Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Buen momento para apoyar a startups deep-tech

Compañías fundadas a raíz de un avance científico o tecnológico real

24/08/2020 - 

VALÈNCIA. La mayor parte de los avances científicos y tecnológicos tienen su seno en los centros universitarios y parques tecnológicos de todo el mundo. De aquí que muchas se establezcan antes como spin-off para, más adelante, desvincularse de la comunidad universitaria y seguir su recorrido en solitario.

Aunque la investigación aplicada sea la base de estas empresas, el problema radica en que no todas saben luego convertir esa investigación en valor de mercado. El lenguaje que utiliza un investigador dista mucho de la jerga emprendedora, de aquí que muchas Universidades hayan acabado por implantar programas de emprendimiento que les anime a validar en los mercados ese conocimiento científico y tecnológico que muchas veces se archiva en los cajones.

Ello no quiere decir que toda investigación deba orientarse a fundar una empresa. Soluciones, como por ejemplo el grafeno, no habrían visto nunca la luz desde esta perspectiva. Sin embargo, superada la investigación básica, luego se detectaron que las propiedades de este nuevo material, como su resistencia, elasticidad, ligereza o su conductividad lo convertían en un producto muy interesante para industrias como la electrónica, informática, telefonía móvil, tratamiento de aguas, el sector energético, la industria automovilística, medicina y muchas otras que usan el grafeno en la actualidad.

Sin embargo, solo un 5,5% de las, aproximadamente, 10.179 empresas españolas que invierten en I+D+i deciden encargar esa investigación que necesitan para desmarcarse del resto a las universidades y parques tecnológicos. Así lo ponía de manifiesto un estudio realizado por The Collider, el programa de innovación de la Fundación Mobile World Capital Barcelona. Ello hace que, cada euro invertido en España en conocimiento científico, se traduzca en 30.000 euros de facturación media en el mercado, mientras que ese mismo euro en países vecinos europeos se convierte en 270.000 euros. Así lo cuenta Óscar Sala, director de The Collider, un programa de innovación que nació hace 4 años con la ambición de hacer que comulguen el mundo de la ciencia con el del mercado. “Nuestro objetivo final es dar respuesta a los retos de la industria y de la sociedad mediante la innovación deep-tech”, aseguran. La iniciativa se materializa en un programa de venture building a través del cual se crean startups que integran los investigadores y grandes exponentes del mundo de la empresa tras un proceso de identificación y desarrollo comercial de tecnologías altamente disruptivas con potencial para resolver los desafíos sectoriales.

Saalg Geomechanics

Casos de éxito

Hasta ahora, 14 startups han salido del programa de The Collider, 11 activas y 3 fallidas por anticiparse al mercado. Entre ellas se encuentran Saalg Geomechanics. La empresa, invertida ya por Cemex Ventures, nace de una idea de dos estudiantes de doctorado, Cristian de Santos e Ignasi Aliguer, de la División de Geotécnica del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universitat Politècnica de Catalunya. Ubicada en Barcelona, es una empresa de software e ingeniería especializada en el análisis de datos de la que, a grandes rasgos, se puede decir que es capaz de reducir hasta un 50% el coste de obra civil gracias a una prospección del riesgo de desviación por fluctuaciones de movimientos en el terreno. La idea se alzó con el premio a la empresa con mayor potencial de crecimiento en la categoría Prop Tech en la última entrega de los Premios Emprendedor XXI.

Tampoco en Valencia faltan casos de empresas surgidas de las universidades con la ambición de revolucionar las industrias. Un proyecto que ha trascendido los últimos días corresponden al Instituto de Tecnología Química (ITQ-CSIC-UPV), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universitat Politècnica de València, y del Instituto CMT-Motores Térmicos de la UPV, que consiste en el diseño de un motor de combustión interna que no genera gases nocivos para la salud ni dióxido de carbono (CO2). La tecnología se dirige, fundamentalmente, a vehículos de gran tamaño para el transporte de viajeros y mercancías, tanto terrestres como marítimos e incluso la aviación.

También dentro de la movilidad se encuentra uno de los proyectos más emblemáticos surgidos en la Comunidad. Se trata de Zeleros, una spin-off surgida de la Universidad Politécnica de Valencia que dio el salto a la empresa en noviembre de 2016. Se trata de la única startup nacional que participa en el desarrollo del Hyperloop, el vehículo del futuro. La empresa ha conseguido captar hace escasas semanas una nueva inversión de 7 millones de euros.

También en Valencia, The Collider está siguiendo la pista a un proyecto del CSIC que consiste en el desarrollo de un algoritmo de Inteligencia Artificial a partir del patrón de transporte de los ciudadanos. La tecnología anticipa problemas de congestión del tráfico y facilita una movilidad sostenible, proponiendo el mejor modo de transporte y ruta en cada momento a los ciudadanos. Al mismo tiempo, también proporciona información valiosa a los gobiernos para diseñar ciudades más sostenibles en el futuro.

Miembros de Fivecomm

Por último, GoHub, el Hub de Open Innovation de Global Omnium, es otra de las organizaciones surgidas para apoyar a startups deep-tech a convertirse en grandes disruptores del sector tecnológico del agua, la industria 4.0 y las smart cities

Fivecomm es una de las empresas elegidas para formar parte de su programa. La startup valenciana surgió a partir del potencial de los ingenieros de telecomunicaciones vinculados a la Universitat Politècnica de València (UPV) y al Instituto de Telecomunicaciones y Aplicaciones Multimedia (iTeam) de la propia universidad y está promovida por los mayores expertos en redes 5G de la Comunitat Valenciana: Narcís Cardona (director del iTeam), José F. Monserrat y David Gómez Barquero.

Está especializada en tecnología 5G aplicada al sector industrial. Integra hardware y software creando redes privadas para robótica móvil, conectividad extrema en entornos industriales, automóvil conectado y producción remota de contenidos multimedia. GoHub invirtió en abril 450.000 euros a través de su programa GoHubVentures. La empresa posee un amplio espectro de verticales en las que implantar su tecnología: logística, telemedicina, agricultura, energía, gestión del agua, seguridad, automoción y medios de comunicación. Su tecnología incluye remote driving: puedan tomar el control de cualquier máquina, como un coche, una pequeña embarcación...

El congreso de redes de telefonía móvil de nueva generación Global 5G Event puso a València en el mapa. En el congreso se pudo ver gracias a Cardona y su equipo la primera videoconferencia holográfica del mundo (una imagen que trasladaba a las películas de Star Wars) y el primer vehículo autónomo desarrollado en Europa que se desplazaba con tecnología 5G.

Noticias relacionadas

next
x