X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

"Hércules de Orán"

31/03/2019 - 

ALICANTE. Lo de este sábado con la retransmisión del Castellón-Hércules por parte de À Punt fue como retroceder 20 años. 

Un viaje al pasado, a los años más oscuros de Canal Nou, sintieron que hacían muchos de los telespectadores alicantinos que seguían el encuentro por la que se supone que es la televisión autonómica de todos los valencianos, los de las provincias ("provincia", esa palabra a la que también le tienen alergia en Burjassot) de Castellón, Valencia y Alicante, por si alguno sigue sin enterarse.

El Castellón parecía que se enfrentaban a un equipo de otro país, a juzgar por algunos de los comentarios de Dani Hermosilla, Mónica Arnau y Patricia Campos, los encargados de narrar el partido. "No es la primera ni será la última", advertía algún aficionado acostumbrado a sentir que con su dinero se le toma el pelo, si bien la mayoría directamente apostaba por el empleo de palabras gruesas, especialmente en las redes sociales donde muchos espectadores volcaron toda su indignación.

No sé si algún día esta tierra aparecerá en el mapa; por el camino que vamos me imagino que seguirá sucediendo como con los millones que salen en forma de impuestos y no vuelven (especialmente en el caso de Alicante; solo hay que ver las últimas cuentas, felizmente no aprobadas). Lo que sí tengo claro es que el Hércules de Alicante ("de Orán" para algunos) está más cerca de un ascenso que necesita tanto como el Castellón y al que se llega marcando más goles que el rival, no dando puñetazos en la mesa o en los cristales de las cabinas de prensa. Aunque ese es otro tema.

Noticias relacionadas

next