Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ALEGACIONES AL PROYECTO GANDÍA-OLIVA-DÉNIA

Los empresarios de la Marina Alta quieren la parada del tren de la costa en Ondara, y no en Dénia

24/12/2019 - 

DÉNIA. El Ministerio de Fomento deberá responder un nuevo alud de alegaciones al Estudio de Viabilidad del Tren de la Costa, la conexión ferroviaria que permitirá unir Gandia y Alicante por la costa, pasando por la Marina Alta y la Marina Baixa. Tres de las partes más importantes de este proyecto es que la red de Cercanías arribe a la Marina Alta, una histórica demanda de empresarios y sociedad civil que tomó impulso en 2011 y que en noviembre recibió un gran jarro de agua fría.

El estudio de viabilidad del proyecto encargado por el Ministerio concluía
que “atendiendo a los criterios de rentabilidad financiera y socioeconómica de la actuación, desde el punto de vista del interés de la sociedad en su conjunto, ninguna de las 4 fases del Tren de la Costa es rentable”. Además, rebaja con creces el horizonte de viajes del corredor al año, de los 3,9 millones previstos por un estudio de la Generalitat, a los 2 millones que baraja Fomento.

Tras este jarro de agua fría, el Ministerio abrió un plazo de alegaciones y
sin haber contestado todavía las alegaciones que ya fueron presentadas en
2016, deberá responder a un buen puñado de escritos de las administraciones locales de la Marina Alta y la Safor, así como de entidades sociales y vecinales.

Este lunes, la patronal de la Marina Alta (Cercle Empresarial de la Marina Alta, (CEDMA), emitió un comunicado en el que desveló el contenido de sus alegaciones y en ellas una muy significativa del conflicto que se avecina. Los empresarios apuestan porque el Tren de la Costa, el ramal de Cercanías que conectará Dénia y la comarca con Gandia-Oliva tenga su parada en un emplazamiento junto a la actual salida de Ondara de la AP-7. Un posicionamiento que choca con el del ayuntamiento de la capital comarcal, Dénia, que en un pleno celebrado este lunes, también aprobó sus alegaciones y pide que el tren llegue hasta la zona de La Pedrera.

Desde el CEDMA remarcaron que esta infraestructura “es de carácter esencial para las necesidades territoriales de las provincias de Valencia y Alicante, áreas densamente pobladas” para unas zonas que “padecen un lamentable y crónico aislamiento”. Y añadieron “se constata la urgente necesidad de dicha infraestructura ferroviaria, tanto por sus componentes económicos, como por los sociales y ambientales”.

En el documento que elevarán al ministerio, subrayaron que para los
empresarios “la no agresión territorial no confronta con la optimización de los recursos y servicios de transporte, cuando se cumplen con ciertas premisas básicas, tales como, el aprovechar prioritariamente las infraestructuras existentes, no fragmentar aún más el territorio, conectar las líneas de comunicación existentes y futuras, dando así mayor cobertura social, y como no, teniendo en cuenta la influencia de determinadas
afecciones territoriales y de los espacios naturales más relevantes”.

En otra parte apuntan que la propuesta de estación terminal que defiende el CEDMA “debe disponer de valores de conectividad comarcal y de respeto ambiental, a la vez que permite descongestionar las infraestructuras existentes, disuadiendo a los usuarios de dicho tren, a tener que desplazarse por viarios y espacios que no están preparados para recibir tal número de usuarios”. Por ello proponen que se sitúe fuera de la zona de amortiguación del Parque Natural del Montgó y sin afecciones de inundabilidad, y más concretamente junto al peaje Ondara de la actual autopista y en “la orientación este con respecto al centro comercial” que hay en Ondara (justo en el lado opuesto).

Una propuesta que avala Pedreguer

Esta misma propuesta está avalada por el Ayuntamiento de Pedreguer y la asociación AFCOMPA (Asociación para fomentar la conexión entre las personas, el pueblo y el medio ambiente) que creada hace tres años pretende también impulsar una estación del tren comarcal en ese mismo punto.

Desde esta asociación han remitido ya unas 312 alegaciones al Ministerio en las que se recoge esa solicitud de estación comarcal junto a la AP-7, una petición que también apoya el Ayuntamiento de Ondara. En esas alegaciones señalan que el público potencialmente usuario del tren se incrementa en ese emplazamiento, ya que abarca a Pedreguer, Ondara, Gata de Gorgos, Xàbia, mientras que se está dentro de Dénia, el público potencial sería principalmente los vecinos de la capital.

Dénia insiste: la estación debe estar en su término municipal

Por su parte, el Ayuntamiento de Dénia aprobó en la sesión plenaria
celebrada este lunes por la tarde sus alegaciones al documento en forma de declaración institucional firmada por todos los partidos.

En ese documento subrayaron que la estación final “debe de estar en Dénia independientemente de los medios que se desarrollen con posterioridad”, consideran que “es donde más pasajeros hay, y porque están las conexiones con las Islas Baleares” porque Dénia “es una ciudad turística que multiplica su población durante el verano” y porque aglutinan “los principales servicios de la comarca”.

Desde Dénia lo tienen claro y pretenden que el tren de Cercanías llegue hasta su término municipal, por ello pretenden -tal y como han señalado siempre- que la última parada se sitúe en la futura estación intermodal que han diseñado y proyectado en su Plan General Estructural. Esta dotación recibiría al tren de Cercanías, los trenes de la L9 del Tram -en fase de renovación- y los autobuses.

Esta solicitud obligaría al trazado del tren a desviar de su trayecto
paralelo a la autopista , y entrar a Dénia bordeando el parque natural del Montgó, además, según las alegaciones de los empresarios la futura estación estaría afectada por problemas de inundabilidad.

Noticias relacionadas

next
x