X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el presidente de la fundación caja mediterráneo detalla planes del centro de alcoy

Luis Boyer: "La Colección de Caja Mediterráneo podría ser una opción para inaugurar el CADA" 

26/01/2018 - 

ALICANTE. El espectacular edificio que construyó en 1909 el arquitecto Vicente Pascual Pastor como sede del primer Monte de Piedad de la Comunidad impresiona con facilidad al visitante. El presidente de la Fundación Caja Mediterráneo, Luis Boyer, así lo recuerda en su primera visita al que ya era conocido como Centre d'Art d'Alcoi. "Me llamó la atención la importancia del edificio", recuerda. Uno que venía con una carga, "los problemas que había habido en el sistema de ventilación y climatización".

Los más de 4.000 metros cuadrados del edificio ofrecían un gran potencial para convertirse en un centro artístico de referencia. Pero los problemas en el acabado de la reforma hicieron que estuviera cerrado desde 2011 hasta hoy. Esta vez su reapertura está cerca. El anuncio de la licitación de las obras se hizo en diciembre y Boyer confirma que ya hay una empresa elegida. "Tras aportar la documentación, en unos diez días, empezará, con lo que seguro que en febrero arrancan", asegura.

Esta reforma ha de conseguir solucionar los problemas en la ventilación, que impedían una correcta conservación. Después de seis años se ha de resolver bien así que para el concurso público que hicieron para elegir la constructora quisieron contar con expertos como Alfonso Navarro. Este prestigioso arquitecto alicantino se encargó de realizar la intensa rehabilitación del Teatre Principal de Alicante a finales de los años 80. "El plazo máximo de obras está en menos de seis meses", indica.

El reto de la reapertura

Empezar de nuevo "lo veo como un reto: este es un gran edificio al que había que ver cómo darle actividad y relevancia para su contenido y que no fuera para la Fundación una carga muy importante". Por eso subraya la importancia de los acuerdos conseguidos el pasado 2017. Un largo proceso que culminó en la firma de los protocolos el pasado octubre y que está a la espera de ratificarse por cada uno de los entes afectados, Fundación, Ayuntamiento y Generalitat.

Boyer explica que en aquellos protocolos ya iba incorporado el texto de convenio. Este, ya ha sido aprobado por el patronato de la Fundación, el pleno del Ayuntamiento y "resta el acuerdo de la Generalitat". Mientras llega, el presidente de la Fundación está muy contento con el acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento, que hasta ahora no había participado en la gestión. Con él, "fundamentalmente se dinamizará la planta segunda, sin perjuicio de que la Fundación o IVAM quieran aprovecharla para hacer conferencias, por ejemplo". 

Tres actores gestionando un espacio, implica la creación de comisiones. Por un lado habrá "una de gestión técnica para coordinar las actividades de la segunda planta y las exposiciones". Y lo primero que quiere puntualizar es que el contenido de las muestras no tiene por qué ser el mismo. Es decir, si en una se centran en el arte contemporáneo, la otra puede dedicarse a otra época o género. Que haya coherencia en la política del centro será responsabilidad de la comisión en la que estarán "los cabezas visibles de las Administraciones".

"Los responsables de las dos administraciones y de la Fundación mantendrán reuniones para acuerdos estratégicos", indica Boyer. Si una, la de los técnicos, "se reunirá con más frecuencia", la otra ya se ha ido reuniendo. Con ello se refiere a las que ha habido "para ir perfilando líneas de acuerdo en el convenio" en las que estaban por parte de la Generalitat Presidencia y Cultura y por la del Ayuntamiento, el alcalde.

Aún así, Boyer resalta que eso no impide que "se pida la ayuda de asesores externos". Esa es la lección que adoptaron cuando la Caja del Mediterráneo decidió iniciar una colección de arte contemporáneo. El contacto con aquellos expertos de prestigio se mantiene, "y se puede recurrir a eso".

Las 213 obras de la Colección Caja Mediterráneo, que están cedidas al MACA desde 2011, suponen un gran punto de partida. "Si me comentan que la primera exposición -que después de la muestra de Valencia nos comentaron que tenemos la mejor colección- podría ser una opción, sacando obras que no se han visto". En el MACA, bajo el nombre de Con el tiempo, se exponen de manera permanente 30 de esas 213 obras. El resto se van mostrando en diferentes temporales que se van organizando. Lo que sí tienen claro desde la Fundación es que el CADA rotaría las piezas de esta colección, "si no dinamizas las salas se convierten en museos de visita única y el CADA debe destinarse más a exposiciones".

De momento, puntualiza, no hay nada cerrado, "habrá que ver cuál es la primera exposición". Y también decidir, si se cobra entrada. "Vamos a ver qué hace el IVAM", cuenta el presidente. Para él hay "una tendencia clara: al venir de la Obra Social donde todo era gratuito, a la gente le cuesta pagar por la experiencia que llevamos". Así que considera que "es un tema a estudiar". "Lo lógico en una Fundación sin recursos sería cobrar", concluye sobre el tema, "pero hay que mirarlo en relación con el IVAM".

Noticias relacionadas

next