X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la cadena de ondara alcanza los 112 millones de facturación

La vaca de Ale-Hop convierte en beneficio 1 de cada 4 euros que vende: 26 millones en 2018

30/08/2019 - 

ALICANTE. La compañía alicantina Clave Denia, que explota la conocida cadena de tiendas multiproducto Ale-Hop, ha dado con la clave de la rentabilidad gracias a su reinvención del concepto de 'todo a cien'. La enseña de la vaca es capaz de generar prácticamente un euro de beneficio por cada cuatro de ventas, gracias al enorme margen que ha consolidado y el constante crecimiento de su red comercial, que el año pasado alcanzó los 161 establecimientos.

Así, según recogen las cuentas anuales de Clave Denia depositadas en el Registro Mercantil, las ventas de Ale-Hop volvieron a crecer un 20% respecto al año anterior hasta alcanzar los 112,15 millones de euros (92,15 millones en 2017). El beneficio, por su parte, alcanzó los 26,3 millones de euros, por 21,3 millones un año antes (+23,5%). A estas cifras cabe sumar los resultados de su filial en Canarias, que explota la red de tiendas en las islas, y que elevarían el volumen de negocio consolidado del grupo hasta los 120 millones de euros, según desveló su fundador, Vicente Grimalt, el pasado junio en una jornada sobre turismo.

El informe de gestión destaca que las magnitudes de 2018 "muestran que ha sido un año caracterizado por la solidez del modelo de negocio", ya que incluso "las ventas en tiendas comparables", es decir, sin contar las nuevas aperturas, "también han aumentado significativamente, mejorando la rentabilidad de las mismas". De las 161 tiendas que contaba Ale-Hop al cierre del año, 111 eran en propiedad y 50 en cesión de marca (durante el pasado ejercicio la empresa no realizó ninguna cesión más). En 2017 la red comercial ascendía a 153 establecimientos. "Como cada año hemos incrementado la plantilla y se han
reforzado la práctica totalidad de los departamentos", destaca también el informe. Al cierre de 2018, contaba con una plantilla media de 774 empleados.

A lo largo del ejercicio 2018 la empresa siguió invirtiendo no solo en la apertura de nuevas tiendas, sino también en la modernización de las existentes (con la instalación del nuevo software de TPV) y en su nueva plataforma logística en Bellreguard, que ya ha entrado en funcionamiento y ha sumado 20.000 metros cuadrados de almacenaje a la cadena. Según Grimalt, la inversión en estas instalaciones ha sido de 9,5 millones. Otro factor diferencial de Clave Denia respecto a otras empresas del mismo tamaño es que no acude a la financiación bancaria para realizar sus inversiones, sino que tira de recursos propios. Así, apenas tiene 150.000 euros de crédito a corto plazo, y nada a largo plazo, según el balance de 2018.

Nuevo modelo de tienda y aperturas en aeropuertos

Por otro lado, el informe también destaca que la cadena empezó a implantar su nuevo modelo de tienda, en el que había estado trabajando durante el ejercicio anterior, a finales de 2018. Aunque suele optar por establecimientos a pie de calle en zonas concurridas y en centros comerciales, Ale-Hop ha comenzado a ganar presencia también en aeropuertos: una de las aperturas de 2018, precisamente, fue en la terminal de Manises, en València. Asimismo, está presente en los aeropuertos portugueses de Lisboa, Oporto, Algarve y Funchal. 

Por el momento, las vacas de Ale-Hop solo se pueden encontrar en España y Portugal, aunque según dijo Grimalt en junio, no descartan abrir en otros países en el futuro. En cualquier caso, no es una prioridad. Como tampoco parece serlo el comercio electrónico. En plena eclosión del ecommerce, Clave Denia se resiste a vender sus artículos online.

Noticias relacionadas

next
x