X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ENTREVISTA A ISABEL BONIG, PRESIDENTA DEL PPCV

"No aceptamos el chantaje del plurilingüismo: iremos a los tribunales y a la movilización"

Isabel Bonig repasa las principales cuestiones polémicas que han surgido en los últimos días y las decisiones que ha tomado el Consell bipartito: cuestión hídrica, infraestructuras, financiación, plurilingüismo y, cómo no, la renovación en el PP valenciano

17/10/2016 - 

ALICANTE. Isabel Bonig repasa la actualidad política de la Comunitat Valenciana en una entrevista concedida a Alicante Plaza. Analiza las principales cuestiones polémicas que han surgido en los últimos días y las decisiones que tomado el Consell bipartito.

(LEE LA SEGUNDA PARTE DE LA ENTREVISTA)

-Lo dijo el día del 9 d'Octubre y lo repite en sus intervenciones. ¿Por qué considera que el proyecto político del Consell del Botànic está agotado?

-Es un gobierno inexistente y uno de sus principales problemas es la desvertebración, sobre todo, hacia Alicante. Hay una sensación total de abandono del Gobierno de Valencia. 

-Como es normal, el Consell no da esa versión. Dicen que Puig es el presidente que más veces ha visitado Alicante...

-Dudo mucho que lo haya visitado más que otros presidentes de la Generalitat, incluso el que fue de Alicante. Sólo hay que ver la agenda del presidente y del resto de miembros del Gobierno. Pero al margen de eso, hay problemas que no resuelve, como el del agua, sigue sin recibirles la consellera; el tema de infraestructuras, en un momento en el que está mejorando la situación económica; el turismo, que no cumplen con su compromiso de crear una conselleria para el sector, o el tema del plurilingüismo. Sólo hay que ver la agenda de los consellers y ver su acción de gobierno. Algunas acciones parece que van dirigidas a fastidiar a determinadas comarcas.

-Ha mencionado muchos problemas. Hablemos del primero, el agua. ¿No cree que ese debate está agotado ya; es un debate amortizado?

-No cansa porque es el gran tema que sigue sin resolverse en esta Comunitat. En este país, da la sensación de que damos vueltas a los grandes temas sin solucionarlos y cuando se llega a una solución, que a veces es la mejor, pero no hay acuerdo, siempre hay una parte, que es el Partido Socialista, que lo pone en riesgo y cuestiona esos acuerdos que han costado mucho, como el Memorándum del Tajo. Yo no creo que haya otras soluciones; eso es lo que el PSOE y Compromís quieren hacer ver. La solución es el trasvase de las cuencas excedentarias a las deficitarias. Esa es la solución. La desalación es una excepción, no una sustitución a los trasvases. Yo no diré, como dijo la consellera de Agricultura en sede parlamentaria, que la Comunitat no tiene un problema hídrico. Yo sigo con el acuerdo del Memorándum del Tajo-Segura: todos tuvieron que ceder en algo para que hubiera acuerdo. Y lo primero que hace el señor García-Page (presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha) es recurrirlo y volvemos a empezar. Espero que en esta nueva etapa que se avecina, los dos grandes partidos, debemos despolitzar este tema y solucionarlo.

-También ha mencionado el tema de las infraestructuras. La consellera actual, María José Salvador, le responsabiliza de la deuda generada. Y de que no puede hacer nada...

-Yo tuve el mismo problema que tiene ella. Además, tenía mucho menos dinero del que tiene ella, como ejemplo, le digo que este año, en 2016, el Gobierno de la Generalitat tiene 1.600 millones de euros más, como consecuencia de la mejora del sistema de financiación y de la economía. Hay más ingresos, pero deciden gastárselos en otras cosas, como los conciertos de Raimon o en aumentar el personal; en subirse los sueldos o la reapertura de RTVV, y no en infraestructuras. Las infraestructuras se construyen así; se van haciendo y se pagan a lo largo del tiempo. Aunque quedan por hacer, en los Gobierno del PP se hizo mucho. Yo, a la consellera de ahora, sólo le he visto cerrar la línea 9 del Tram, la que une Benidorm con Dénia, y lo hizo después de que el presidente la inaugurara.

-Y por último, el decreto de plurilingüismo, que también ha mencionado ¿Cree que ese decreto rompe con el equilibrio que había en la anterior etapa? ¿Puede haber un acuerdo para restituirlo, si así lo considera?

QUE A ESTAS ALTURAS ESTEMOS DEBATIENDO LA IMPOSICIÓN DEL VALENCIANO, Y NO DEL INGLÉS, ME PARECE UNA TORPEZA

-Le ofrecimos un acuerdo al presidente Puig en materia educativa. Y presentamos nuestra ley educativa, después de mucho consenso con los agentes de la educación. La respuesta del Gobierno fue despreciarlo. Siempre estaremos abiertos a ese gran pacto educativo. Ahora, lo que no vamos a tolerar es la imposición en materia educativa, que es lo que está haciendo Vicent Marzà. Pero por encima de él están Puig y Oltra, que también tienen la culpa. Si Marza hace lo que hace es porque Puig y Oltra se lo permiten. Y ha impuesto un principio: el sectarismo político, todo lo que ha hecho el PP está mal hecho. El problema es que no conocen el alma de la Comunitat: hay un alma que es valencianoparlante, pero hay otra que es castellanoparlante. Y la de Ley de Uso del Valenciano, que el PP respetó, matenía ese equilibrio. Entonces, al chantaje, le decimos que no; a la limitación de la libertad de los padres y del idioma, le decimos que no, y a ese chantaje al que someten a las familias de que para estudiar inglés hay que estudiar más valenciano, le diremos que no. A ese plurilingüismo de imposición, le decimos que no. Nosotros apostamos por la convivencia de las dos lenguas y, sobre todo, por el fomento del inglés. Que a estas alturas estemos debatiendo la imposición del valenciano, y no del inglés, que es el futuro y el que da igualdad de oportunidades, me parece una torpeza. Si eso se mantiene, iremos a los tribunales y movilizaremos a quien tengamos que movilizar.

-Usted ha sido muy dura con los casos de corrupción. El jueves y el viernes declaró en la Audiencia Nacional Francisco Correa, en el primer juicio del 'caso Gürtel'...¿Ha escuchado las declaraciones? ¿Qué reacción le generan?

-Sí lo he visto y escuchado. Cuando ves a un señor que está en su estrategia de defensa, pero cuando se reconoce así, si se acredita, obviamente siento bochorno como cualquier militante, simpatizante o cargo público del PP.

-¿Cree que el PP ha pagado todo el peaje de los casos de corrupción?

-Ese peaje nos ha costado mucho, nos ha pasado cuenta política y nos ha castigado electoralmente. Pero la gente ha sabido distinguir que efectivamente se han tomado medidas, a veces injustas y no entendidas por todo el mundo, pero que eran necesarias, que se está en un nuevo proyecto, con gente nueva y haciéndolo atractivo para los ciudadanos. Ahora, los casos de corrupción están donde deben estar  y ahora corresponde a los tribunales decir si son inocentes o si son culpable. Si son inocentes, que acaben cuanto antes, porque han pasado la denominada pena de telediario, y con quien sea culpable, que se llegue hasta el final y todo el peso de ley caiga sobre él y devuelva lo que se han llevado.

-¿Para cuándo el congreso del PPCV?

-Es verdad que se planteó la posibilidad de hacer un congreso en un momento determinado, cuando saltó el caso Taula, y ahí la gente estaba esperando una reacción contundente de todos los casos. Pero la situación del Gobierno español, de impasse y bloqueo ha condicionado toda la trayectoria del congreso. El presidente Rajoy nos dijo que después del 26J, cuando se formase el gobierno, empezarían los congresos, primero el nacional y después el regional. Vamos a intentar que sea cuanto antes, el primero el de la Comunitat Valenciana porque es necesario visualizar ese cambio de estructura, de cambio de caras y renovar el mensaje. No es un cambio radical, sino de reconocer lo bueno que se ha hecho y las cosas malas; hemos pedidos disculpas y perdón. Y ahora hay que continuar con esa nueva gente, que tiene que tirar el carro y construir un nuevo relato. Tenemos ganas de celebrar los congresos porque eso dará estabilidad a la organización. Y se producirá esa renovación que se ha producido de facto, y ahora hay que hacerlo de derecho. Y para cambiar cosas en el partido.

TENEMOS GANAS DE CELEBRAR LOS CONGRESOS PORQUE ESO DARÁ ESTABILIDAD AL PARTIDO. Y SE PRODUCIRÁ ESA RENOVACIÓN QUE YA SE HA PRODUCIDO DE FACTO

-¿Congreso con primarias?

-Si no primarias con esa forma, pues parece que la izquierda se ha apropiado de ese nombre, sí  de mayor participación. También le digo que visto lo que hemos visto en el PSOE, que ha elegido a Tomás Gómez con primarias y le cambian la cerradura; primarias a Pedro Sánchez y mire lo que ha pasado... uno se asusta un poco. La gente del PP y del centro-derecha está pidiendo participación. Creo que hay que arbitrar fórmulas, que en otra época eran impensables y sí que son necesarias para dar participación.

-Es conciente de que el partido tiene 'puntos negros' como el futuro del PP de Valencia ciudad y de Alicante, con un sistema de distritos... Todo eso se abordará, entiendo.

-Se abordará. Coja la foto del PP de la Comunitat Valenciana, de Castellón, de Valencia y de Alicante y compare las fotos de ahora con las de hace siete años y verá como muchos de esos actores ya no están, que la renovación ha sido importante a nivel orgánico, organizativo y de actitudes y de discurso. Obviamente, la renovación no se hace de un día para otro y tampoco hay que desechar todo lo hecho. Hay gente que puede seguir aportando; hay otros que no pueden estar en la primera línea. Tampoco se trata de deshacer. Compare con el PSPV, yo sigo viendo las mismas personas que estaban con Joan Lerma. Al PSPV le pasará factura. A ver si podemos evitar cometer los mismos errores del pasado: de analizar bien a las personas, buscar buenos candidatos, gente preparada, que conecte, que esté a pie de calle... Eso es fundamental.

(LEE LA SEGUNDA PARTE DE LA ENTREVISTA)

Noticias relacionadas

next