X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

50 RUPIAS SE ESTRENA EN LA SECCIÓN FRAGMENTOS DEL FESTIVAL DOCS VALÈNCIA 

Una mirada sobre la desaparición de los cines en el Pakistán ahogado por el terrorismo talibán

21/05/2017 - 

ALICANTE. La sección Fragmentos del Festival Docs València ha servido como presentación en sociedad del cortometraje documental 50 rupias. El precio de los sueños, trabajo realizado por el periodista y colaborador del grupo Plaza Robert Esteve, en la última etapa de su estancia en Pakistan, donde realizaba tareas de corresponsal freelance. 

“Entendemos los festivales de cine documental como espacios de agitación intelectual, como escenarios para pensar nuestro mundo y disfrutar descubriéndolo. Nos encanta que nos compartan historias, pero mucho más si son reales”. Esto reza el manifesto de Docs València. Espai de no ficció, un lugar de encuentro para la cinematografía que mira la realidad y la traslada al espectador con las herramientas de la ficción, pero sin sus mecanismos argumentales y de puesta en escena.

En los años 70, Pakistán llegó a tener más de 700 salas de cine, ahora apenas quedan 200…, este es el punto de partida de 50 rupias, la desparición de los exhibidores de cine en las provincias pakistaníes más afectadas por el terrorismo talibán, el miedo, la desaparición de una industria. Mediante un formato que enlaza entrevistas en primera persona con destacados representantes del cine pakistaní, tanto histórico como contemporáneo, imágenes de recurso de la colorida vida callejera del país que en 1947 dejó de ser un província de la India para seguir su propio camino como República Islámica de Pakistán, y detalles de los cines y sus trabajadores, poéticas estampas que recuerdan poderosamente otros films de fascinación por el cine y sus templos, como la paradigmática Cinema paradiso (Giuseppe Tornatore, 1988).

Desgarradoras declaraciones de padres avergonzados porque su hijo ha muerto en una atentado, dentro de un cine, “él era un buen chico. No solía ir al cine. Nunca fue al cine”. Contundentes diatribas contra el extremismo religioso de algunos de los actores históricos del cine pakistaní, “la industria se ha visto afectada por el talibán. La gente está asustada poruqe si va al cine existe la posibilidad de un atentado”. O la adaptabilidad a la situación de las nuevas generaciones de estrellas de la pantalla, “soy muy optimista sobre el futuro de la industria del cina. Pero siempre que haya paz, armonía y calma en este país”.

Los 22 minutos y 56 segundos escritos por Robert Esteve y Jorge Blanco denotan un conocimiento preciso de una sociedad enfermiza con ganas de sanar, una sociedad que no difiere tanto de cualquier grupo humano expuesto a la incertidumbre y el terror, que se aleja de las rutinas del ocio, pero que lo necesita para huir de una realidad al borde del desastre.

50 rupias, por cierto, es el precio de una entrada en los cines de Pakistán. El precio de los sueños, el precio, a veces, de la muerte.

El periplo de este documental, después de sus tres visionados en la sección Fragmentos del Festival Docs València, junto a Eli. La pasión sueca, El cuarto reino, Tierra de Muixeranga, Sangre y 25.000 maníacos. 25 años de serie B, los días 17, 18 y 20 de mayo, en dos de las sedes del festival, Docs a la plaça y el Octubre CCC, continúa en breve en el Festival de cortometrajes de Torrelavega, y con expectativas en diferentes eventos relacionados con el vínculo entre las culturas.

Tal vez haya oportunidad de que la podamos ver en la parrilla de emisión de la nueva radiotelevisión valenciana, tal vez.


next