Foto: RTVE

El conocido inversor de origen oriolano protagonizó una llamativa operación en el verano de 2017, cuando le compró al chino Wanda el edificio España para después revenderlo a RIU. Una doble compraventa que se cerró con apenas 24 horas de diferencia. Casanova lo compró a Wanda por 272 millones de euros, aunque el importe de la reventa a RIU nunca ha trascendido. En septiembre pasado, Casanova explicaba en una entrevista con la agencia Efe que "me dedico a comprar y a vender, aunque sea a los cinco minutos". 

La zona comercial en disputa consta de 15.000 metros cuadrados. En esa misma entrevista, Casanova aseguraba que el precio pactado por la adquisición de este área comercial, que "equivale a más del 20% del edificio", fue de 140 millones de euros. Sin embargo, RIU vendió dicha zona en febrero de este año a Corpfin Capital (el mismo fondo que se ha aliado con Grupo Marjal para apoyar el crecimiento de la cadena de campings a base de adquisiciones). El importe de la operación no trascendió, aunque estaba valorado en algo más que lo que asegura Casanova que firmó, unos 160 millones.

Casanova es bien conocido en Alicante por algunas sonadas operaciones inmobiliarias. Sin ir más lejos, adquirió las antiguas naves de Altadis para alquilárselas a Sprinter, que ahora ha construido en esa zona su nuevo centro logístico y ha trasladado su sede operativa. También fue dueño durante unos años del edificio Hispania, junto al puente rojo de la Gran Vía de la capital, que ahora pertenece a Blackstone (al comprar a precio de derribo los activos del antiguo Grupo Hispania, luego Gestión de Activos Castellana 40). También, como ha contado este diario, tiene intereses en Torrevieja, donde prevé levantar dos torres: una de viviendas y un hotel, con una inversión de 100 millones de euros.

Noticias relacionadas

next