X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el cofundador de kau presenta en alicante su 'robo-advisor' de 'value investing'

Lorenzo Serratosa: "En España se invierte 'de oído', y aún cuesta mucho salir del ladrillo"

26/02/2018 - 

ALICANTE. El asesor financiero valenciano Lorenzo Serratosa, CEO y el 50% de la EAFI Kau Markets, ha pasado por Alicante para presentar el nuevo proyecto de su agencia, Zonavalue robo-advisor, basado en el value investing. Hablamos con él de su nuevo proyecto, de la inversión en valor y del comportamiento de los mercados.

-Está en Alicante presentando su nuevo robo-advisor, Zonavalue. Háblenos un poco de él.

-Zonavalue robo-advisor es un asesor gratuito, lo cual lo diferencia del resto de robo-advisors que hay ahora en el mercado, y cuya mayor novedad es que hay una gestión detrás de las inversiones, aplicando la filosofía del value investing. El problema es que hoy en día en nuestro sector se habla mucho de tecnología, pero poco de gestión. Da igual si formas un buen fondo con boli y papel o con tecnología: lo importante es que sea un buen fondo. Que detrás haya unos gestores que sepan lo que están haciendo. Y detrás de nuestro robo-advisor está el expertise de los grandes inversores de la historia, como Buffet o Graham.

-Acaba de decir que el uso del robo-advisor es gratuito. ¿Cómo ganan ustedes dinero con él, entonces?

-Bueno, como sabe en los fondos de inversión hay una comisión, son muy pocos euros por cada cliente pero la tecnología nos permite una escalabilidad, con lo cual ahí es donde ganamos. La tecnología hace que el servicio sea mucho más barato por esa escalabilidad, y nos permite llegar a los inversores de 50.000 o 100.000 euros, que son los que siempre han estado abandonados. Hasta ahora no han tenido la opción de acceder a un asesoramiento de calidad porque no era rentable.

-En una reciente entrevista con Alicante Plaza, su socio en KAU Markets, José Iván García, señalaba que el value investing es aún muy desconocido para el inversor medio. ¿No sería lógico que la estrategia de la inversión en valor fuese precisamente la habitual? Al menos, parece la más inteligente.

-Bueno, es que el value investing requiere un análisis, un trabajo previo a la toma de decisión. Normalmente, el 95% de los inversores lo que hace es escuchar a un amigo, o fiarse de lo que dice un analista. Se invierte de oído, por el ruido del mercado. Que es lo que la industria quiere, que compres y vendas muchas veces, porque ahí es donde se genera el beneficio para ella. De lo que trata el value investing es de definir un producto de calidad, y una vez definido qué es la calidad, ver que se pueda comprar a un buen precio. A veces es árido. Nuestro robo-advisor maneja datos de 40.000 empresas que cotizan en todo el mundo, y tiene sus ratios financieros en el software. Eso es lo que nos permite la tecnología.

-Algunos expertos consideran que hay muchas empresas que están sobrevaloradas en bolsa. Es decir, que cotizan por encima de su valor real. ¿Cree que hay riesgo de una nueva burbuja financiera?

-No, no creo que estemos en ese riesgo, aunque siempre hay empresas sobrevaloradas, como las hay infravaloradas. Es una de las consecuencias del marketing financiero, hay empresas que invierten todos sus recursos en que se compren sus acciones. Y luego también hay empresas de moda, como Tesla, que está absolutamente sobrevalorada: no gana dinero y ya vale más que General Motors. Y luego están los casos contrarios. Los índices a veces son un engaño. Por eso nosotros buscamos empresas que coticen a buen precio, hay un trabajo de investigación para decidir dónde vamos a estar cómodos los próximos cinco años. Nuestro fondo Fonvalcem es la mejor muestra de que eso es así, tu objetivo es batir tu índice de referencia, y nosotros lo hacemos todos los años. Al inversor español aún le cuesta salir del banco tradicional, pero poco a poco se van dando cuenta. Los robo-advisors acaban de llegar a esa guerra, y tienen un gran futuro. Pero requerirá tiempo para que se consoliden en la industria en España. En Estados Unidos están mucho más dispuestos.

-La exministra Garmendia decía hace unos días en Alcoy que un banco de inversión japonés tiene a un algoritmo sentado a su comité de inversiones, y que es el que más acierta. ¿Puede la tecnología acabar en el futuro con el componente humano en su sector?

-Bueno, el trading en Estados Unidos lo hacen robots. La inteligencia artificial está empezando a entrar en la bolsa, y de hecho nosotros mismos tenemos un proyecto para lanzaren breve un generador de trading basado en la inteligencia artificial. Pero la tecnología no puede sustituir al hombre, porque hay algo que se llama el arte de invertir. Con los mismos números y datos, se obtienen resultados distintos. Eso no es sustituible. Aunque sin duda la inteligencia artificial va a ser un actor más del mercado.

-¿Dónde están ahora las mejores oportunidades para invertir?

-Bueno, la tendencia es la inversión en tecnología. Aunque en todos los sectores se puede ganar. Por ejemplo, en el textil, antes de la aparición de Inditex pensábamos que estaba muerto, y mire ahora. Todo sector se puede transformar. Aunque yo lo que recomiendo es invertir en un sector que ya se conoce, porque tienes el expertise. Dicho esto, la tecnología será el gran sector para los próximos años, el ecommerce va a crecer a un ritmo del 20% anual los próximos años. En un mundo súper endeudado, el crecimiento tiene que venir de aquellos procesos que hacen las cosas más baratas y eficientes.

-¿El ladrillo sigue pesando mucho en las carteras de los inversores valencianos?

-Sí, cuesta salir del ladrillo, aunque por suerte cada vez los porfolios están más balanceados. Porque si lo metes todo en el ladrillo y viene otra crisis como la de 2008, te quedas sin liquidez. El problema es que se ve como algo seguro, y no es así: tiene la misma volatilidad que otros sectores, pero la percepción de esa volatilidad es algo psicológico. Si nos dijeran el valor de nuestro piso todos los días, veríamos que es igual de volátil. En general, nos falta cultura financiera.

-Para terminar, ¿qué perspectivas manejan a futuro en el corto plazo?

-Pues 2018 y 2019 serán aún buenos años para las bolsas, los tipos seguirán bajos, y todos los días se imprime dinero. Mientras siga la tendencia, será bueno para los mercados. No obstante, se avecinan años de mayor volatilidad por la sombra de la subida de tipos: hay que acabar con la fiesta del dinero gratis y sanear la economía. De momento, no obstante, no afectará al crecimiento de los mercados europeos en los dos próximos años, porque las valoraciones están más bajas que en Estados Unidos. La economía va bien, con crecimientos que no se veían hace años, y se nota en la economía real, el empleo, el consumo... Nos esperan un par de buenos años, aunque con mayor volatilidad que en 2017.

Noticias relacionadas

next