X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

antonio arias y carlos baño serán vicepresidentes

Riera presidirá la Cámara de Comercio con un comité equilibrado entre afines y críticos

26/03/2018 - 

ALICANTE. El presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Juan Riera, será elegido este martes para el cargo que ocupa desde que dimitió su predecesor, José Enrique Garrigós, de forma interina. Riera, único candidato que había anunciado sus intenciones de optar al cargo, ha logrado cerrar un acuerdo con los vocales críticos del pleno, que representan en torno a la mitad de los votos, de forma que habrá una única lista al comité ejecutivo de la institución cameral.

El acuerdo se cerraba este mismo domingo por la noche, tras mantener contactos en los últimos días que se prolongaron durante el fin de semana. A Riera lo acompañará como vicepresidente primero el empresario Antonio Arias, del Grupo Vectalia, uno de sus principales apoyos en el pleno. Como vicepresidente segundo figurará Carlos Baño, de Tescoma, quien como desveló en su momento Alicante Plaza se había puesto al frente del grupo crítico, nutrido de representantes afines a las direcciones de Fempa y Facpyme.

Del comité ejecutivo de la institución formarán parte también el presidente de Facpyme, Antonio Sáez, o el de Fempa, Guillermo Moreno. También se integrará como vocal en la dirección de Riera la nueva presidenta de la CEV en Alicante, la empresaria zapatera Rosana Perán. Como tesorero figurará el constructor Armando Sala junior, con quien Riera tenía un pacto para situarlo en el comité a cambio de no presentarse como presidenciable. Quien finalmente no estará en este comité es el presidente de Cepyme Alicante, Cristóbal Navarro. Una de las obsesiones del sector crítico era evitar que Navarro, que había situado varias varias de sus empresas en el cupo de vocales 'de pago', pudiese controlar de alguna manera el comité ejecutivo.

Esta estrategia fue la que motivó la presentación de una cuarentena de candidaturas al pleno, por todos los sectores, una vez que Riera había cerrado un acuerdo con pesos pesados de la Cámara como el propio Arias o su predecesor en el cargo. Para evitar tener que votar y asegurarse su presencia en el pleno (paso previo imprescindible para aspirar a la presidencia), Riera tuvo que negociar con Baño y sus afines la retirada de varias candidaturas, de uno y otro lado. Finalmente, los 40 vocales elegibles se repartieron de forma más o menos equitativa entre los dos sectores. Luego, hubo que volver a negociar en el cupo de doce empresas que entran directamente por ser las que mayores aportaciones económicas realizan.

Retiradas de Navarro y Arias

En este cupo es en el que Navarro y Arias situaron varias de sus mercantiles a través de estas aportaciones. La amenaza de denunciar el procedimiento por supuestas irregularidades (la apertura de un segundo plazo para realizar nuevas aportaciones del que se avisó cuando estaba a punto de expirar, y con las primeras doce empresas ya seleccionadas) obligó, de nuevo, a negociar retiradas. En este cupo, fueron Arias y Navarro los que realizaron mayores sacrificios, al retirar entre los dos tres candidaturas para facilitar el acceso al pleno de, entre otros, el expresidente de Coepa y de Terciario Avanzado Enrique Martín, o el expresidente de Coepa y presidente de Aefa, Francisco Gómez.

Por su parte, la CEV presentó una lista paritaria de ocho vocales (que no son presidenciables, pero sí votan al presidente, igual que los vocales 'de pago'), de la que formaron parte tanto personas de su confianza, como Perán, que apoyan a Riera, como algunos 'descartes' de la primera negociación, como la representante de Facpyme Josefa Garri.

Las negociaciones, que estaban muy avanzadas el viernes para cerrar un acuerdo, se terminaron de atar el domingo por la noche. Si bien la presidencia de la Cámara nunca ha estado en cuestión, puesto que los críticos aceptaban que fuera Riera, la representación de unos y otros en el comité ha amenazado por momentos con dividir al pleno entre dos candidatos (por parte de los críticos, presumiblemente habría sido Baño). Unos y otros han intentado en todo momento evitar una imagen de división, pese a que las tiranteces terminaron por hacerse públicas. Así, Riera presidirá la Cámara con un pleno y un comité ejecutivo en el que el equilibrio de fuerzas entre sus afines y sus críticos es, prácticamente, del 50%.

Noticias relacionadas

next