X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

hosbec pide que la nueva patronal autonómica nazca con consenso

Los empresarios alicantinos trasladan a la CEV que no renunciarán a una patronal provincial

25/02/2017 - 

ALICANTE. A los empresarios de la provincia de Alicante les cuesta ponerse de acuerdo, especialmente en lo que al funcionamiento de las organizaciones patronales se refiere. La última década, plagada de guerras intestinas, da buena cuenta de ello. Pero hay un punto en el que prácticamente todos coinciden: se llame como se llame, sea la actual Coepa u otra organización, la provincia no puede renunciar a una patronal propia con personalidad jurídica y capacidad de obrar. Que es justo lo que le niega la propuesta de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) para convertirse en una organización de ámbito autonómico.

Como ha contado Alicante Plaza, el presidente de la CEV, Salvador Navarro, propone que la nueva patronal autonómica tenga tres consejos provinciales, formados por miembros de la misma organización, para representarla en cada una de las tres provincias. Pero serían unos consejos que emanarían de la propia CEV, meramente representativos, sin capacidad ejecutiva y sin formar parte de la asamblea como tales. Coepa, según esta propuesta, solo tendría dos salidas: integrarse como un socio más de la CEV y ganarse la representación en la asamblea en función de las cuotas que pagase, o desaparecer y ceder su espacio al citado consejo, con el poder de decisión centralizado en Valencia.

Ni una ni otra convencen al empresariado alicantino, incluso a los más desencantados con la gestión de la patronal alicantina en los últimos años. De hecho, según ha podido saber Alicante Plaza, la mayoría de empresas y organizaciones sectoriales a las que Navarro ha tanteado para conocer su disposición a asociarse a la nueva CEV (dejando de lado a Coepa) le han trasladado la misma respuesta: "sí" a una patronal autonómica, "no" a la desaparición de una patronal provincial.

Una de las patronales sectoriales más potentes de la provincia, la hotelera Hosbec (que ya tiene ámbito autonómico desde hace años), es de las más proclives al proyecto de la CEV. Su presidente, Toni Mayor, considera que "es necesaria una patronal autonómica que nos represente a todos", según explica en declaraciones a este medio. Pero ni siquiera ellos se plantean que Coepa desaparezca. "Estamos en el comienzo del proceso", argumenta Mayor, "es necesario negociar para alcanzar un consenso en torno a la nueva patronal". Una de las soluciones sería que Coepa encarnase la figura de ese consejo provincial que quiere crear Navarro, tal como propone el presidente de la patronal alicantina, Francisco Gómez. O a la inversa: que el consejo provincial, aunque no sea Coepa, sí tenga capacidad ejecutiva y personalidad jurídica propia y diferenciada de la CEV.

El presidente de Coepa salió reforzado de la reunión del comité ejecutivo de este jueves, en la que 25 asociaciones sectoriales le encomendaron que negocie con su homólogo valenciano para lograr el encaje de la patronal alicantina en la autonómica. A lo que no está dispuesto a renunciar ninguno es a la existencia de Coepa, o al menos de una figura jurídica equivalente. Y la explicación se resume en una pregunta retórica que se pronunció en varias ocasiones a lo largo del comité: "¿Quién va a defender mejor los intereses de los empresarios alicantinos que una patronal de Alicante?". En Coepa aún escuecen las heridas de la 'guerra del agua', que terminó con el trazado del trasvase Júcar-Vinalopó que pedían las asociaciones agrarias de la provincia de Valencia, en detrimento del que defendían los alicantinos.

Ni siquiera la organización empresarial más crítica con Coepa en los últimos años, Cepyme (expulsada de la patronal en 2014 precisamente por su postura crítica), vería con buenos ojos la desaparición de una estructura provincial. Si bien es cierto que el presidente de Cepyme, Cristóbal Navarro, se ha mostrado en varias ocasiones partidario de liquidar la patronal provincial y crear otra desde cero, fuentes próximas a la organización destacan que ya han trasladado a la CEV que no van a renunciar a una representación patronal propia. Claro que Cepyme prefiere que no sea Coepa, por el lastre económico y judicial que arrastra, pero en cualquier caso debe haberla.

De esta manera, Salvador Navarro ha recibido un mensaje unívoco de los empresarios de Alicante con los que se ha reunido o ha hablado en los últimos días para presentarles su propuesta de patronal autonómica. Ni siquiera los más proclives a la idea de ampliar el ámbito de la CEV (la única patronal provincial saneada), como son las federaciones con sede en Alicante que ya tienen ámbito regional, están dispuestos a renunciar a una patronal provincial y a su representación territorial en la nueva organización. La salvación de Coepa en el concurso de acreedores y la voluntad de sus asociados de mantenerla (tras vender su sede, despedir a la práctica totalidad de la plantilla y entregar el Centro de Oficios al IVF) se han convertido, así, en un freno a los planes de Navarro.

Los dos presidentes patronales provinciales, Salvador Navarro y Francisco Gómez, tienen hasta el 3 de marzo (fecha de la asamblea en la que CEV aprobará modificar sus estatutos para permitir la afiliación de empresas, sectores y federaciones de las otras dos provincias) para ponerse de acuerdo. El planteamiento máximo que aceptaría Coepa sería uno en el que la patronal provincial mantenga su personalidad jurídica, ejerza de consejo provincial de la CEV y tenga presencia como tal en la asamblea. Desde Valencia, Navarro es reticente a ceder porque teme que la 'mochila' de Coepa termine arrastrando a su patronal, la única saneada de la Comunitat Valenciana.

Noticias relacionadas

next