Hoy es 18 de julio

Un total de 14 equipos de la categoría se quedaron sin competir el fin de semana

Los futbolistas de Segunda B también tendrán que someterse a test de Covid-19 antes de los partidos

19/10/2020 - 

ALICANTE. Real Unión-Alavés B del grupo 2A; Ebro-Logroñés y Tarazona-Osasuna B del grupo 2B; Cornellà-Olot del grupo 3A; Alcoyano-Hércules del grupo 3B; Real Murcia-Recreativo Granada del grupo 4B; y Don Benito-Extremadura del grupo 5B. Estos siete partidos correspondientes a la primera jornada en Segunda División B no se disputaron el pasado fin de semana por culpa de la pandemia de Covid-19.

Siete encuentros de un total de 50 que fueron aplazados por el Juez Único de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a solicitud de uno de los contendientes que en el mejor de los casos tenía en sus filas un contacto estrecho de un positivo por Covid-19 (el caso del Real Irún) y en el peor un brote en toda regla que afectaba a la mitad de la plantilla y cuerpo técnico (como fueron los casos del Osasuna B, Recreativo Granada y Olot).

Todos ellos siguen ahora mismo pendientes de la RFEF, de que fije una nueva fecha para su disputa, si bien todo apunta a que se jugarán el fin de semana del 14 y 15 de noviembre, el primero de los reservados en el calendario 2020/21 para aplazamientos.

Se da la circunstancia de que solo 24 horas después de finalizar la primera jornada, con los citados aplazamientos, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la RFEF anunciaban un acuerdo por el que no solo se dotará con 640.000 euros un fondo para sufragar test de detección de Covid-19 de los futbolistas de Segunda B, Tercera, Primera Iberdrola y Reto Iberdrola, también se procede a la modificación del 'Protocolo Reforzado' introduciendo la obligación de que se realicen las citadas pruebas entre 48 y 72 horas antes de la disputa de los partidos oficiales.

La RFEF centralizará la compra y distribución de estos test cuya naturaleza (si son serológicos, de antígenos o PCR) no se ha precisado por el momento, un tema que no es baladí porque si bien desde la AFE aseguran que con la mencionada aportación económica "se garantiza la adquisición de las pruebas necesarias hasta final de año", momento en el que dicen que se valorará si hay que incrementar la dotación del fondo, no es lo mismo una PCR que un test rápido y mucho menos tienen un precio parejo.

Noticias relacionadas

next
x