Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

los casos de málaga y valència

La ubicación y el tamaño, otros elementos clave para tener un edificio idóneo para eventos

17/09/2019 - 

ELCHE. Además de la estrategia de una ciudad por convertirse en un destino de turismo de congresos, la jornada organizada por AETE también abordó cómo y dónde se deben diseñar y ubicar los palacios de congresos, los edificios alrededores de los cuáles se genera el negocio y el impacto sobre el resto de la ciudad. Las tres expertas, la directora general del Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, Yolanda de Aguilar Rosell; la gerente de VisitBenidorm, Leire Bilbao Laredo; y la directora gerente del Palacio de Congresos de Valencia, Sylvia Andrés Guilló, coinciden en que la decisión forma parte de la estrategia de ciudad y que el tamaño debe ir acorde los con objetivos de cada ciudad.

"No tiene sentido hacer obras faraónicas". De esta manera, ha resumido Sylvia Andrés la incógnita del tamaño. Andrés ha recordado que el Palacio de Congresos de València nació con un tamaño y que posteriormente hubo un intento de ampliación, que ella misma rechazó, "porque los números no daban". El edificio de València se ubicó en una zona alejada del centro, pero que tuvo un crecimiento con el tiempo y ganó los servicios que necesitaba, como hoteles y servicios de restauración, ha ejemplicado.

Si hay un edificio o varios en la ciudad

Otro elemento clave a la hora de decidir el dónde y cómo debe ser un edificio de congresos depende si hay otros edificios que ya cumplen una función en la ciudad. Así, Andrés ha expuesto que, en el caso de València, ya existía previamente el Palau de la Música y por tanto no tenía sentido ubicar el palacio de congresos en el centro. "El Palau cumple una función; el palacio de congresos otra", ha matizado. A su juicio, no tenía sentido ubicarlos en el centro de la ciudad. Es más, la directiva valenciana no es partidaria de ubicar este tipo de edificios en el centro de la ciudad. "Si son reuniones pequeñas, en el centro de la ciudad; si no grandes, en edificios que abracen la ciudad. Hay que evitar siempre los colapsos", ha defendido. En su opinión, siempre hay que evaluar la fortalezas y debilidades de una ciudad a la hora de tomar la decisión.

Málaga también optó por ubicar el FYCMA en una zona expansión, entre el aeropuerto y el centro de la ciudad. Además, se da la particularidad que, además de congresos, el FYCMA también celebra ferias propias. Yolanda de Aguilar ha reconocido que en la elección de su ubicación también dependió del parque tecnológico. "Es verdad que después ha habido una estrategia de ciudad y que es un edificio que tiene ahora muy buenas conexiones, con el aeropuerto a 5 minutos, y el AVE, a 10", ha recordado De Aguilar. Pese a la actividad que genera y ser uno de los más reputados, el edificio de Málaga solo tiene un plenario para 900 personas.

Benidorm, por ejemplo, ha podido captar turismo MICE con los hoteles que tiene salones para albergar a 500 congresistas, y le ha funcionado, según Leire Bilbao. 

Sin embargo, las tres expertas reconocen que si un edificio tiene usos compartidos, como puede ser un auditorio o un teatro, limita mucho la capacidad de albergar los congresos, pues la programación cultural es la que manda

En cuanto a la ubicación, también se han citado otros ejemplos. En el caso de Málaga, Yolanda de Aguilar ha comentado que en la antigua Tabacalera, que está retirada del centro, se ubicaron otros museos -como el automovilístico o el ruso- y que éstos tienen problemas para atraer público. De ahí que la responsable del FYCMA malacitano haya destacado la importancia de tener presente siempre opinión de los empresarios y, en su caso, que también celebra ferias, "de acercanos a la industria". "Debemos ir siempre de la mano de la empresa privada", ha recalcado De Aguilar.

En el caso de València, Sylvia Andrés ha admitido que, pese a lo bien que funciona el Palacio de Congresos, "los visitantes siguen echando en falta que el edificio no esté mirando al mar", algo que considera una debilidad de la ciudad. "Cuando enseñamos la ciudad mucha gente se pregunta porqué no se construyó con vistas al mar", ha comentado. Pero todos han coincidido en la necesidad de la estrategia de ciudad para que una infraestructura o una zona se desarrolle y disponga de servicios. En ese caso, València ha generado una zona de servicios alrededor de su palacio de congresos, con hoteles y restaurantes, y con un horario de apertura de siete días a la semana y 24 horas que también lo hacen un edificio muy atractivo para los organizadores de eventos y cómodo para los congresistas. 

Noticias relacionadas

next
x