X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

hoy continúan las declaraciones de más acusados

Juicio de Brugal: Monosílabos de Fenoll, defensa de Urbaser por Medina y desmarque de Lorente

8/05/2019 - 

ORIHUELA. Unos 50 segundos. Este ha sido el tiempo total que el empresario Ángel Fenoll, principal acusado dentro de la trama oriolana del Caso Brugal, ha permanecido declarando en el juicio oral que se iniciaba ayer, precisamente, con su comparecencia. Fueron 50 segundos en los que el acusado de delitos de prevaricación, fraude, cohecho, tráfico de influencias, extorsión, coacciones, asociación ilícita, uso de información privilegiada y delito electoral que sumarían hasta 37 años de prisión, de ser confirmados por la justicia, solo contestó a preguntas de su letrado Mariano Bo. En concreto, a cuatro preguntas: si conocía el escrito de acusación, si había cometido alguno de los hechos que se le imputan, si había colaborado de alguna forma en ello y si niega su participación en los hechos. Fenoll se consideró inocente y niega cualquier hecho que se le imputa en este juicio. Esta será, por el momento, la única intervención del empresario oriolano, puesto que se le ha concedido una dispensa para no comparecer en la sala durante el resto de declaraciones, a partir de hoy. 

Su declaración, y la del resto de los acusados, sin duda se ha visto condicionada después de que la resolución de las cuestiones previas, por parte de los magistrados, declararan la nulidad de las escuchas desde el 15 de enero de 2008 en adelante. Por este motivo, las declaraciones en el día de ayer, fueron mucho más rápido de lo que hubiese resultado si se hubieran admitido y escuchado las grabaciones durante las sesiones del juicio oral. 

"Nunca he pedido dinero a Fenoll"

Quien sí se explayó más en su declaración fue el exalcalde de Orihuela, José Manuel Medina, quien, durante aproximadamente hora y media, y siempre respondiendo solo ante su abogado, contestó a preguntas sobre su etapa de concejal en el PP de Orihuela y como alcalde. También, sobre la gestión de las basuras durante su mandato. En concreto, defendió que la contrata para la gestión de residuos que se concedió a Urbaser y que Ángel Fenoll señaló ante los medios como amañada y que le perjudicaba, era la "más adecuada para Orihuela", y que por ese motivo se adjudicó. 

Además, aseguró al final de su declaración que "nunca, a mí nadie me ha pagado nada ni yo he pedido nada", como respuesta a su letrado cuando le preguntó si le había pedido dinero a Ángel Fenoll en algún momento, como pagos por supuestos favores a lo largo de su mandato como alcalde. Mantiene que él solo se enteró de esas acusaciones cuando se levantó el secreto de sumario, en 2013, y que él no se ha ocupado nunca de pagos en su etapa de alcalde oriolano, porque de eso se encargaban los servicios económicos del Consistorio. 


El alcalde oriolano se explayó al describir sus funciones como alcalde, entre 1995 a 2007. También explicó que hasta 1995, la recogida de basuras la realizaban las firmas Colsur, en Orihuela Costa, y Nexo, en el casco y las pedanías. Y que, debido a la complejidad del servicio y del crecimiento exponencial de construcción en el litoral, se vio la necesidad de crear una nueva contrata de limpieza, con su correspondiente nuevo pliego. 

Medina culpa a las supuestas irregularidades de "errores" por el crecimiento rápido del municipio en la costa de Orihuela, pero aseguró que, en todo caso, nunca se habría actuado de forma ilegal, por su parte, de forma consciente. En este sentido, ahondó en que nadie le ha extorsionado en ninguna ocasión con vídeos u otro tipo de presiones para adjudicar determinados servicios. 

"La relación con Nexo era a palos"

En su declaración, entre otras defensas, escudó al que fue concejal de Residuos durante el mandato de redacción del nuevo pliego de "basuras". Además apuntó a que conocían entre "diez y doce atestados levantados por la Policía Local en los que se atestiguaban anomalías de la empresa", pero solo señala a la firma Nexo como culpable. 

En 2001, además señaló que el equipo de gobierno se opuso a una moción que solicitó el grupo socialista para realizar una auditoría por dudas en la empresa y el servicio de basuras, porque, según su percepción, el equipo técnico municipal era suficiente para controlarla. No obstante, asegura, ya en 2002 cambiaron de parecer y pidieron anular el servicio con la firma Nexo. De hecho, asegura que en octubre de aquel año rescindieron el contrato tras detectar informes que advertían de grandes irregularidades. En aquel momento, se acordó en pleno abrir un nuevo proceso de licitación, con informes previos para comprobar la deuda del Ayuntamiento y la totalidad de incumplimientos de Nexo, siempre según la declaración de Medina. 

Estos fueron los puntos más concretos en los que el exalcalde habló de cuestiones relacionadas con el caso y la gestión de basuras. No obstante, también aprovechó la ocasión para salirse del guion de las preguntas y vender, de forma grandilocuente, algunos de sus "hitos" como regidor, como La Luz de las Imágenes, o los nuevos grados para la UMH en Orihuela. Un apunte, quizá, por si alguien coge el guante. Lo que pasó a partir de 2005, para Medina, fue su pérdida de influencia en un PP enfrentado y asegura, una persecución mediática a su persona que le debilitaba. 

En su defensa, además, marcó marzo de 2006 con una Mesa de Contratación -la de Urbaser- "distinta". "Aquel día pasó algo distinto" para Medina, que fue, según sus palabras, que el técnico dio cuenta de las plicas presentadas al servicio de "basuras" y su sistema de valoración. Y que, tras ese momento, comenzó una discusión protagonizada por el técnico y el que era secretario general, José Ramón Martínez Franco. El motivo, la clausula octava del pliego, de reposición de vehículos, que, según el secretario estaba implícita en la plica y, según el técnico, no lo estaba. Asegura Medina que, en definitiva, esta cuestión no afectaba a la resolución porque, según su postura, también defendida por el técnico, era que Urbaser era la empresa más beneficiosa para Orihuela.  No obstante, como conclusión, afirmó que tras la polémica suscitada pidió dos informes jurídicos para verificar la cláusula de la discordia a dos gabinetes de Alicante y Murcia.


Ya por la tarde, al final de la sesión, y tras otros ocho acusados, que también se declararon inocentes y solo contestaron a preguntas de sus abogados, llegó el turno de Mónica Lorente. La exalcadesa sí respondió, además de a su letrada, a las preguntas del tribunal. Hasta ahora, es la única que lo ha hecho. Eso sí, se negó a responder a preguntas de Fiscalía y acusación particular de Orihuela. 

La exalcaldesa preguntó, casi al final de su intervención "¿Alguien me puede decir por que estoy aquí sentada?". Y en esta pregunta se puede resumir la que fue su estrategia de defensa mientras comparecía. "No conozco nada. Me preguntaron hasta la saciedad si me había reunido con alguna empresa presentada al concurso. Parecía que siempre había alguna mano negra. ¿Cómo iba yo a saber nada?". Fueron otras de las preguntas que lanzó a su letrada. 

La edil desgranó, en su intervención los cargos tanto en el gobierno local y provincial, como en el PP que ha tenido a lo largo de su carrera política. Además, aseguró que corroboraba todo lo expuesto por el anterior alcalde al que sucedió en el cargo, José Manuel Medina, y le apoyó asegurando que el Ayuntamiento de Orihuela estaba desbordado con el crecimiento urbanístico de la época. Apuntó, asimismo, que su papel en el concurso de 2005 no era ninguno, que sus delegaciones se limitaban a poner en marcha programas  y que "desconocía, como el resto de la corporación, el escándalo". Por ello mantuvo ayer que no tenía competencias en materia de contratación ni tuvo delegación de firma.

Define que  cuando "me enteré del escándalo fue una gran preocupación". Y lo argumentó porque se ponía en jaque "la honra de quien fue alcalde y de sus siglas". En cuanto al proceso de encargo de redacción del pliego para el servicio de recogida de residuos, la exalcaldesa declaró que todas las decisiones se tomaron, siempre, por consenso con todos los portavoces de los grupos políticos. Que solo después de su nombramiento como alcaldesa "cambiaron su estrategia y formaron oposición en bloque". Entre ellos Antonia Moreno, del PSOE, Monserrate Guillén, de Los Verdes y Joaquín Ezcurra, de Centro Liberal. "Entiendo que fue una estrategia política", apuntó.

Asegura, no obstante, que su gestión y las decisiones tomadas siempre fueron "con transparencia con luz y taquígrafos". Lorente asegura que en enero de 2008, entregó el pliego de la nueva contrata de residuos, redactado por la UPV, y que se le entregó a todos los grupos políticos. La opción con más puntos fue la firma Sufi. Lorente asegura que no tenía ningún tipo de relación con las firmas y que Ángel Fenoll no le hizo ningún pago ni favor. 

"Carros y carretas"

Lorente aseguró en su declaración que "hemos aguantado carros y carretas" y que le han llegado a asegurar, sin nombrar quién que "no se preocupe que las pruebas contra usted las encontraremos". Según la exalcaldesa, no ha actuado nunca de mala fe y preguntó, con respecto a los supuestos favores de Fenoll "¿Agradecer a quién y para qué? Si estaba recién nombrada alcaldesa, como iba a hacer eso. No se puede probar porque no existe. No se podrá demostrar nunca".

Por su parte, sobre las facturas a Colsur y Proambiente, que serían delito de prevaricación continuada, Lorente asegura que se realizaron por trámite ordinario y que fueron, siempre, por trabajos realizados y facturas debidas. "Pagos de hace tiempo que se debían". Que el hecho de que carecieran de contrato era por el retraso y la carencia de recursos técnico y materiales, que había más de 150 licitaciones y adjudicaciones del mismo modo, pero que "todo lo que no tenia contrato venia con respaldo".

Lorente, que llegó a emocionarse en su comparecencia, aseguró que su inocencia se muestra en que "no parezco en ningún solo informe policial. Ha habido más de siete solicitudes de Fiscalía que los magistrados han denegado porque no había ningún indicio. ¿A qué me iba a ayudar Fenoll?". 

Hoy se reanuda la sesión con la comparecencia de más acusados y, en primer lugar, de Antonio Lidón.


Ayer comparecieron también Miguel Pedro Mazón, Jesús Ferrández, Francisco Javier Bru García, Higinio Sánchez Belmonte, Pedro Joaquín Meseguer, José Fenoll, Ginés Fenoll, José Manuel Cutillas y José Manuel Espinosa. 

La sesión comenzaba ayer a las 10 horas con la petición de suspensión del juicio, por una semana, hasta el 14 de mayo, para que la Fiscalía y acusación tuvieran tiempo para valorar y estudiar el caso tras la nulidad de las escuchas desde enero de 2008. Esta decisión se conoció hace unos días como consecuencia de la respuesta a las cuestiones previas por parte de los magistrados encargados del caso. La acusación exponía y solicitaba una semana de prórroga antes del comienzo de las declaraciones, por según han expuesto, la complejidad del caso y para ejercer su acusación con el fundamento oportuno. 

A esta petición se ha opuesto la mayor parte de los abogados de los acusados, considerando que no había causa material para pedir esta suspensión de las declaraciones, y consideraban que se usaría para estudiar más el caso. Además, varios de los letrados han protestado por a decisión de desestimar varias cuestiones previas relacionadas con los acusados y la nulidad total del proceso. 

Solo dos abogados, los de Ángel Luis Bracho Pacheco y Pablo Pérez Serrano, han apoyado la petición de aplazamiento del juicio, que están enjuiciados por escuchas relacionadas por teléfonos prepago. 

Finalmente, tras la deliberación de los jueces, de una media hora, la magistrada ha considerado que no acceden a la petición de aplazamiento, porque no han encontrado causa legal para a suspensión ni causa judicial ni material que la ampare. Y ha añadido que, debido a que la causa es muy compleja y estaba prevista para febrero, cuando ha empezado más tarde, consideran que las declaraciones han de empezar lo antes posibles. La Fiscalía y la acusación han protestado ante esta decisión. 

Noticias relacionadas

next
x