X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ute alicante

Los trabajadores del servicio de limpieza de Alicante inician una huelga de celo ante la "falta de voluntad negociadora"

10/08/2017 - 

ALICANTE (EP). Los trabajadores del servicio de limpieza de Alicante llevarán a cabo a partir de este fin de semana una huelga de celo a causa de "la falta de voluntad negociadora de UTE Alicante", concesionaria del servicio de limpieza y recogida de residuos sólidos urbanos de la capital, para renovar el convenio colectivo de sus empleados.

Un acuerdo que, según denuncia en un comunicado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F), "se ha roto por el hecho de que desde dicha empresa se quiera vincular la subida salarial a aplicar a los trabajadores de UTE Alicante con el absentismo, a pesar de los bajos índices".

Desde el comité de empresa -presidido por CSI·F e integrado además por los sindicatos UGT, CCOO, SEP y SOLI- se mantendrán reuniones con las asociaciones de vecinos de la ciudad con el fin de que "cuenten con información de primera mano sobre la situación y sean conocedores de los motivos reales por los que la ciudad no presenta unas mejores condiciones de limpieza".

Entre estas causas se encuentran, según la organización sindical, "la escasez de personal en plantilla, que requeriría un centenar de efectivos más y ha dado lugar a una sobrecarga de trabajo que ha causado numerosos accidentes y bajas laborales".  Por el contrario, "esta falta de personal se viene supliendo con la realización de horas extras por los integrantes de la actual plantilla, superando estos las 80 horas anuales estipuladas por ley", denuncia el sindicato.

Además, CSI·F ha alertado sobre el hecho de que "el 50% de la actual flota de vehículos del servicio no ha sido renovada", lo que "está ocasionando constantes averías que implican pérdidas de tiempo y retrasos de los cuales se hace responsables a los trabajadores cuando estos no tienen ninguna culpa". "Calles que antes se limpiaban a diario ahora se limpian cada dos e incluso tres días", ha ilustrado la central sindical.


Noticias relacionadas

next