Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Propone "de manera cautelar" que al equipo madrileño se le dé por perdido el partido de Riazor

La propuesta del instructor del 'caso Fuenlabrada' elevada a Competición lleva al Elche al 'play-off'

30/07/2020 - 

ALICANTE. El instructor del expediente disciplinario abierto al Fuenlabrada proponía este jueves que, de manera cautelar, se dé por perdido a los madrileños su partido pendiente con el Deportivo de La Coruña

La decisión ha sorprendido a propios y extraños por la forma toda vez que la posibilidad de que el encuentro se le dé finalmente por perdido al club madrileño es una de las más probables pero no que eso pudiera plantearse como una medida provisional, pues conlleva un perjuicio irreparable (se jugaría el 'play-off' de ascenso a Primera División sin el Fuenlabrada, cuando el expediente no se ha resuelto, no se ha decidido si hay sanción): lo anterior choca con la naturaleza de este tipo de medidas, tal y como recoge la abundante jurisprudencia y el propio Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), en el apartado segundo de su artículo 28 (el que regula este tipo de medidas), establece: "No se podrán dictar medidas provisionales que puedan causar perjuicios irreparables".

Providencia

El caso es que, por medio de una providencia dictada la tarde del jueves y sobre la que el Comité de Competición de la RFEF tiene ahora diez días para pronunciarse (también para valorar las alegaciones del club madrileño), el instructor Ricardo Esteban Díaz propone la "pérdida del encuentro (...) por tres goles a cero" para el Fuenlabrada, lo que deja al Elche como sexto clasificado, es decir, le abre la puerta de par en par a la disputa del 'play-off' de ascenso. Lo hace al entender que hubo una "presunta comisión de infracciones muy graves contra el buen orden deportivo y de riesgos para los participantes en la competición" por parte del conjunto azulón.

En su informe, el instructor hace un repaso de los hechos acontecidos los días 18, 19 y 20 de julio; recuerda el primer positivo del sábado 18 y los tres del domingo 19, que durante esos dos días todos los integrantes de la expedición a La Coruña "estuvieron en lugares comunes a distancias menores de dos metros y durante más de 15 minutos", de acuerdo con el informe de los propios servicios médicos del Fuenlabrada, y que no solo viajaron el lunes sin conocer el resultado de las PCR realizadas antes de partir en avión desde Madrid, es que hasta cuatro horas antes del partido, ya con los ocho positivos, no supieron de la existencia del brote "poniéndoles en riesgo" al privarles "de información esencial, vital, que debían conocer al detalle antes de subirse al avión", tanto a ellos como a los árbitros "que comían en el mismo hotel y tampoco habían sido informados, ni tampoco el Comité Técnico de Árbitros". Para el instructor, el sábado 18, al conocer el primer positivo, "se debió haber establecido comunicación con las autoridades sanitarias y con la Comisión de Seguimiento (...) a fin de poder valorar la situación desde el punto de vista competicional y de salud, y adoptar la decisión más adecuada y acorde a la integridad de la competición". El instructor considera que "la información trasladada fue parcial, por lo que se privó a dicha Comisión de datos fundamentales para adoptar su decisión (la de suspender solo el partido de Riazor)". Entiende que hubo "una manifiesta ocultación de la verdadera situación por parte de los responsables del club (...) una grave alteración del buen orden deportivo, con afectación de la integridad y la igualdad de los participantes en la competición, poniéndose en riesgo la salud física de los jugadores compañeros de la plantilla y de los árbitros que comieron en el mismo hotel que se encontraba hospedado el Fuenlabrada" y que de todo lo anterior se infiere "la presunta comisión de infracciones muy graves contra el buen orden deportivo y de riesgos para los participantes en la competición".

Entiende que no se puede jugar el Deportivo-Fuenlabrada

El instructor Ricardo Esteban Díaz rechaza en su informe la posibilidad de que el partido frente al Deportivo se pudiera jugar pues "el expedientado contaría ahora con la ventaja de conocer los resultados obtenidos por sus rivales en la lucha por acceder al 'play-off' y de enfrentarse a un rival que se sabría descendido y que lleva días sin entrenar", lo que iría contra "el principio general del Derecho de que no puede verse beneficiado quien por sus actos es presuntamente responsable de la situación creada".

¿Por qué medida provisional?

Y en cuanto a que se proponga de manera cautelar la pérdida del partido, lo justifica porque "la infracción puede ser reputada como flagrante (...) goza de suficiente relevancia y evidencia sin necesidad de mayores pruebas". Es más, el instructor Ricardo Esteban Díazllega a decir que corresponde lo anterior "como mínimo" en aras del principio 'pro competitione'

Como apuntábamos al principio, esta postura del instructor ha despertado no pocas críticas. Una cosa es que Competición resuelva la suspensión definitiva del Deportivo-Fuenlabrada y, en aplicación de ese principio 'pro competitione' de luz verde al 'play-off' con el Elche y otra que en el marco del expediente abierto al club azulón (otro procedimiento y además disciplinario), como medida cautelar, se proponga lo anterior.

Noticias relacionadas

next
x