X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

LA GENERALITAT DISPONDRÁ DE LA CIFRA

La Ley obliga a los macrofestivales de música a facilitar el dato real de asistentes

22/06/2018 - 

VALÈNCIA. Hace apenas unos días la Generalitat valenciana inició los trámites "para modificar el decreto de horarios de espectáculos públicos". La reformulación de la Ley de Espectáculos aprobada el pasado mes de marzo –todavía, en plazo de alegaciones– incluye en este tránsito una disposición que puede traer cola... y nunca mejor dicho. Tal y como apuntó en un comunicado el director de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, "el sistema permitirá conocer en todo momento el número de personas que se encuentra en el interior del recinto y facilitará el control del flujo de entradas y salidas al mismo".

En los macrofestivales de música con una asistencia superior a 2.000 personas, por ley, será así. Es decir, que la Generalitat conocerá el dato real de asistentes de los festivales de música. Cifras que hasta la fecha se han manejado entre la fantasía y la mentira consciente, con directores de festivales que han reconocido a este diario en distintas ocasiones que inflaban los resultados con tal de obtener según qué subvenciones. En este momento, cabe recordar nuevamente que la Diputación de Castellón reparte 440.000 euros entre festivales dando por buenos los datos de Arenal Sound, Rototom Sunsplash, Festival Internacional de Benicàssim y SanSan Festival.

Sin embargo, que por motivos de seguridad Emergencias de la Generalitat conozca la cifra no tiene por qué tener relación con la publicidad de esos datos. Esos sí, son datos a partir de los cuales se trazan estrategias de marketing y promoción como las que abraza Mediterranew Fest. La marca paraguas de la Agència Valenciana de Turisme incentiva con distintas líneas de ayudas la promoción de los macrofestivales, tal y como hizo en la pasada edición de Fitur con el mayor stand de la plaza central de esta feria (y es solo un ejemplo). 

Las cifras se suelen ofrecer adulteradas de manera natural: esto es, multiplicando los asistentes de cada día como usuarios nuevos bajo el mantra de que "otros ya lo hacían antes". Por parte de la Administración, pese a las necesidades de seguridad así como el apoyo económico, la exigencia con esas cifras nunca ha sido real. Ahora, la nueva Ley de Espectáculso obliga a conocer esa cifra a partir de 2.000 asistentes. Una realidad normativa sobre la cual los festivales ya están tecnológicamente adaptados desde hace años, pero que no estiman oportuno que sea oportuno compartir públicamente. Es decir, que, como al menos dos de las empresas promotoras más importantes de la Comunitat a este diario "no conviene que mostremos unas cifras distintas a las fórmulas o tramos que muestran otros festivales del Estado".

El impacto de dichos festivales redunda en inversiones públicas. Al frente de ellas, la Ageència Valenciana de Turisme que recientemente público un informe sin datos que propone poco más que una fotografía del escenario industrial de la música en la Comunitat. Entre cifras inventadas y movimientos intuitivos, el sector no parece beneficiarse al máximo de las ingentes inversiones en un tramo de la actividad musical muy concreto y con empresas privadas al frente. En algunos casos, empresas que ni tan solo son de capital valenciano y a las que la Generalitat –eso sí– cada vez exige más para ser representadas.

Noticias relacionadas

next