X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

, LA MUESTRA “LA PRIMERA IMAGEN”, DE JAVIER GARCÍA HERRERO, EN LA LIBRERÍA PYNCHON&CO

Pepe Aracil: “La primera imagen es la que queda, Javier García Herrero nos lo demuestra”

14/05/2018 - 

ALICANTE. En su primera aproximación a la praxis poética de su Modos de ver, el crítico de arte y escritor John Berger utilizó el siguiente título: Y nuestros rostros, mi vida, breves como fotos, era el año 1984. Un año más tarde escribiría un poema titulado Autorretrato de Rembrandt, que contenía estos versos: “Ante un espejo  / callado como un camino sin caballos / nos imaginaba / sordomudos / volviendo por tierra / para mirarlo en la oscuridad”. Nuestros rostros en el espejo, el rostro del artista, los rostros estimados, el rostro de la iluminación, del genio, de la muerte. “El rostro es el espejo del alma” sentencia la sabiduría popular, con un determinismo que se hunde en el origen de los tiempos, cuando el homínido empieza a reconocer en el otro al Otro, y en su gesto reconoce la diferencia, el individuo, la singularidad.

Javier García Herrero (Murcia, 1983), se ha transformado en espejo, frente a los rostros de Susan Sontag, Chantal Maillard, Roberto Bolaño, Oliver Sacks o Rosa Montero, hasta 27 rostros plasmados con el trazo de tinta juguetón de García Herrero, que por momentos deriva hacia la caricatura, pero que en todos y cada uno mantiene su filiación con un expresionismo de raíz existencialista: alegría, sorpresa, socarronería, hieratismo, locura, se ven reflejadas en los gestos, en las miradas. Comisariada por el arquitecto Pepe Aracil, la muestra La primera imagen recoge parte del trabajo realizado por el ilustrador para su proyecto Final Magazine.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Murcia, la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina y la Accademia di Belle Arti de Palermo, Italia, cursó también estudios de Arquitectura en la Escuela Politécnica de Alicante. Actualmente vive y trabaja en Madrid, desarrollando de manera simultánea proyectos personales, intervenciones específicas en espacios públicos y privados, y colaboraciones interdisciplinares.En 2015 ganó el premio de literatura Creajoven y comenzó a producir ensayos sonoros desde la plataforma El Estado Mental

La propietaria de uno de los rostros representados, la poeta y filósofa de origen belga Chantal Maillard, escribió en su poemario “Hainuwele”, de 1990: “Todos tienen algún objeto precioso que ofrecer: / [...] / Pero yo nada tengo: / cuando quiero mostrar tu reflejo en mis manos / te pierdo, y otra noche infinita / comienza, pues al perderte ni siquiera yo / me pertenezco”. El proceso de recuperación de la pertenencia se lo hemos cuestionado directamente a Javier.

-¿De dónde surge “La primera imagen”?

-La primera imagen comienza con una propuesta del arquitecto y escritor Pepe Aracil, quien había colaborado en mi proyecto Final -un ensayo gráfico en forma de revista cultural, donde los rostros de los autores adquieren tanta importancia como los textos incluidos- reseñando la obra de dos artistas a quienes le gustaría que yo dibujase.

Especialmente interesado en esta vía de mi trabajo, plantea la posibilidad de preparar una exposición específica para un lugar tan especial como Pynchon & Co., y me envía por correo postal el libro de Tullio Pericoli "El alma del rostro", un texto maravilloso del que surge el título del proyecto.

Después de una primera selección entre los retratos que yo había realizado previamente, decidimos juntos qué autoras y autores dibujaría específicamente con motivo de la exposición, incluyendo algunas cuyo trabajo todavía no conocía y que he ido dibujando a medida que leía sus obras, incorporando distintos planteamientos a la hora de analizar y reconstruir esa primera-imagen.

-¿Y la elección del espacio?

 -Teniendo en cuenta el singular espacio de la librería, la ubicación de las piezas, y diversos criterios compositivos, (incorporando a las múltiples lecturas que ofrece exposición sus biografías, obras, personajes...)  finalmente son 27: Umberto Eco, Georges Perec, Slavoj Zizek, Chantal Maillard,Patti Smith, Philip K. Dick, Alan Moore, Virginia Woolf, Rosa Montero, María Negroni, Ramón Gómez de la Serna, Fleur Jaeggy, David Foster Wallace, David Lynch, Roberto Bolaño, Macedonio Fernández, Ramón María del Valle Inclán, Arthur Schopenhauer, Lewis Carroll, Luis Buñuel, Jorge Luis Borges, Eloy Fernández Porta, James Joyce, Isidore Lautrèamont, Federico García Lorca, John Waters y Susan Sontag.

-¿Y no van a quedar sólo ahí?

-Como una extensión de la red que va conectando los dibujos entre sí, Pepe Aracil investiga y escoge textos en los que una nueva serie de escritores y escritoras hablan sobre 12 de los que están presentes en la exposición.

Con este material, hemos preparado la publicación que presentaremos el día 15 de junio.

-¿La elección de las figuras, así como el estilo y la técnica, son coherentes con tu trayectoria?

-Todos los proyectos en los que he trabajado, individual y colectivamente, están vinculados entre sí, y se basan fundamentalmente en experiencias y relaciones personales.

Empecé a dibujar artistas cuyo trabajo me conmovía de manera espontánea, como reacción a los impactos que la lectura, la música y el cine me provocaban. Caras icónicas, expresivas, casi tan fascinantes como su trabajo. Dentro de un proceso de aprendizaje y experimentación técnica constante, el dibujo se convierte en un modo de analizar e interiorizar vivencias, desarrollar y conectar ideas, y también de comunicarlas, retransmitiendo y compartiendo búsquedas y hallazgos.

Algunos de mis referentes son formalmente reconocibles. Otros quizá menos, aunque igualmente importantes. Aunque mencionarlos intimida...  me apasiona el trabajo de pintores y grabadores clásicos como Rubens, Goya, Ribera y Van der Weyden; otros más recientes como Antonio Saura, Francis Bacon, Andy Warhol, George Grosz, Maria Elena Vieira da Silva, David Hockney y Robert Crumb; la fotografía de Diane Arbus y Alberto García-Alix; el cine de Buñuel, Lynch o Fellini; y la obra de contemporáneos como Paco Alcázar, Federico Babina, Paula Bonet, y el alicantino David Cárdenas Lorenzo.

Noticias relacionadas

L'ESPLET INFANTIL-JUVENIL

'El Grotlin': contar i il·lustrar la por a la foscor

Por  - 

Després dels supervendes La balena i L’illa de l’avi, l’editorial Andana ofereix ara l’última creació de Benji Davies, una adaptació d’un curtmetratge que va estrenar quan s’hi dedicava a l’animació amb un missatge concloent: res no és el que sembla

next