Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

galán & asociados

Cuándo es el momento oportuno para crear el consejo de familia

18/08/2020 - 

ALICANTE. Cualquier empresa familiar que tenga la convicción de proyectarse en el futuro más allá de sus fundadores debe ser consciente de que tiene que dar pasos concretos para estabilizar su organización empresarial y generar las circunstancias que propicien el acertado cambio de renovación generacional. Unas cuestiones que deben hacerse con anticipación, preparación y planificación. Pero sin lugar a dudas, lo más inminente es establecer las reglas de juego claras y definidas en materia de gestión de la sociedad que comparte una o varias familias. Sin duda, más allá de su la dirección general y la gestión están profesionalizadas o no, es importante conocer y aprovechar una figura determinante: el Consejo de Familia.

Toda familia se basa en una relación donde el diálogo constante, la afinidad y la complicidad son el sustrato esencial. En aquellas familias que, además de sus relaciones emocionales también comparten la gestión de una empresa, estos elementos y especialmente el diálogo, son más importantes si cabe.

Para ello, se configura en aquellas familias empresarias el denominado Consejo de Familia, un  órgano de comunicación y decisión donde cada parte de la familia está representada para tratar todas las cuestiones que afectan al presente y al futuro del negocio. De este Consejo se extrae una voz única que reporta sus decisiones en los órganos de administración de la empresa, normalmente en el Consejo de Administración y ante el resto de accionistas, en el caso de que los hubiera. 

En muchas ocasiones, el Consejo de Familia también es un órgano que busca generar grados de implicación de las nuevas generaciones en el futuro de la empresa familiar, puesto que la mezcla generacional que se puede dar en este órgano permite compartir valores, recordar la historia común, además de constituir una escuela práctica de elementos de gestión empresarial, basado en la casuística de acierto y error a lo largo de la historia de la empresa.

Además, permite incentivar el deseo de la continuidad intergeneracional en la sociedad familiar. Este Consejo de Familia, donde se debate, analiza y decide cuestiones de la empresa puede ser un puente de unión entre las generaciones que ceden paso y las generaciones que comienzan a tomar responsabilidades, fortalece los lazos familiares y el compromiso de todos por la continuidad de la empresa.

Otra de las más destacadas funciones que debe desempeñar el Consejo de Familia,  es la de profesionalizar a la familia que creó o gestiona una empresa hasta convertirla en una familia empresarial, en el sentido de que sistematiza los procesos de toma de decisiones, articula mecanismos y basa en  criterios objetivos sus formas de actuación.

Al mismo tiempo, el Consejo de Familia debe pretender  sostener la continuidad familiar en el control de la empresa. Para ello, una de sus obligaciones y encomiendas es definir las reglas de juego con las que gobernar la empresa familiar.

Con todo ello, el Consejo de Familia no es sólo el órgano que media ante los conflictos familiares, sino que está encargado de anticiparse a ellos para evitar que se produzcan, o anular sus efectos negativos en el menor tiempo posible, y finalmente,  asegurar una gestión eficiente – incluso con la incorporación de profesionales ajenos a la familia – que permita crecer a la sociedad y, por lo tanto, sostenerla en el tiempo.

Noticias relacionadas

next
x