X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista al ceo de la primera empresa del distrito digital

Juan Pedro Moreno: "El centro de Accenture en Alicante llegará a los 1.500 empleos"

11/11/2018 - 

ALICANTE. Juan Pedro Moreno, máximo responsable de la consultora informática Accenture en España, fue el invitado de este año al aniversario de Alicante Plaza, que el pasado jueves celebró en Casa Mediterráneo sus dos años de vida. Su empresa es una de las tres multinacionales que han reservado espacio en el futuro Distrito Digital de Alicante, junto a Indra y Sopra Steria, y la primera que llegará a la capital alicantina: se instalarán el mes que viene en la planta baja de la terminal de cruceros.

En una entrevista en directo sobre el escenario, ante los cerca de 500 invitados que acudieron al acto, Moreno explicó al director de Alicante Plaza, Miquel González, los planes de la empresa con sede social en Irlanda en la provincia, las características del futuro centro, o las líneas maestras de su empresa, una de las más grandes de su sector.

-¿Por qué ha elegido Accenture la ciudad de Alicante para instalarse, en el marco del Distrito Digital?

-Estamos en un momento de increíble transformación, en el que me gusta decir que las cartas se han repartido de nuevo. Los factores más importantes de éxito para una empresa son el talento, los costes, la productividad y el bienestar de sus trabajadores. Y todo eso define a la perfección a Alicante: más allá del turismo, puede convertirse en un nuevo Silicon Valley. Desde luego, tiene todos los ingredientes. El 'sol y playa', de hecho, es importantísimo porque los empleados de las multinacionales extranjeras valoran muchísimo el clima y la calidad de vida. Este factor es necesario, pero no suficiente. A ello se suma que hay dos universidades en 40 kilómetros, bien conocidas, y que son punteras en algunas de las ramas que nosotros tocamos. Luego hay muy buenas conexiones, y eso es fundamental porque Accenture sirve a otras empresas de toda Europa. Y por último, tenemos un talento internacional, porque aquí está la Euipo, las segundas generaciones de residentes europeos...

"Alicante tiene todos los ingredientes para convertirse en un Silicon Valley"

-¿Qué características tendrá el centro de Accenture en Alicante?

-Nosotros tenemos 30 centros en España, donde trabajan 11.000 profesionales. Alicante va a unirse a una red de ciudades donde destacan Madrid, Barcelona, Málaga... Aquí vamos a abrir lo que llamamos un centro de tecnologías avanzadas con desarrollos inteligentes. Servirá para incorporar tecnología al proceso habitual de las empresas. Primero, se realizarán desarrollos de tecnología al servicio de la transformación digital, como Inteligencia Artificial, Blockchain... Por otro lado, se investigará en nuevos modos, diseños más ágiles... Será también un centro de operaciones que utilizará esas tecnologías para ofrecer servicios, ya que las operaciones están cada vez más robotizadas.

-Ustedes van a abrir ese centro, según se ha publicado, con 250 empleados. ¿Cuál es su plan de expansión, crecerá la plantilla?

-Se ha hablado mucho de esa cifra de 250 empleos. Verá, nuestros centros tienen que ser eficientes, y eso se consigue escalando la producción. Es decir, con más gente. Los centros de un tamaño inferior a los 1.000 puestos no los consideramos productivos, a pleno rendimiento. Tienen que tener más capacidad. Nuestro centro en Alicante tiene que llegar a los 1.500 o 2.000 empleados para estar en esa categoría. Un tamaño similar a nuestro centro de Málaga, que se abrió hace veinticinco años y sería la instalación más comparable a la que vamos a abrir aquí.

-¿Serán capaces las universidades de la provincia de aportar talento suficiente para sus necesidades?

-Soy un firme creyente en que, si queremos futuro para la educación, tenemos que acercar la academia a la empresa. Nosotros firmamos 3.000 contratos cada año, y luego invertimos entre 6 y 10 millones de dólares en formar a esas personas con aquello que no traen 'de serie'. Por eso al final hemos optado por hablar con el 'fabricante', por seguir con el símil automovilístico, y que le pongan esos aditivos desde el principio. Hemos llegado a Alicante, pero necesitamos que nos acompañen: las universidades, los centros de Formación Profesional... ¿Cómo? Pues llegando a acuerdos con las universidades para poner en marcha programas formativos adecuados a nuestro perfil a partir de un buen punto de partida. No obstante, déjeme decirle que me parece que nuestro país está demasiado obsesionado con vincular éxito a universidad. Y también lo hay fuera. Nosotros apostamos mucho por la FP Dual, porque no necesitamos solo ingenieros aeronáuticos. Por ejemplo: hemos diseñado unas gafas de realidad virtual que ayudan a colocar los remaches de las alas de los aviones, una tarea ardua con miles de remaches de distintos tamaños y presiones. Antes hacía falta un ingeniero con un libro enorme, y ahora esas gafas indican cómo va cada remache. Bien: pues esas gafas las han diseñado cinco ingenieros, pero necesitamos 400 personas que sepan usarlas para montar un avión. Y esas personas no se forman en la universidad.

"Llegaremos a acuerdos con las universidades para poner en marcha programas formativos"

-¿Hay que acercar aún más la FP a las empresas?

-Sin duda. En España existe la FP Dual, que tenemos que potenciar aún más, y en el caso de Alicante lo deseable sería conseguir que la oferta formativa se adecue a lo que demandan las empresas para ofrecer puestos de trabajo.

-¿Una empresa como la suya es compatible con el tejido empresarial actual del sector tecnológico en Alicante?

-De hecho, podemos ser tremendamente beneficiosos para ese tejido. Las multinacionales siempre ejercen como tractor para las pymes con retorno local. Primero, porque creamos soluciones y las ofrecemos a esas empresas, las atraemos hacia un proceso de transformación. Yo voy a necesitar servicios de terceros para ser productivo. En segundo lugar, incrementamos la competencia, y eso siempre es sano. Las pymes pueden ser competitivas a escala, por ejemplo en el comercio: una pequeña tienda puede competir con Inditex, a escala, gracias a Amazon. La tecnología permite eso, aumentar de escala muy rápido con una inversión comparativamente pequeña.

"Nosotros colaboramos con más de 250 startups. Seguimos de cerca la innovación en las universidades"

-¿Qué le parece el proyecto de Elche Campus Tecnológico, que va a estar muy cerca de donde se va a instalar Accenture?

-Seguimos de cerca toda la actividad que emana de las universidades, sobre todo la vinculada a la innovación. Nosotros podemos ayudar también a dinamizar ecosistemas como ese, porque hoy en día casi todo se hace con colaboración. Es algo muy poco español, eso de colaborar con otras empresas, pero por ejemplo Accenture lo hace con más de 250 startups en España, y estamos permanentemente escaneando el sistema, porque muchas ideas pueden tener buena acogida, pero necesitan inversión. Nosotros no compramos startups, como hacen otros, porque eso en cierta forma es matarlas. Las ayudamos, primero con la credibilidad que no puede tener aún un proyecto recién creado, y segundo, escalando su solución, otorgándole tamaño.

-Por último, su empresa lleva a gala el concepto de 'consultoría responsable'. Explíquenos un poco en qué consiste.

-Los negocios se hacen para ganar dinero, eso es evidente. Y cuanto más mejor. Pero hay que hacerlo de forma responsable, no de cualquier manera. Nosotros somos una empresa responsable con la gente, el 96% de nuestros profesionales son indefinidos, y el 40% son mujeres. En 2025, serán el 50%. La diversidad es fundamental, porque es imposible diseñar un sistema robotizado como el de Sanitas y hacerlo bien si solo trabajan en él hombres de entre 30 y 35 años. Lo que le ha pasado a Facebook, por ejemplo: si a tus robots los entrenan hombres, se vuelven misóginos. Por eso es importante la diversidad. Cuando compras Accenture, compras más que el servicio. Nuestros empleados están permanentemente formados en protección de datos, anticorrupción, estamos ciberprotegidos... somos un negocio responsable. Y luego, como participamos de la transformación social, tenemos una responsabilidad adicional: la de no generar exclusión. La transformación crea empleo, y también lo destruye. Nuestro compromiso es que cuando una transformación tecnológica genera eficiencia, ponemos en marcha programas de reciclaje y reinserción. Tenemos una fundación que trabaja con más de 1.000 organizaciones en España, para favorecer la formación de los más vulnerables, que ha ayudado a más de 300.000 personas.

Noticias relacionadas

next