X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La multinacional eliminará vehículos no rentables

Ford anuncia recortes de producción y personal en toda Europa y amenaza el negocio de Almussafes

9/10/2018 - 

VALÈNCIA. La dirección de Ford no se ha andado con rodeos este martes el Colonia. El presidente en Europa de la multinacional, Steven Armstrong, ha anunciado sin tapujos en un encuentro con representantes de los trabajadores y directivos de recursos humanos de todas las factorías que la compañía va a acometer importantes recortes en producción y personal en todo el continente ante la previsión de unos muy malos resultados al cierre del presente ejercicio 2018. La cita ha sido tensa y se ha prolongado durante alrededor de cinco horas.

"Ford ha dado un ultimátum a Europa", resume al respecto el secretario general de UGT-Ford, Carlos Faubel, presente en el cónclave con la dirección europea de la enseña del óvalo. Según detalla a Valencia Plaza el dirigente, "la empresa ha dicho claramente que el negocio en Europa está en cuestión, que va a mirar con lupa a todas las factorías".

"Hablan de un excedente de vehículos, de personal y de capacidad. Quieren ir hacia una menor producción e invertir solo en aquello en lo que tiene retorno", afirma el representante sindical, que augura que este escenario, "lamentablemente, se va a traducir en mucha presión hacia los trabajadores europeos".

El Comité Europeo de Ford, según Faubel, ha exigido a la empresa "que concrete de qué medidas se trata y en qué plantas quieren llevarlas a cabo". "Pero no lo han hecho, parece que será un proceso largo y que habrá que esperar para ver la dimensión del problema en Almussafes", ha explicado.

El presente 9 de octubre estaba marcado en rojo en el calendario de Ford Europa. Como advirtió Valencia Plaza el pasado mes de agosto, la factoría valenciana lleva meses en estado de alerta a la espera del "reajuste del negocio" filtrado por la compañía americana. "Hay 10.000 millones para invertir en una gran reestructuración, y 10.000 millones dan para reestructurar muchísimo", advertía entonces el representante de UGT-Ford.

Faubel subraya que este movimiento coincide con "el cambio brutal en las motorizaciones que se avecina", una revolución que Ford "afronta como la única marca que se ha quedado sola, sin aliarse con nadie".

Carlos Faubel. Foto: KIKE TABERNER
El impacto más reciente que ha llevado a Ford a plantearse estos recortes tan abultados ha sido el de los resultados del primer semestre de 2018: pérdidas de 73 millones de dólares antes de impuestos, muy lejos de los 122 millones de dólares de beneficio del año anterior. "Al respecto han agregado que para el cierre de 2018 también prevén pérdidas importantes", ha indicado Faubel este martes.

Tales cifras responden a una fuerte caída en las ventas de muchos de sus modelos y a la difícil situación del importante mercado de Reino Unido -zarandeado por las consecuencias del Brexit- un peor tipo de cambio y una caída del consumo.

Cuatro modelos valencianos en declive

Por lo que respecta a los modelos, basta con atender los datos del primer semestre de Ford Almussafes para entender lo que ocurre. Solo el Kuga, aupado por el éxito de los vehículos SUV en el mercado actual, incrementó su producción en la planta (paso de 100.900 unidades en el primer semestre de 2017 a las 109.500 de este año). Tal es la 'kugadependencia' de la factoría que el modelo ya representa el 51% de la producción.

El resto de vehículos fabricados en España van a la baja, hasta el punto que este mes de octubre la factoría parará tres días para ajustar la oferta a la demanda. La furgoneta Connect registró 56.800 en el primer semestre, por debajo de las 60.500 del mismo periodo del año anterior, y los tres modelos restantes sufren una acusada caída. Del Mondeo se produjeron 29.100 unidades frente a las 34.000 de los primeros seis meses de 2017; en el caso del S-Max fueron 9.600, lejos de las 17.200 de 2017; y del Galaxy se fabricaron 7.300, también por debajo de las 10.100 del año anterior.

Con este escenario de incertidumbre urge ser una de las factorías escogidas para cabalgar los nuevos desarrollos previstos por Ford, en concreto los modelos enchufables que prevé lanzar la compañía. La cartera de Ford contará a medio plazo con un total de 40 coches eléctricos, de los que 16 serán 100% eléctricos para 2022, según anunció recientemente la enseña. Para salir bien parado de este reparto Almussafes deberá hacer valer su buen rendimiento y su flexibilidad durante los últimos años, pero la competencia con el resto de factorías de Europa será dura.

A estos dos factores -la pérdida de atractivo de los actuales modelos de Ford y la difícil situación en Reino Unido- cabe añadir otros problemas coyunturales que afectan al conjunto del sector, tales como la caída en desgracia de los motores diesel por los estándares de emisión más duros -circunstancia que obliga a las marcas a virar en su estrategia-, o el tira y afloja arancelario entre la Unión Europea y EEUU, sobre el que el presidente americano Donald Trump ha llegado a amenazar con un impuesto del 25% a los vehículos fabricados en Europa que se exporten a Norteamérica.

Noticias relacionadas

next