X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

obsequios originales con valor añadido

Mercaterre: la empresa que convierte productos singulares de la Comunitat en regalos exclusivos

Mercaterre es la primera 'startup' dedicada a poner en valor artículos artesanales elaborados por pequeñas empresas familiares en entornos rurales

2/01/2018 - 

ALICANTE. Hace sólo dos meses Alexandra Marín y Aitor Marco iniciaron su recorrido como empresarios al frente de Mercaterre, una iniciativa para poner en valor los productos de calidad elaborados por empresas familiares que llegan al público minorista con una presentación de pack regalo. La compañía inicia su propuesta para el público minorista con cuatro artículos tematizados: Origen Alicante, Parques naturales, Eco gourmet y Belleza eco. Todos contienen una cuidada selección de productos de alimentación, higiene o estética con un denominador común: proceden de una misma una provincia o comunidad autónoma. Aunque se ha empezado por Alicante, Mercaterre extenderá en los primeros meses de 2018 su propuesta a Valencia y Castellón y después a otras provincias.

Alexandra Marín y Aitor Marco han recorrido miles de kilómetros para encontrar los productos que Mercaterre quiere comercializar. El aceite de oliva virgen extra de Millena, las escamas de sal de las salinas de Santa Pola transformadas en Novelda y un licor del Parque Natural de la sierra de Mariola forman parte de ‘Origen Alicante’, uno de sus packs emblemáticos. "Con este obsequio queremos que las personas que lo entregan sientan que están regalando un trozo de Alicante. Por eso elegimos la mejor cara que podemos mostrar con productos excelentes de la tierra", aclaran.

Otro ejemplo es el pack Parques Naturales de la Comunidad Valenciana que contiene tres productos elaborados en espacios protegidos: miel de la sierra Calderona, licor de arroz de la Albufera de Valencia y paté de aceitunas con almendras de la sierra de Espadán. Los paquetes incluyen fichas explicativas contando la procedencia, características e historia de cada uno de los artículos. No se ocultan las marcas ni la información de productores y producto, al contrario, Mercaterre quiere ayudar a darse a conocer a las empresas y zonas de origen.

Los packs tienen un precio de entre 15 y 24 euros. Están sirviendo como introducción en el mercado y para hacer un trabajo de testeo que permitirá "perfeccionar nuestra idea de plasmar la esencia de un territorio en un regalo", explican.

Mercaterre comenzó a fraguarse hace un año, cuando una ingeniera de Agronegocios, Alexandra Marín, y un titulado en Turismo, Aitor Marco, vieron que podían existir muchos puntos en común para trabajar por la recuperación de territorios con despoblación y escasas salidas económicas. Tras una fase previa de formación e investigación, la constitución formal de la empresa se produjo en noviembre. En este corto recorrido han conseguido vender el 100% de su stock, reunir más de 100 referencias y sacar al mercado cuatro productos para el cliente minorista a través de su plataforma e-commerce y otra línea comercial dirigida al cliente corporativo. La distribución se basa en el concepto de paquetes regalo que incluyen tres productos seleccionados en función de una temática cuidadosamente colocados entre virutas de madera y papel de seda en una caja de regalo de cartón decorada con una estética adecuada para su finalidad.

Criterios para ser empresa Mercaterre  

Lo más difícil para estos emprendedores ha sido la selección de productos. "Hay tanta variedad de propuestas excelentes que es difícil excluir", explican. La decisión final se ha basado en los principios que hay detrás de Mercaterre: la defensa de la pequeña empresa familiar que elabora productos sostenibles a pequeña escala en zonas rurales y municipios pequeños. "Gracias a esas familias productoras se mantiene vivo el campo alicantino y los pueblos", defiende Aitor Marco, que aplaude la capacidad de estos productores para combinar la innovación con la recuperación de tradiciones perdidas.

Los criterios para ser empresa Mercaterre, por tanto, se pueden resumir en los siguientes: empresas familiares de entornos rurales con productos de calidad elaborados 100% con materias primas locales de manera artesanal y que cumplan criterios de sostenibilidad y comercio justo. Son además artículos que no se encuentran en las grandes cadenas de distribución y venta.

Los proveedores han recibido con los brazos abiertos la iniciativa de Mercaterre, que respeta su marca y les ayuda a vender y a promocionarse. "Ellos tienen la necesidad de salir al mercado y de encontrar un escaparate para ganar visiblidad que nosotros le damos. También les asesoramos sobre el tipo de envase que deben usar, resistente y reciclable, o sobre el tipo de producto que le gusta más al cliente", afirman.

Un público comprometido

El público de Mercaterre es, por un lado, gente que quiere regalar algo diferente representativo de un territorio y que, además, está comprometida con la dinamización de esa zona. En el poco tiempo de recorrido se ha observado que los compradores son mayoritariamente mujeres de a partir de 30 años amantes de los productos sostenibles y naturales que buscan un regalo diferente con una presentación cuidada. "También nos ha sorprendido tener una buena representación de personas de otros países que nos han demostrado que realmente valoran los productos alicantinos de calidad", explica Alexandra Marín.

Por otro lado están las empresas e instituciones que quieren realizar regalos singulares en fechas señaladas o eventos. Para estos se hacen packs personalizados. "Hemos detectado que existen muchas corporaciones responsables con su territorio que saben que cada euro gastado en productos de aquí irá a parar a un negocio familiar local que contribuye a mantener la economía", desvela Aitor Marco.

Mercaterre llega a su público a través de su web y de las redes sociales, especialmente Instagram, donde tienen 3.500 seguidores orgánicos. De momento esta joven empresa sólo ha hecho una pequeña inversión de 20 euros en publicidad, pero con resultados sorprendentes porque han vendido todas sus existencias. "Sin hacer apenas publicidad y sin participar en la campaña de Navidad hemos logrado 100 clientes minoristas y 3 empresas que han comprado 80 packs en nuestras primeras 8 semanas", remarcan.

El próximo año la comercialización será una de las prioridades para ganar cuota de mercado y extender el proyecto a otras provincias y autonomías. Mercaterre está a punto de cerrar un acuerdo con un distribuidor destacado en el nicho de mercado de comercio justo. También se están buscando aliados tanto en dentro del territorio español como fuera de nuestras fronteras. El objetivo: lograr vender 2.000 packs al mes a finales de 2018.

Con un plan de empresa y una estrategia bien marcada, Alexandra Marín y Aitor Marco quieren conseguir en los próximos dos meses sacar dos nuevos productos para el cliente minorista e implantarse en Valencia y Castellón. En el segundo semestre esperan haber llegado a dos comunidades autónomas más. "Somos conscientes de que en 2018 no tendremos beneficios porque vamos a invertir todo en crecer y consolidar la marca Mercaterre", admiten.

Mercaterre es el proyecto ganador del certamen Doeact_UA 2017 y premio a la idea más innovadora en el ámbito social del Triatlón de ideas empresariales 2017 de la Universidad de Alicante. También han sido finalistas de los Premios Nuevas Ideas Empresariales de Fundeun. 

Noticias relacionadas

next