X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el plan de obras de agricultura contempla modernizar el regadío en la comarca

Regantes y ecologistas piden al Consell que revierta la supresión del riego a manta en la Vega Baja

25/09/2018 - 

ORIHUELA. Regantes y la asociación de Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA) se han pronunciado en contra de los planes del Consell para modernizar el regadío en la Vega Baja y acabar con los sistemas de riego tradicionales, a manta, que existen desde hace siglos en la comarca. Los regantes y los ecologistas coinciden en que eliminar el sistema habitual podría traer un grave impacto a la rentabilidad en la huerta, a nivel de cultivos y a las zonas húmedas a nivel medioambiental.

El secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, visitó recientemente el Juzgado Privativo de Aguas de Orihuela para presentar detalles del denominado Plan de Obras de Regadío de la Vega Baja, en ciernes. El Consell planea la sustitución del riego a manta en la comarca por otro tipo de regadío que racionalice mejor el uso del agua y la aproveche en su totalidad, según afirman fuentes autonómicas. No obstante, esta medida está aún por determinar y, lo que está claro es que, de momento se planea trabajar en un documento base que podría estar finalizado en 2019.

Los regantes consideran que el riego a manta es una opción rentable para ellos y piden que se concrete más el nuevo plan del Consell para la Vega Baja. Por su parte, a AHSA le preocupa que el riego tradicional se a sustituido por el riego a goteo, como se expuso en el  Plan de Obras de Regadío de la Vega Baja en 2016, porque consideran que los humedales sufrirían un grave impacto en su ecosistema.  

De hecho, hace dos años, en el marco de una jornada técnica sobre la situación del regadío en la Vega Baja, celebrada en la Escuela Politécnica de Orihuela, se presentó el plan poniendo de manifiesto que una de las opciones era sustituirlo por riego presurizado o “por goteo”. En este sentido, AHSA mandó un escrito a Consellería de Agricultura un escrito en 2017 advirtiendo de los posibles perjuicios de este cambio.
La agrupación argumenta, en un comunicado que la adaptación del regadío tradicional a la configuración física de su ámbito geográfico, una llanura de suelos impermeables y una destacada salinidad en algunos sectores que llegan a condicionar el tipo de cultivo que puede plantarse. Además, aducen que, frente al argumento del ahorro de agua que puede conllevar el riego por goteo, con el sistema de riego por inundación, las aguas del río pueden llegar a ser reutilizadas hasta cuatro veces en un ejemplo excepcional de reutilización del agua.

Por otra parte, AHSA afirma que las aguas sobrantes que circulan por las colas de los azarbes, son parte crucial en el sostenimiento de los humedales del sur de Alicante, entre ellos los embalses de Comunidad de Riegos de Levante en el Parque Natural de El Hondo. Por estos motivos, aseguran desde la asociación, ven  “inaceptable” que la Generalitat proyecte la eliminación del regadío tradicional de la Vega Baja con el argumento del ahorro de agua, cuando “a poca distancia de allí contempla sin mover un dedo la creación de regadíos ilegales, que solamente en la sierra de Escalona llega a las 4.000 hectáreas, mientras que en el resto de la cuenca del Segura se cuentan por decenas de miles las hectáreas”.

Para los ecologistas, existe, a su vez, inacción de la administración autonómica, ante la degradación por el vertido de residuos que sufre el cauce del río Segura y la red de azarbes de la Vega Baja, que además del grave impacto ambiental que supone, traslada una imagen deplorable de la huerta tradicional, aseveran,  que condiciona gravemente la valoración de sus productos.

Otro de los motivos por los que apuestan por el riego a manta es que el sistema en sí constituye por si mismo un ecosistema agrario de gran valor al que hay asociado patrimonio histórico, como puentes antiguos, estaciones elevadoras, tomas de agua o molinos que podrían verse en peligro de desaparecer.  La cementación de los azarbes realizadas durante anteriores legislaturas y que el actual Consell asume y pretende continuar es, para AHSA “una auténtica catástrofe en cuanto a la pérdida de biodiversidad y de calidad de las aguas”, concluyen.

Noticias relacionadas

next