X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

su hombre de confianza, josé bleda, ocupará el puesto

Miguel López dimite como administrador de Novocar al prohibirle el juez la entrada

1/04/2017 - 

ALICANTE. Miguel López, casado con la hija menor del matrimonio formado por Vicente Sala y Carmen Martínez, y acusado de la muerte a tiros de esta última en el concesionario Novocar el pasado 9 de diciembre, ha dimitido de su cargo como administrador único del concesionario y de la empresa de alquiler de coches vinculada, SolMar Selec. Como ha contado Alicante Plaza, el juez ha prohibido al empresario acercarse al concesionario que regentaba tras haberlo puesto en libertad condicional, por lo que López ha optado por dejar, al menos temporalmente, el cargo de administrador único.

La persona que ocupará este cargo, según publica el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), es su hombre de confianza y hasta ahora director de la empresa, José Fernando Bleda, que ya ejercía como apoderado de la mercantil. También se mantiene como apoderada (esto es, facultada para actuar en nombre del administrador único en los trámites legales) la esposa de Miguel López e hija menor de la víctima, Fuensanta Sala Martínez.

Carmen Martínez López, viuda del expresidente de la CAM Vicente Sala, fue asesinada el pasado 9 de diciembre por la tarde en el garaje junto al lavadero del concesionario Novocar, donde había llevado su vehículo para una revisión. Dos meses después, el 8 de febrero, su yerno Miguel López, administrador único del concesionario, era detenido en su casa por la Policía Nacional, como principal sospechoso del crimen. Los informes policiales apuntan a un móvil económico, al calor de las discrepancias sobre la gestión del imperio empresarial de los Sala Martínez desveladas por este periódico. Unas discrepancias que habían dibujado dos bandos: la víctima y su hijo mayor, Vicente Sala Martínez, por un lado; y sus tres hermanas por otro.

Tras la detención de Miguel López y la apertura del procedimiento de jurado popular, el juez decretó su ingreso en prisión provisional para conjurar el riesgo de fuga o de destrucción de pruebas, pese a que de momento no se ha encontrado el arma del crimen. Sin embargo, el pasado 20 de marzo el juez admitió las alegaciones de la defensa del detenido, y lo dejó en libertad provisional tras depositar 150.000 euros de fianza. Eso sí, el instructor prohíbe a López acercarse a Novocar, para evitar que pueda coaccionar a los empleados del concesionario, que han sido citados como testigos en las últimas semanas. También le retiró el pasaporte y lo obligó a comparecer ante el juzgado cada siete días (el pasado lunes fue la primera ocasión).

Como publicó el jueves Alicante Plaza, el juez que investiga el asesinato interrogará el próximo 18 de abril a nuevos testigos a propuesta del fiscal: un agente de Policía, el responsable de los negocios de Samar Internacional (la empresa holding del grupo Sala Martínez) en Latinoamérica, y una empleada de la Notaría a la que acudió la víctima supuestamente a cambiar su testamento. También ha acordado la práctica de diversas diligencias de prueba relativas al sospechoso, para conocer sus movimientos bancarios (el mismo día del asesinato realizó una transferencia) y sus comunicaciones telefónicas

Estas pruebas se practicarán antes de decidir sobre el recurso de reforma que han presentado tanto la Fiscalía como Vicente Sala Martínez, que se oponen a la excarcelación de Miguel López. Mientras, el principal sospechoso ha decidido cambiar de abogado y se ha puesto en manos del letrado que defendió al padre del futbolista del Barça Lionel Messi en su jucio por fraude a Hacienda, Javier Sánchez-Vera, del bufete madrileño Oliva y Ayala.

En los últimos años antes del crimen, Novocar (la única empresa de la familia 'desgajada' del grupo que controlan Samar Internacional y la Companía Española de Resinas, dirigidas por Vicente Sala junior y su madre) atravesó serias dificultades, como ha contado este diario. Tras vender el concesionario de Porsche (la antigua Tuwyncar), la 'joya de la corona' del negocio de automoción, Miguel López necesitó inyectar 849.000 euros en sus empresas para cubrir las pérdidas de los años anteriores, entre los años 2013 y 2014. Novocar y SolMar Selec cerraron con pérdidas ese ejercicio, el anterior y los siguientes. Pese a ese ingreso "financiero" que permitió compensar pérdidas y engrosar las reservas, la tendencia negativa del negocio de Miguel López no se revirtió.

Aprobar las cuentas del holding

Las discrepancias empresariales entre Vicente Sala junior y sus hermanas, así como el hecho de que el hijo varón acuse del asesinato a su cuñado, mientras las hermanas del primero creen en su inocencia, pueden complicar la que es una cita ineludible en el funcionamiento de toda sociedad mercantil: la aprobación de las cuentas anuales referidas a 2016. Tal como adelantó Alicante Plaza el pasado 16 de febrero, si bien el primogénito del matrimonio puede formulas las cuentas como administrador único del imperio empresarial, éstas tienen que ser aprobadas en la junta general de accionistas dentro de los seis primeros meses del año. 

Una junta que, tras la muerte de Carmen Martínez, forman el propio Vicente Sala junior, su tía (la hermana de la víctima, con una participación testimonial) y sus tres hermanas. Fuensanta, Eva y Antonia Sala Martínez tienen la mayoría accionarial (suman el 60%), por lo que podrían tumbar las cuentas que presente su hermano mayor y bloquear el funcionamiento de las firmas. Si el bloqueo persistiese, el 'holding' podría entrar en causa de disolución, según la Ley de Sociedades de Capital.

Noticias relacionadas

next