X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de octubre y se habla de provia SAREB tad RFEF CF Reus ORIHUELA CF hércules cf benidorm

DEBATES INNOVACIÓN

La evolución tecnológica de los drones, presa de la regulación

El potencial que exhibe y manifiesta el sector choca con las restricciones continuas y la lentitud legislativa. La jornada organizada por Andrés Pedreño sobre drones demuestra la amplitud de campos profesionales donde ésta herramienta está penetrando. La startup Drone Pilot evidencia la gran cantidad de servicios que están cubriendo y los frenos que encuentran en la actual ley

3/03/2017 - 

ALICANTE. Más usos, más potencia, más versatilidad. Los drones son los nuevos robots que han abierto todo un campo en el ámbito de la innovación aplicada. En Torrejuana han querido poner el debate sobre la mesa con una jornada que, según Andrés Pedreño, tiene como objetivo “mostrar a través del trabajo de una startup como el patrimonio puede verse sustancialmente beneficiado por la tecnología”.

En el caso concreto de la convocatoria, los asistentes pudieron ver en acción la aplicación que han utilizado los emprendedores de Drone Pilot en las torres de la huerta alicantina. El video que se mostró era uno específico sobre Torre Juana (Alicante) y, además de la recreación visual, Pedreño lo describió como una oportunidad para dar a conocer el patrimonio o para cuestiones más técnicas como la identificación de patologías del techado de edificios históricos.

En el arranque de la jornada, el ex rector de la UA se mostró claramente partidario de contar con una regulación que favorezca el desarrollo del potencial de los drones; así como realizar una divulgación de su aplicabilidad en sectores muy diversos, tales como la industria, medio ambiente, urbanismo, turismo, patrimonio, inmobiliarias, agricultura, seguridad y control, comercio y distribución, atención médica, accesibilidad, ciencia y tecnología, publicidad, entre otros.

El caso y el choque con la realidad lo testimonió Luis Corno García, uno de los socios de Drone Pilot junto a Luis Varelo. Esta startup opera como sociedad hace apenas unos meses y aunque enfocó sus servicios al mundo inmobiliario, pronto ha visto como las oportunidades vienen de otras muchas partes. “Prestamos servicios con fines audiovisuales e industriales – inspección y seguridad, pero las peticiones son cada vez más diversas”, explica este emprendedor titulado como piloto de drones de 2014.

Según el responsable de Drone Pilot, “la aplicación de los drones al sector industrial está aumentando en la actualidad tanto en el ámbito de la seguridad privada: para vigilancia, así como para revisiones, seguimiento y mantenimiento de obra y estructuras. Este crecimiento se debe a que las inspecciones con este tipo de herramientas provocando ahorres y un impacto mínimo sobre la estructura, reduciendo la exposición del personal a situaciones de que se pueden considerar peligrosas”.

El contexto de dudas que genera en el cliente es tal que han realizado un dossier para contestar a preguntas tan variopintas como qué ocurre si hace mal tiempo o qué pasa si el dron le cae a alguien. La finalidad de este joven equipo es dar seguridad jurídica y tranquilidad. Parece que las cámaras en grúas tienen los días contados.

No obstante, la jornada abordó el problema de la actual “sobrerregulación”. Para Corno, la clave está en que los drones son considerados como aeronaves y la actual Ley 18/2015, es restrictiva respecto a la evolución tecnológica que se va aplicando.

“Ahora mismo está prohibido volar por la noche; pero ya hay equipos capaces de resolver esta circunstancia. Por nuestra formación, podríamos realizar tareas de seguridad nocturna y no lo podemos hacer”, apunta Luis Corno. “Como empresa, reivindicamos que la ley no nos limite lo que por desarrollo tecnológico estamos habilitados para hacer. Parece que no tenga sentido”, explica este joven titulado en Derecho y que se especializó en la regulación de estos aparatos voladores.

Estas circunstancias determinan aspectos tan relevantes en la empresa como la elección en la compra de drones. “Tenemos varios, pero tenemos muy en cuenta la posible rentabilidad que vamos a poder sacarle”, indica Corno, quien explica que el precio de los servicios es menor de lo que muchos imaginan.


Popularización del uso de drones

Recientemente tanto la UA como FEMPA han puesto en marcha la organización de cursos de pilotos para drones. La cualificación necesaria para tripular estos aparatos confirma la demanda de uso de estos aparatos. En este sentido, Andrés Pedreño indicó a este diario que “es magnífico que haya cursos, startups y profesionales bien formados. Pero también hay que popularizar a la sociedad y, especialmente a las instituciones y empresas, el enorme potencial de las aplicaciones ligadas a los drones. El desarrollo de la demanda estará ligado a la toma de conciencia del valor que incorporan a muchos campos”.

La popularización parece que también chocará con las previsibles restricciones. En este sentido, el abogado Luis Corno defendió que la normativa española actual parece que se “rige por el sentido común”. Sin embargo, el abogado alicantino dejó abierto el debate sobre dos conceptos como “ cielo único europeo y cielo mundial”.

La anécdota vino de la mano de uno de los asistentes que advirtió del uso de drones por parte de Hacienda para las revisiones catastrales. En materia impositiva, los permisos y la privacidad no encuentran obstáculos como la expuesta por algunos empresarios que indicaron que, sin la autorización administrativa, está prohibido el uso. En cualquier caso, el equilibrio entre privacidad y acciones en la vía pública es y será un continuo tira y afloja.

Noticias relacionadas

next
x