X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la construcción y las pernoctaciones se estancan en 2018

Ineca da la voz de alerta: la desaceleración en Alicante llega más rápido que en España

17/04/2019 - 

ALICANTE. La mayoría de indicadores socioeconómicos de la provincia de Alicante siguen en positivo al cierre de 2018, pero la provincia empieza a mostrar síntomas evidentes de una desaceleración económica que llega más rápido que al resto de España. Es la conclusión del informe de coyuntura relativo al pasado ejercicio presentado este miércoles por el Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca), y que la organización que preside Rafael Ballester ha aprovechado para lanzar la voz de alerta a los poderes públicos.

Ballester señala que "la provincia sigue mejorando sus indicadores, por lo que se confirma la tendencia de los últimos años, pero es una mejora inferior a la media. En el caso de Alicante es más evidente la desaceleración", alerta. El director de Estudios, Francisco Llopis, encargado de presentar los principales datos contenidos en el estudio, confirma que "la provincia lleva varios trimestres creciendo por debajo de la media nacional, no tiramos de la economóa sino que vamos a rebufo, y por eso la desaceleración afectará más a Alicante".

En el lado positivo, se ha estabilizado la destrucción de sociedades, cuando en el resto del país sigue aumentando el número de cierres, y las empresas de la provincia siguen ganando tamaño, "algo muy positivo en un tejido formado por pymes y micropymes". Alicante cuenta con 138.964 sociedades mercantiles, y el paro sigue bajando en paralelo al incremento de la afiliación: la tasa de paro se sitúa en el 15,6%, un punto por encima de la media y "muy lejos del 8,5% de 2006", el mejor dato histórico. La recaudación por IRPF sigue creciendo, aunque menos que la media por los bajos salarios, y vuelve a crecer el número de autónomos, "quizá por la dificultad para encontrar trabajo por cuenta ajena", según Llopis.

En cambio, llama la atención el estancamiento de la concesión de visados de obra nueva, adelantada por este diario, y el de pernoctaciones hoteleras. Dos datos que se matizan con el dinamismo que aún muestra el mercado de compraventa de vivienda y el turismo residencial, donde Alicante es una de las mejores provincias tras Madrid y Barcelona. Las exportaciones también flojean, y crecen menos que la media: Alicante ya solo aporta el 1,69% del total de ventas al exterior de España, cuando hace tres años suponía el 2,2%.

Por este motivo, el presidente de Ineca pidió a las administraciones públicas un mayor apoyo a las pymes de Alicante, y apostó por la creación de clusters para que las microempresas puedan tejer sinergias que mejoren su competitividad. Asimismo, alertó una vez más sobre la posible fuga de talento, ya que la población activa de Alicante se ha reducido un 5% desde su valor máximo (2009), cuando en España la caída ha sido del 2,7% (desde 2012). "Necesitamos programas públicos de recuperación de talento y mayor apoyo a las empresas, no podemos permitir que se nos vaya la generación más formada por falta de oportunidades".

Ineca también llama la atención sobre la elevada deuda pública, que contrasta con la reducción del crédito privado. "El sector público no está acompañando, ha entrado en una espiral de endeudamiento que no para de crecer", lamenta Ballester. "En la Comunitat Valenciana y Alicante esa debilidad es aún mayor, por la crónica infrafinanciación". Cada vez el presupuesto de la Generalitat y del Estado destina una mayor proporción a enjugar deuda, a costa de las inversiones, lo que perjudica la competitividad, según Ineca. "En este periodo electoral, pedimos a los políticos que apuesten por la economía digital como estrategia de presente y futuro para la provincia". 

Noticias relacionadas

next