Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la firma no acusa el impacto de la covid al trabajar para sectores esenciales

La planta de Smurfit Kappa en San Vicente roza los 90 millones de ventas y reduce pérdidas al mínimo

22/01/2021 - 

ALICANTE. La planta de la multinacional del embalaje Smurfit Kappa en San Vicente del Raspeig ha capeado en 2020 el impacto de la pandemia del coronavirus, al trabajar para sectores esenciales como la alimentación. Pero ya en 2019, ejercicio cuyas cuentas acaba de presentar, Smurfit Kappa Iberoamericana SL cerró un buen año. La planta de la firma irlandesa en la localidad alicantina, especializada en la fabricación de cartón ondulado para envases, incrementó su volumen de negocio un 6% y prácticamente alcanzó los 90 millones de euros de facturación (le faltaron apenas 6.000 euros).

Los 89,99 millones de ingresos de la planta de San Vicente consolidan el crecimiento iniciado en 2018 (cerca de 85 millones), cuando la empresa rompió una tendencia de varios ejercicios a la baja, y permitieron además a la firma reducir de forma notable sus pérdidas, prácticamente inapreciables después de varios años acumulando pérdidas. De los 2,37 millones de euros de números rojos en 2018 pasó a apenas 340.000 euros el último ejercicio.

El 97,94% del volumen de negocio de la planta de San Vicente se concentra en el mercado doméstico, y un testimonial 2% corresponde a ventas a países extracomunitarios. El negocio de Smurfit Kappa Iberoamericana en la Unión Europea fue prácticamente inapreciable en 2019. Según destaca la memoria de las cuentas, "las ventas de la compañía, al igual que en el ejercicio anterior, están focalizadas en su práctica totalidad en el sector agrícola".

Precisamente, la especialización de la planta de San Vicente en este sector ha permitido que la empresa acuse menos que otras el impacto de la pandemia, dado que el campo mantuvo su actividad más o menos intacta incluso en los peores momentos del primer estado de alarma. Su actividad se consideró esencial, al trabajar para un sector clave, y la empresa no tuvo que recurrir a ningún mecanismo de regulación de empleo, tal como se destaca en el apartado de hechos posteriores al cierre.

A mediados del ejercicio 2018, Smurfit Kappa inauguró en sus instalaciones de San Vicente del Raspeig un centro de I+D para innovar en el embalaje destinado al sector agrícola, el Agri Experience Centre. Siguiendo la estela de otros centros de investigación de la multinacional, experimenta con el diseño de productos personalizados para ayudar a llegar mejor al cliente final, incrementar las ventas, reducir costes y minimizar riesgos. En abril del pasado año, de hecho, Smurfit Kappa diseñó un nuevo embalaje de cartón a petición de un cliente portugués que comercializa higos, más sostenible y que aprovecha mejor el espacio.

Noticias relacionadas

next
x