Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la firma alicantina inicia los trámites para regularizar el pago

Girona quiere embargar a Sprinter por no pagar el IAE pasado al cobro en el confinamiento

31/12/2020 - 

ALICANTE. El confinamiento total decretado durante el primer estado de alarma como consecuencia de la pandemia del coronavirus sigue provocando disfunciones en la relación entre la administración y las empresas, especialmente en lo que a la tributación se refiere. A pesar de que durante el estado de alarma se aprobaron numerosas medidas para ayudar a las empresas como aplazamientos o moratorias de impuestos, la maquinaria de muchos tributos locales siguió rodando, con las lógicas moras en los pagos.

Es lo que le ha sucedido a la empresa alicantina de ropa y complementos deportivos Sprinter en la provincia de Girona, cuya Diputación (que tiene delegado el cobro en vía ejecutiva de los impuestos locales, como la mayoría) amenaza ahora con embargar a la firma con sede en el polígono de Las Atalayas por no haber pagado en el plazo voluntario el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) correspondiente. Un impago que no obedece precisamente a que la firma deportiva no quiera o no pueda hacerle frente, sino a que se intentó cobrar durante el confinamiento, con lo que la notificación fue imposible.

La amenaza de embargo se ha publicado ahora, a finales de diciembre, en el Tablón Edictal Único (TAU) del Boletín Oficial del Estado, fórmula habitual para que los administrados se den por notificados en tiempo y forma cuando la administración es incapaz de localizarlos en el domicilio que figura en su base de datos. 

El anuncio de la Xarxa Local de Municipis de la Diputació de Girona (Xaloc), advierte a todas las empresas y particulares relacionados que ha abierto una "diligencia de acumulación de deuda en el expediente ejecutivo", en vía de apremio, que no ha podido notificarles, e inicia un plazo de 15 días para que se presenten en sus oficinas para recoger la notificación o se den por notificados. El siguiente paso, una vez concluido el plazo, sería continuar con el expediente y, dado que ya está en vía ejecutiva, ordenar el embargo de bienes para cubrir la cantidad reclamada.

Una circunstancia que, al menos en el caso de Sprinter, es poco probable que llegue a darse, ya que la empresa ya se ha puesto en marcha para interesarse por la deuda que les reclama la Diputación gerundense y hacerle frente de forma inmediata. Según las fuentes consultadas, "parece que se trata del IAE de la tienda de Girona. La administración envió el recibo a la tienda durante el confinamiento y obviamente no había nadie para cogerlo, ni en la nuestra ni en los miles de comercios que cerraron por el estado de alarma".

El IAE de una tienda se calcula en base a distintos indicadores, entre los que el fundamental es el volumen de negocio del comercio en cuestión, ya que marca el coeficiente de ponderación. Con este dato, y según el epígrafe de actividad de la empresa, se calcula la cuota de la tarifa teniendo en cuenta también la superficie del local comercial, y en algunos casos los ayuntamientos aplican también un nuevo coeficiente en función de la calle donde se encuentre el establecimiento. A la cantidad que resulte de estos cálculos, se puede aplicar además un recargo provincial (uno de los pocos tributos que depende de las diputaciones), que por ejemplo la Diputación de Alicante ha anunciado que va a reducir este año.

Noticias relacionadas

next
x