X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de noviembre y se habla de aligrupo garrigues inmobiliario in tempo alicante FGV tram benidorm

el sur del sur  / OPINIÓN

Partido a tres vueltas 

14/04/2019 - 

Ya estamos en la campaña pura y dura, cuando ya se puede pedir el voto para una formación política. Aunque se supone que se puede desde el jueves por la noche, hay partidos que lo vienen haciendo desde hace tiempo. No es una campaña habitual: hay mucho en juego, tanto para conformar el Gobierno central como el autonómico. Hay dos modelos muy definidos; de eso nadie duda. Las alianzas están clara hasta el 28 de abril. Después puede pasar de todo. Porque estas elecciones se juegan a tres vueltas.

Veamos. Primer partido, que en verdad es una doble confrontación al coincidir las elecciones generales y autonómicas. La vuelta del 28-A no tiene vuelta atrás: el bloque que logre sumar más apoyos, ese se impondrá. Pero el resultado, claro está, dejará derrotados. Más evidente será en la confección del futuro Gobierno valenciano: vistos los posicionamientos, sólo puede ganar uno, y entonces sí que habrá un vencido sin capacidad de rehabilitación, aunque mejore sus números respecto a 2015.

Segunda vuelta, las municipales. La derecha buscará salir de las generales a la andaluza, con Vox como valor emergente que le garantice ese mayoría, aunque sea por los pelos y que genere náuseas internas en votantes de Ciudadanos. El PSOE, en cambio, busca un gran movilización el 28-A, que garantice el Gobierno de Pedro Sánchez y Ximo Puig que haga imposible, por el momento, el tridente andaluz y de esta manera, el electorado conservador se desmovilice en las municipales y europeas al ver su meta hecha realidad.

Y la tercera vuelta, la elección de los alcaldes y presidentes de la Diputación. El panorama puede ser muy diferente al del 28 de abril. Si, se intentarán pactos a la izquierda y derecha, pero una alianza entre el PSOE y Ciudadanos, en la Moncloa, puede cambiar muchas lógicas que se exponen ahora. Esa alianza, que es la que persiguen el Ibex-35 y algunas confederaciones empresariales, como única posible para evitar caer en los extremos, podría dar al traste muchas alcaldías y diputaciones.

Está claro que la Comunitat tiene unas connotaciones diferentes, en las que si hay renovación del Botánic, se intentará que ese acuerdo se reproduzca en tantas instituciones como sea posible, pero ojo en otras plazas, donde Compromís no es fuerte y Ciudadanos sí, o donde el PSPV puede elegir entre que gobiernen los naranjas o los populares

Es pronto para augurar cosas, máxime a sabiendas de que el 40% de los electores no han decidido su voto. Todo está abierto. Y como casi siempre, la batalla sigue estando en el centro: por mucho que repitan la proclamas facilonas sobre Cataluña o el agua; las estridencias en el mensaje o las aplicaciones de idearios, sin tener en cuenta la realidad del territorio u olvidar el camino recorrido en los últimos 40 años. Quizás a veces las cosas son más sencillas: la gente quiere que se cumpla, más que le prometan. Veremos que da de sí lo que falta de campaña. Pero vienen momentos apasionantes. De momento, los partidos han enseñado sus cartas; en estos días, veremos cómo van virando en función de las encuestas, las tendencias y el movimiento de los rivales.

Noticias relacionadas

next
x