X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

Los bonos convertibles reaccionan muy bien a una subida de tipos

El director de inversión en bonos convertibles recomienda estos activos por su potencial de diversificación y más ante las perspectivas de subidas de tipos

20/09/2017 - 

MADRID. Los bonos convertibles tienen un fuerte poder de diversificación. Están altamente correlacionados con la renta variable, moderadamente con el crédito y ligeramente con los tipos de interés, y también ofrecen convexidad. Todo ello los convierte en una poderosa herramienta para diversificar la cartera y también para prepararse para la subida de tipos.

Estructuralmente, los convertibles tienen una duración entre 1,6 y 2,5 años. Por lo tanto, el impacto del aumento de los tipos de interés es limitado. Como se muestra la imagen a continuación, durante los años de subida de tipos de interés, los bonos convertibles han dado resultados positivos. Los bonos convertibles reaccionan muy bien a la subida de tipos.

Comportamiento de los bonos convertibles en periodos de subidas de tipos en EE UU:

  1. Los bonos convertibles han tenido desempeños positivos.
  2. El fondo Lazard Convertible Global ha superado fuertemente al índice Thomson Reuters Global Focus Convertible.


Los bonos convertibles tienen su propio perfil de riesgo/rentabilidad atractivo. A largo plazo, en un período de 10 años, por ejemplo, ofrecen un mejor rendimiento que la renta variable y con aproximadamente la mitad de la volatilidad. Por otro lado, permiten invertir en acciones atractivas y volátiles limitando los riesgos, por ejemplo, en sub-sectores atractivos como la inteligencia artificial.

Pero su principal virtud es la convexidad: un bono convertible aumenta su exposición a renta variable con una subida del subyacente, y disminuye la exposición a bolsa con la caída del subyacente. Además, la normativa europea Solvencia II es muy favorable a los bonos convertibles.

Creemos firmemente que la inversión mínima debe ser del 5% NAV (o valor liquidativo) de la cartera para beneficiarse plenamente de su efecto diversificador excepcional que proporcionan los bonos convertibles.

Arnaud Brillois es director de inversión en bonos convertibles de Lazard Frères Gestion

Noticias relacionadas

next
x