Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

deuda de 1,2 millones y pérdiDAS EN LOS DOS ÚLTIMOS AÑOS

La covid entierra a Mármoles Playmar, en concurso desde 2019: el juez ordena su liquidación

5/11/2020 - 

ALICANTE. La crisis de la covid no solo ha golpeado duramente a las empresas de la provincia, sino que ha agravado la situación de aquellas a las que la pandemia sorprendió con problemas previos. Es el caso de Mármoles Playmar, una firma de Monforte del Cid dedicada al acabado y comercialización de la piedra natural, que no ha podido superar el concurso de acreedores en el que estaba inmersa desde 2019.

La empresa de Monforte, con cerca de cuatro décadas de trayectoria y que empleaba a una quincena de empleados, se declaró en concurso a finales de 2019, tras no lograr alcanzar un acuerdo de refinanciación con sus acreedores en el periodo del preconcurso. La mayoría de su deuda, al margen de Hacienda y Seguridad Social, era con los bancos. En aquel momento, el juzgado nombró un administrador concursal pero no intervino las facultades de administración de los propietarios.

Sin embargo, la complicada situación de la firma, con elevadas pérdidas en los dos últimos años (en 2018, los números rojos fueron de medio millón de euros) se vio agravada con el estallido de la pandemia, y finalmente la ha abocado a la liquidación. El pasado mes de octubre, el juzgado aprobó el plan propuesto por el administrador concursal para realizar los activos de la empresa, y formó la sección de calificación que debe determinar si el concurso es fortuito o culpable.

Según el auto de aprobación del plan de liquidación, Mármoles Playmar mantenía deudas con Hacienda, la Seguridad Social y tres entidades bancarias, pero no con acreedores comerciales. El pasivo de la sociedad ascendía a 1,2 millones de euros cuando se declaró en concurso, una cantidad prácticamente igual a su volumen de negocio anual (algo por debajo de los 1,3 millones de euros, según sus últimas cuentas). Del total, un millón de euros era a corto plazo. Las pérdidas acumuladas y las deudas, de hecho, habían dejado a la sociedad con un patrimonio neto negativo de más de 400.000 euros.

La liquidación de Mármoles Playmar es el último ejemplo de cómo la crisis está golpeando especialmente al sector de la piedra natural, hegemónico en el Medio Vinalopó. Otra firma histórica, Luis Sánchez, logró aprobar el ERE que proponía el administrador concursal para sacar adelante su plan de viabilidad, justo unos días antes de que la pandemia obligase a detener su actividad. Mythica Stone, que hace unos años tenía como clientes a Channel o el hotel Ritz de París, tuvo que ir a concurso también a finales de 2019. Sin olvidar los sucesivos ERE en el 'gigante' de la piedra natural, Levantina.

Noticias relacionadas

next
x