X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la plantà de la oficial

Pedro Espadero: "Soy un ganador y un cabezón nato"

20/06/2018 - 

ALICANTE. Con un sol que cae a plomo y la responsabilidad de estar montando varios monumentos a la vez, Espadero va a tope. Lleva desde 1984 construyendo fogueres y la oficial en trece ocasiones. La suya es la historia de la fiesta en los últimos treinta años.

Supersticioso como es, Espadero prefiere referirse al doce más uno para hablar de su trayectoria como constructor de la Foguera de la plaza del Ayuntamiento. "Por eso lo estaba pasando tan mal en la plantà [que inició el fin de semana], ojalá salga todo bien", cuenta risueño.

El lema de este año, La fuente de los deseos, es un homenaje a los manantiales de Alicante. Una idea que le permite además jugar con el público que la visite de manera que, al estilo de muchas fuentes, se pueda pedir en ella lo que se quiera. 

De representar esta idea se encarga la imagen de la Boca de la veritat, una réplica de la enorme máscara que hay en Roma. "Y de concederlos se encarga el genio de las aguas", añade jovial.

En la Boca de la veritat los visitantes podrán pedir sus deseos.

"La experiencia es un punto más, en este caso muchos, pero intento cada año que las deficiencias que veo en el planteamiento de la estructura o la temática intentar corregirlas para el año siguiente presentarme otra vez y hacerlo mejor". Con eso, el veterano constructor reconoce que es su "primer crítico y no necesito que nadie me diga los fallos de la Hoguera".

Su espíritu competitivo lo demuestra con esa voluntad de "estudio para intentar mejorar al año siguiente donde me he equivocado y hacerlo mejor". El reto que sabe que le toca asumir sí o sí es "el cambiar toda la estructura porque no puede ser parecida". Más teniendo en cuenta que los últimos cuatro años lo ha hecho él de manera consecutiva.

La repetición dice que le empieza a pesar: "La temática también ha de ser diferente y estoy acabando con todos los temas ya". "Este se me ha ocurrido con el grupo de colaboradores que nos reunimos para ver de qué la hacemos este año que no lo hayamos tocado", añade.

La política en la oficial

La primera idea que salió en la reunión para plantear la Foguera fue la Boca de la veritat, "que no es una fuente", para unirla con la de los deseos. Espadero bromea con la leyenda que se une al famoso monumento romano que alude a que los mentirosos perderían la mano al meterla en la boca. Ahora cualquiera podrá probar esa suerte, "si tú crees que no te la morderá porque no cuentas mentiras, entonces la puedes poner". Quienes no lo han hecho han sido los políticos de Alicante, "no la ha metido ninguno", señala entre risas.

Con la política "hay que tener cuidado", añade más serio. "Además, todos los grupos políticos forman parte del jurado. No puedes ir contra uno directamente". Así que él lo que intenta es "hacer que la oficial no sea tan de crítica sino de ensalzamiento de Alicante y de sus fiestas". En un año tan movido políticamente, con dos alcaldes, asegura que no ha tenido problemas en la gestión de su trabajo. "La Hoguera no la hago para los políticos, para ningún alcalde. La hago para Alicante. Me siento el artista de Alicante".

Sintiéndose así, añade que le "da igual quién esté de alcalde mientras no se metan conmigo y me dejen en paz y me manden a la policía para poder traer las piezas aquí. Yo no les pido más". La relación con ellos, asegura que ha sido muy buena. "Siempre me han respetado mucho e intento corresponder. Soy una persona muy conciliadora. Ayer estaban todos y haciéndose fotos conmigo. Me llevo bien con todo el mundo. No tengo ningún partido que diga estos son gilipollas. Perdón, ¿se puede decir gilipollas?".

Con esta Foguera homenajea a todas las fuentes de la ciudad.

Su humor socarrón se torna más serio cuando vuelve a centrase en los objetivos que tiene con el monumento oficial. De hecho, asegura que tiene "metido en el alma" que esta sea la dedicada a la promoción turística. "Esta es la más visitada de Alicante, ni el primer premio ni nada. Esta es la que más se fotografía y la que más se ve".

A la presión por construir uno de los monumentos más vistos había que añadir otra. Este 2018 se celebra el noventa aniversario de la fiesta. Y Espadero quería que la suya fuera "la estampa oficial". Por eso ha incluido una escena dedicada a les Belleses del Foc, los presidentes de la Federació y de la Gestora anterior y otros grandes foguerers que han aportado mucho a la fiesta. 

Espadero destaca que la Oficial es la Foguera más vista de la fiesta.

Con la historia, que él mismo ha construido en parte, también llega la emoción. "Ayer mismo [por el lunes] me vinieron a visitar exbellezas del fuego de un montón de años y es bonito porque recuerdas ese pasado". Con su experiencia tiene mucho que recordar, pero no solo como constructor: "Antes de hacer Hogueras yo ya era foguerer, así que esto me encanta. Lo he vivido. Y verlas tan contentas, algunas de ellas súper mayor, como yo, fue bonito. Esta es una Hoguera histórica, es la que pasará".

El haber diseñado las oficiales durante trece ediciones le convierte por méritos propios en historia de la fiesta. Un bagaje del que dice que es ahora cuando se va dando cuenta de ello. "Yo soy un ganador nato y un cabezón nato también. Cuando me presento al concurso voy a ganar. No me presento a ver qué pasa, si tengo suerte y me la dan. Desde que se quema, si ha quedado bien y la gente está satisfecha, yo me presento otra vez". 

Ese es el momento de volver a movilizar su equipo para "dar vueltas y vueltas". Así pasan el verano los ocho integrantes que de media suele tener su grupo de trabajo. Con ellos le toca también trabajar a piñón para poder atender todos los otros compromisos que tiene con más comisiones. Son cinco encargos más que han de atender, lo que no les deja tiempo ni para dormir, asegura. "Cada una en cinco barrios distintos y vamos locos con todas las calles cortadas y el tráfico que hay. Es una locura. Solo me falta un periodista diciendo 'Ven que vamos a hacer un reportaje'". 

Noticias relacionadas

next