X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de agosto y se habla de xàbia hostelería ismael belda GERARD FULLANA Compromís

La primera oferta que iguale o supere los 19,6 millones parará el procedimiento

La Villa Universitaria confía en tener nuevo dueño antes de agotar el plazo de la subasta

8/06/2018 - 

ALICANTE. La administración concursal de la Villa Universitaria de San Vicente del Raspeig y la consultora Veo Comunicación, que la asesora en el proceso de venta, confían en que el inmueble tenga un nuevo dueño antes de agotar el plazo de un mes que comenzó a contar este jueves para recibir nuevas pujas. Como ha venido contando este diario, el primer proceso se cerró sin adjudicar el activo al no llegar ninguna oferta a los 14,6 millones de euros (que habría obligado a aceptarla), ante la convicción de que era posible obtener un mejor precio.

Así, la segunda subasta comenzó este jueves a través del portal de Veo Comunicación, y finalizará el próximo 7 de julio. No obstante, desde la consultora se muestran convencidos de que no será necesario agotar este plazo para que llegue una oferta que iguale o supere los 19,6 millones de euros. El administrador concursal puede aprobar el remate cuando llegue una oferta que iguale o mejore el precio de salida sin necesidad de resolución judicial. Por este motivo, se ha previsto la habilitación de un periodo especial de 24 horas adicionales una vez que llegue una oferta con esas características, para dar la oportunidad a otros interesados a mejorar la puja. 

La consultora, como adelantó este diario, "confía en que son varios los grupos inversores interesados en la adquisición de la residencia universitaria los que realizarán ofertas que mejorarán la millonaria cifra mínima de adjudicación". No obstante, "todo dependerá, no solo de igualar o superar dicho precio, si no del modelo de negocio que presenten los participantes en la subasta online que garantice la continuidad de la empresa", recuerdan estas fuentes. Como ha venido contando Alicante Plaza, el plan de negocio y de viabilidad, así como el mantenimiento del empleo actual (40 puestos de trabajo) y la creación de nuevo serán los elementos clave que tendrá en cuenta la administración concursal, junto con la oferta económica, para elegir al adjudicatario de la Villa Universitaria.

"En cualquier caso, los inversores captados por Veo Comunicación son fondos especializados en la compra de residencias universitarias", subrayan las citadas fuentes, que esgrimen el reciente estudio realizado por la consultora JLL (Jones Lang LaSalle) según el cual éste es un mercado en auge, en el que España cuenta con una de las rentabilidades más altas de Europa (casi 6% frente al 5 de UK y Alemania). Por tanto,  desde la consultora consideran que "la continuidad de la Villa Universitaria está asegurado gracias a la bonanza del sector".

Incremento de facturación

Además de las proyecciones económicas, la principal ventaja para los inversores es que "el modelo de negocio tiene aún mucho recorrido y puede permitir incrementos en la facturación del presente ejercicio superior a los dos dígitos". En este sentido, como ha contado Alicante Plaza, la residencia de estudiantes ha incrementado su volumen de negocio en casi un 60% desde que entró en concurso, lastrada por las deudas de su promotora, el Grupo Santa Ana. El equipo gestor de la Villa y la consultora han logrado dar la vuelta a la situación de la residencia, de 400 habitaciones, hasta cerrar el año 2017 con una facturación de 3,18 millones de euros, según el CEO de Veo Comunicación, Joaquín Oliete. En 2016 se cerró con una facturación de 2,57 millones de euros, lo que supone que los ingresos han crecido un 24% en el último ejercicio.

Como ha venido contando este diario, la Villa Universitaria es el activo esencial de la promotora Consorcio Empresarial San Vicente Sur SA, una mercantil del grupo Santa Ana, que invirtió 26 millones en su construcción junto a dos socios madrileños. En 2012 la mercantil propietaria del complejo entró en concurso y, aunque en 2013 logró aprobar un convenio de acreedores avalado por los bancos, Santa Ana fue incapaz de cumplirlo, lo que llevó a la firma a liquidación. El juzgado de lo Mercantil número 1 aprobó el plan de liquidación y la subasta hace un año, en abril de 2017.

Noticias relacionadas

next