X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la plantilla conjunta se redujo en 2.229 empleados

Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell cerraron 678 oficinas en 2018

3/02/2019 - 

MADRID (EP). Los seis grandes bancos españoles (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Banco Sabadell) cerraron el año 2018 con 678 oficinas y 2.229 empleados menos con respecto al cierre del ejercicio precedente, según los datos de las entidades a nivel nacional recogidos por Europa Press. En concreto, estas entidades recortaron un 4,36% sus oficinas en España entre enero y diciembre de 2018, con lo que pasaron de 17.168 oficinas de forma agregada a 16.463.

El mayor descenso en términos absolutos lo protagonizó CaixaBank, con 239 oficinas menos en el país (-5,45%), si bien continúa a la cabeza por número de sucursales, con un total de 4.608. Por su parte, Bankia cerró el ejercicio con un descenso absoluto del 7,2% en el número de oficinas. Tras bajar la persiana en hasta 125 sucursales, la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri terminó el año con un total de 2.298 oficinas.

Asimismo, Banco Santander contaba con 4.366 oficinas al término de 2018, es decir, 119 menos que un año antes, cuando contaba con 4.488. Los datos comparables incluyen la totalidad de oficinas de Santander en España, Banco Popular, Popular Banca Privada y Banco Pastor. BBVA tenía un total de 2.840 oficinas en España a 31 de diciembre de 2018, 179 menos que doce meses antes, lo que supone un recorte del 5,92%.

Bankinter y Banco Sabadell mantuvieron sus cifras prácticamente estables. El banco dirigido por María Dolores Dancausa solamente cerró 1 oficina, mientras que el presidido por Josep Oliu terminó el año con 15 sucursales menos, hasta 1.907.


Respecto a las plantillas, los seis bancos cotizados del Ibex 35 empleaban en España a un total de 134.560 personas a 31 de diciembre de 2018, lo que supone un recorte de 2.229 trabajadores (-1,63%). El mayor número de salidas lo protagonizó Bankia, que contaba con 15.924 trabajadores a final de año, es decir, 1.833 menos que en diciembre de 2017 (-10,32%). El banco parcialmente nacionalizado acaba de completar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) firmado hace dos años que contempla la salida de 2.000 empleados en el marco de su integración con Banco Mare Nostrum (BMN).

Por otro lado, Banco Santander redujo su plantilla en España en 958 trabajadores, hasta 32.313 (-2,88%), pendiente aún de conocerse la magnitud del ERE que tiene previsto tras absorber Popular en junio de 2017 y que comenzará a negociarse muy pronto. De su lado, BBVA recortó el número de empleados en 246, para pasar de contar con una plantilla de 30.584 a una de 30.338.

Sabadell, Bankinter y CaixaBank aumentan la plantilla

Por el contrario, Banco Sabadell, Bankinter y CaixaBank aumentaron el número de trabajadores que tienen contratados en España durante 2018. Bankinter pasó de contar con 5.578 empleados en diciembre de 2017 a los 5.605 con los que cerró el último ejercicio, lo que supone un aumento de 27 personas. De igual forma, Banco Sabadell elevó su plantilla en 270 personas, hasta contar con un total de 17.828 trabajadores.

Por último, CaixaBank cerró 2018 con un total de 32.552 empleados en España, un incremento de 511 personas, frente a las 32.041 con las que contaba el ejercicio precedente. No obstante, la entidad presidida por Jordi Gual anunció a finales del pasado mes de noviembre el cierre de unas 800 oficinas que implicará un ERE para 2.157 empleados, unas medidas que se enmarcan dentro de su plan estratégico para los próximos tres años.

Noticias relacionadas

La nave de los locos

Malditos bancos maltratadores

La banca sigue adelgazando. Cada vez hay menos oficinas adonde acudir para hacer gestiones en persona. Quieren que lo hagamos todo por internet para ahorrar en empleados y alquileres. Dicen que lo hacen por nuestro bien, que la banca digital es el futuro, que el trato será cada vez más personalizado… Pero no somos tan idiotas como suponen

next