Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Colegios e institutos adaptan las medidas de seguridad

Así es la 'nueva' vuelta a las clases 

7/09/2020 - 

VALÈNCIA. La vuelta a clase ya está aquí y, con ello, son casi 800.000 los alumnos y alumnas de la Comunitat que retoman la docencia de forma presencial tras la cuarentena que mandó al 'banquillo' de casa al último trimestre del curso 2019-20. Para garantizar esta máxima asistencia a partir del 7 de septiembre, son diversas las medidas de seguridad adoptadas por los colegios e institutos en base al protocolo establecido por las Consellerias de Sanidad y Educación. Dentro de esta nueva normalidad, ¿cómo será el día a día en los centros educativos?

A primera hora, los niños y niñas entrarán al recinto educativo a través de entradas diferenciadas -si el centro lo permite- y con un horario escalonado para evitar aglomeraciones, tal y como lo especificó la actualización del protocolo de seguridad y prevención ante la covid de la Generalitat del 1 de septiembre. En cuanto a las salidas, también se realizará esta distinción y, en el caso de los menores, se podrá señalar una distancia a dos o más metros del acceso, desde donde los padres podrán dejar a los estudiantes para que accedan de forma autónoma. 

Por lo que respecta a si este escalonamiento provocará un cambio en los horarios, el conseller de Educación, Vicent Marzà, respondió en una entrevista a Plaza que estos no se modificarán, sino que "se deberán de adaptar, pero siempre en unas franjas horarias muy pequeñas de tiempo entre los horarios habituales y los que tendrán los alumnos este año". Así pues, todos los centros contarán con el mismo horario que tenían el año pasado.

De esta manera, los estudiantes ingresarán a los espacios educativos con mascarilla obligatoria a partir de los seis años y se establecerán en grupos burbuja -máximo 20 alumnos sin distancia de seguridad- de forma obligada hasta segundo de Primaria y de forma recomendada en el resto de niveles de la etapa educativa. Después, la asistencia será completamente presencial hasta segundo de Secundaria, mientras que se priorizará la máxima asistencia en los otros cursos en función de las condiciones de infraestructura de cada edificio para cumplir con la distancia de seguridad de metro y medio dentro las aulas.

Limpieza y ventilación de las aulas

Aparte del mantenimiento de la distancia estipulada para los grupos no conformados como burbuja, cada clase se ventilará con frecuencia al menos entre diez y quince minutos al inicio y al final de cada jornada, además de durante el recreo y entre la impartición de asignaturas a causa del uso obligatorio de la mascarilla.

En esta línea, cada colegio e instituto arbitrará la limpieza y desinfección de las instalaciones al menos una vez al día, según indicó el documento de la Consellerias de Educación y Sanidad. Asimismo, los baños y las superficies de mayor uso serán los espacios en los que se intensificará esta labor.

En cuanto a la decisión de los padres y madres de llevar a sus hijos al recinto educativo, Marzà subrayó en la entrevista a este diario que hay que recordar que los niños en etapa obligatoria "tienen derecho a ser educados y más allá incluso de su familia hay que llevarlos al colegio de acuerdo a la normativa, no solo europea, sino de todo el mundo occidental". "Si han pasado el verano sin estar confinados en casa o en contacto gente más allá de su familia, los colegios van a ser más seguros que los espacios en los que han estado estos últimos meses", confirmó el conseller.

Cómo moverse por el recinto educativo

Una vez dentro de las clases, se reducirá al mínimo los desplazamientos de los escolares por el centro, por lo que será el profesor el que deba de acudir al aula asignada, tal y como lo especificó el protocolo de la Generalitat Valenciana del 1 de septiembre. 

Por otro lado, el transito de los estudiantes por el interior del edificio y escaleras se hará de forma ordenada con el mantenimiento de la distancia de seguridad. A su vez, se señalarán líneas de separación en el centro de los pasillos para indiciar la conveniencia de circular siempre por la zona indiciada para cada dirección.

De hecho, los ascensores en los centros educativos serán utilizados de forma individual únicamente por personas con movilidad reducida y por una persona acompañante en el caso de que fuera necesario.

Por lo que respecta a la higiene de manos, esta se realizará a la entrada y la salida del colegio e instituto, de igual modo que antes y después del patio, de comer y de haber ido al aseo. Se recomienda, para ello, el uso de agua y jabón, aparte de su realización como mínimo cinco veces al día.

Qué hacer en la hora del patio y del comedor

Las horas del patio y del comedor suponen un descanso para los niños y niñas de la jornada lectiva. No obstante, para los recreos se escalonarán los horarios de salida a fin de mantener las medidas de distanciamiento de metro y medio entre los estudiantes, a excepción de los que se encuentran dentro de un mismo grupo burbuja.

Ya en el patio, se distribuirán a los alumnos por sectores a través de un refuerzo de la vigilancia para garantizar la atención adecuada para cada uno. En el caso de los grupos de convivencia estable -los burbuja-, deberá de haber suficiente distancia entre ellos para evitar contactos estrechos.

Además, el documento de prevención estableció que si las condiciones climatológicas no permiten acceder al patio exterior el alumnado permanecerá en su aula bajo la vigilancia, preferentemente, del último profesor o profesora con el cual ha estado. 

Dentro del aula también se encontrarán los matriculados tanto en Infantil como en Primaria para comer allí en vez de asistir al comedor del recinto educativo si no se cuenta con suficientes superficies. Para ello, aparte de garantizar las condiciones higiénicas para el consumo de alimentos en las clases, se emplearán carros con bandejas para servir la comida caliente con la menor antelación posible a su consumo.

En cuanto a los demás, el documento de las Consellerias informó de que se asignarán puestos fijos en el comedor durante todo el año. Cuando en el mismo turno de comedor participe más de un grupo de convivencia estable se tendrá que mantener la distancia de seguridad entre ellos.

Cómo actuar en caso de sospecha de positivo

En el supuesto de que una persona desarrolle síntomas en clase, esta deberá ser trasladada con una mascarilla quirúrgica a un espacio separado para, posteriormente, advertir a las autoridades sanitarias, según indicó la 'Guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos' preparada por el Ministerio de Sanidad y actualizada a 27 de agosto. 

Asimismo, el encargado de llevar a cabo esta notificación será el responsable covid-19 del centro educativo, una figura que todos los colegios e institutos tendrán que tener para un mayor control de la situación y prevención sanitaria.

Con el caso confirmado se ha de proceder a la definición de sus contactos "estrechos" en el centro para imponerles un periodo de cuarentena de 14 días a contar desde el último contacto con el caso. Por "estrechos" se alude a todas las personas pertenecientes al grupo del estudiante positivo.

Si el positivo es de un trabajador del centro, la Guía estipula que debe ponerse en contacto con su Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, el centro de salud o con el teléfono de referencia de la comunidad autónoma, y seguir sus instrucciones. Si esta diera positivo en la prueba, se procedería a la identificación de sus contactos "estrechos" del mismo modo que se realiza con los alumnos contagiados.

La vuelta a clase en cifras de aumento

Este inicio "excepcional" de curso se amplia este año con 4.035 alumnos matriculados más, la apertura de ocho centros educativos nuevos -tres de ellos del Pla Edificant- y la contratación de 4.374 docentes y 3.003 monitores de comedor adicionales a causa de la crisis sanitaria.

De esta manera, el conseller junto al secretario autonómico, Miguel Soler, resaltó este jueves en rueda de prensa la contratación de 4.374 docentes más para este curso, lo que supone un crecimiento del 6,1% respecto al año anterior y un total de 76.063 docentes para impartir clases en la Comunitat. 

En cuanto al número de matriculados en los centros educativos para este curso 2020-21, este ha aumentado un 0,51% más respecto al curso anterior, según afirmaron Marzà y Soler. Esto supone para este año una previsión de 794.243 alumnos y alumnas en las aulas valencianas, a diferencia de los 790.208 del curso 2019-20.          

Asimismo, el conseller y el secretario autonómico también incidieron en la apertura de ocho centros educativos nuevos que abrirán este curso 2020-21 mediante una inversión total de 27 millones de euros.

De igual modo, en la comparecencia Marzà recordó que el Plan Mulan de formación a distancia ha crecido hasta las 44.600 aulas virtuales WebEx para impartir docencia online en caso de confinamiento, a la vez que los centros dispondrán de 30.000 tablets con conexión a internet para alumnado en situación de vulnerabilidad.

Por último, el cierre de centros educativos será el "último recurso" en caso de brotes en las instalaciones, por lo que solo se propondrá en situaciones de brotes con transmisión no controlada y con un número mayor de lo esperado en un territorio específico, según aclaró el Gobierno en su Guía de actuación.

Noticias relacionadas

next
x