Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

las quiebras de rumbo y dentix liberan otros dos locales; la avenida espera nuevos inquilinos

Las telas de lujo de Julián López también se mudan y acentúan la fuga de comercios de Maisonnave

9/12/2020 - 

ALICANTE. Otro negocio histórico que se prepara para decir adiós a la 'milla de oro' de Alicante, la avenida de Maisonnave. La tienda de telas de lujo Julián López, uno de los negocios más consolidados de la avenida desde hace años, busca un local más económico sin perder la influencia comercial que ejerce el eje. Así, el establecimiento ya anuncia su próxima mudanza, a comienzos de 2021, a la calle General Lazy, una de las perpendiculares a Maisonnave que todavía se beneficia de su tirón.

Julián López ha escogido para su nueva ubicación un bajo comercial en la parte central de la calle, cerca de la intersección con Pintor Cabrera y la entrada al centro comercial Bulevar Plaza de la Fnac. El local, que está en estos momentos cerrado tras haber albergado una pequeña tienda de muebles y decoración que cerró hace un lustro, se abre entre la Casa del Libro y el pub Vincent's. La operación ha sido intermediada por la consultora especializada en arrendamientos comerciales Situa.

La tienda especializada en tejidos para confección tanto de moda como de hogar lleva implantada en Alicante largos años, después de iniciar su andadura en València hace ya más de medio siglo. En estos momentos, la enseña, que usa el eslógan "Las telas más bonitas del mundo", tiene presencia en las tres capitales de la Comunitat, Albacete, Murcia, Sevilla, Zaragoza y Madrid, y acaba de abrir en Barcelona. Su traslado a General Lazy, aunque el nuevo local esté a solo unos centenares de metros, acentúa la 'fuga' de comercios históricos de la avenida que se viene produciendo en el último año.

Aunque lo cierto es que dos de las 'bajas' más recientes de la 'milla de oro' han sido forzadas por los problemas económicos de sus franquicias. Como ha contado este diario, la zapatería Rumbo (que abrió hace apenas dos años y medio, tras abandonar su dueño la franquicia de Nike y cambiar la 'store' de la marca de deportes americana por su propio rótulo) ha cerrado todos sus locales tras declararse en concurso de acreedores en plena pandemia, incluidos los de su segunda marca, Cancha. Una decisión que ha dejado disponible el local que ocupaba en Maisonnave, con el cartel de 'se alquila'.

También ha bajado la persiana en la avenida la clínica de Dentix, que en noviembre también se declaró en concurso de acreedores. La franquicia que anunciaba su conocido 'método' con estrellas como Iker Castillas ha cerrado también todos sus locales, incluido el de los bajos del número 27 de la avenida, que anteriormente había albergado una de las primeras tiendas de Ale-Hop en la capital alicantina. Otra franquicia que ha abandonado la 'milla de oro' es Macson, una de las primeras víctimas del cierre comercial por la pandemia del coronavirus.

Locales esperando inquilino

No obstante, el movimiento inverso también se está produciendo, aunque la pandemia ha ralentizado un poco los plazos. En estos momentos hay dos locales que esperan inquilino tras someterse a una importante reforma. Uno de ellos, el antiguo establecimiento de Jann, que lleva vacío desde que su anterior ocupante llevó sus maletas y bolsos a Federico Soto y que ha sido completamente renovado, y el segundo, la misma esquina que ha abandonado Macson (frente al anterior), donde se ha ejecutado también una importante reforma para ganar escaparate a costa del antiguo cajero de Banco Sabadell (en sus tiempos fue una oficina bancaria) como parte de las negociaciones con su potencial inquilino.

Noticias relacionadas

next
x