X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

instituciones y empresarios celebran la noticia

El traslado del Banco Sabadell impulsará la recaudación, el PIB y la reputación de Alicante

6/10/2017 - 

ALICANTE. La provincia y la ciudad de Alicante han salido beneficiadas de rebote de la escalada de tensión política entre el movimiento independentista catalán y el Gobierno central. El 'goteo' de empresas que se marchan de Cataluña para garantizar la seguridad jurídica ha puesto a la capital alicantina en el mapa, con el traslado de la sede social del Banco Sabadell, decidido este jueves por su consejo de administración. Alicante se ha impuesto a la otra opción, Madrid, gracias a la implantación de la entidad en el territorio histórico de la CAM, que fue absorbida por Sabadell en 2012, y para evitar interpretaciones 'políticas' de su movimiento. Aún podría añadirse un tercer motivo: la elección de Alicante contribuye a reforzar el modelo de gestión descentralizada que gusta al banco. 

En cualquier caso, la noticia fue acogida con satisfacción por representantes institucionales y del empresariado alicantino, a pesar de que sus consecuencias prácticas sean más limitadas de lo que en un primer momento pudiera parecer. Lo que se traslada es la sede social (el domicilio), pero no la operativa. Las oficinas centrales del banco que preside Josep Oliu seguirán en Barcelona, y el empleo (y las rentas) que generan allí también. En realidad, se sigue el esquema de Bankia, que tiene su sede social en València (donde celebra la junta de accionistas) y la operativa en Madrid.

Entre los efectos que sí se dejarán sentir en Alicante, destacan especialmente los fiscales, y uno en particular: el Impuesto de Sociedades. Si bien se trata de un impuesto íntegramente estatal, que recauda la Agencia Tributaria, el hecho de que la sede social del banco esté en Alicante significa que, para el Ministerio de Hacienda, esa recaudación 'entra' por la provincia, lo que mejora la posición alicantina para ser luego receptora de fondos estatales vía transferencia. A más recaudación, mayores transferencias (como las que reciben los ayuntamientos o la Diputación). 

Asimismo, el impuesto de sociedades depende de la facturación de la empresa, por lo que según los expertos consultados al respecto el volumen de negocio del Sabadell se 'sumará' al PIB de la provincia de Alicante. En este sentido, el banco presentó unos márgenes por intereses de más de 3.800 millones de euros el ejercicio 2016. Eso sí, la incorporación del negocio del Banco Sabadell al PIB provincial elevará la cifra de forma 'artificial', dado que los alicantinos no notarán el incremento en el PIB per cápita que traerá aparejado.

Otros hipotéticos efectos fiscales quedarán mucho más amortiguados. Por ejemplo, el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) se mantendrá inalterado, según explica la concejal de Hacienda, Sofía Morales. El IAE depende de la facturación en el municipio concreto, y a corto plazo el traslado del domicilio fiscal a Alicante no tiene por qué impactar en el negocio de las oficinas del banco en la ciudad, ni en el resto de municipios de la provincia. Incluso si como consecuencia de este paso el Sabadell captase por simpatía nuevos clientes en la zona que aumentasen su volumen de negocio en la provincia, el aumento en la recaudación de este impuesto sería poco significativo, a juicio del Consistorio. tampoco se notará la diferencia en el impuesto de Actos Jurídicos Documentados: este gravámen se paga en el municipio donde esté ubicada la notaría donde se lleve a cabo.

Impacto reputacional

Al margen de los efectos prácticos, la satisfacción de todas las instituciones alicantinas por la noticia del traslado se explica por dos intangibles que llegan como efectos colaterales. El primero y más importante, el hecho de instalar la sede social en Alicante (en el edificio de la antigua CAM en la avenida de Óscar Esplá, donde ya está domiciliada la filial inmobiliaria del banco, Solvia) vuelve a dotar a la provincia de una entidad financiera potente, más allá de las cajas rurales que sobrevivieron al proceso de reestructuración. Una circunstancia que, junto a las cifras macroeconómicas a las que contribuirá el aspecto fiscal, podrían contribuir a incrementar el atractivo de la zona para los inversores o las nuevas empresas. Asimismo, el nombre de Alicante queda ligado al de una de las entidades más conocidas del país, lo que indudablemente generará 'imagen de marca'.

Junto al hecho reputacional, la sede social del Banco Sabadell en Alicante podría, o eso esperan los empresarios, aumentar la cercanía entre la entidad y las pymes de la provincia, con muchas de las cuales ya trabaja como 'herencia' de la extinta CAM. En este sentido, cabe recordar que la Comunitat Valenciana y Murcia son el segundo territorio por volumen de negocio para el Sabadell, tras Cataluña. 

Con todo, hay que tener en cuenta que el traslado de sede, que es inmediato (puesto que la decisión del consejo no precisa de la ratificación por parte de los accionistas), puede ser también temporal. El Banco Sabadell ha adoptado la decisión por la situación de inestabilidad en Cataluña, que había comenzado a golpear su valor en Bolsa y a inquietar a sus clientes, tanto grandes como pequeños. Y ha dado el paso unos días antes de que se produzca la hipotética declaración de independencia. Es decir, si la situación revierte y Cataluña se mantiene en España, no sería extraño que el banco devolviese la sede fiscal a la región vecina.

Satisfacción entre políticos y empresarios

La decisión de la entidad que preside Oliu fue acogida con satisfacción por todos los representantes institucionales y económicos de la provincia, que en general coincidieron en felicitarse por el traslado y lamentar los motivos que lo han provocado. Así, el alcalde, Gabriel Echávarri, calificó de "gran noticia" la decisión del consejo, al entender que revela que "la buena imagen" de esta ciudad "ya ha calado" y es un "sitio atractivo para hacer negocios". El presidente de la Diputación, César Sánchez, por su parte, pronosticó que el traslado generará "nuevas oportunidades de trabajo y negocio" en la provincia, por lo que calificó de "muy positiva" la decisión.

En cuanto a los representantes empresariales, el presidente de la Cámara de Comercio, Juan Riera, señaló que se trata de "una magnífica noticia para Alicante que se produce por algo que lamentamos", pero que "nos devuelve al mapa financiero". Aparte de la cuestión simbólica, Riera pone el acento en el aspecto fiscal: "cuanto más paguemos desde aquí, más nos llegará". Asimismo, el empresario considera que la decisión demuestra que "el Sabadell lo ha hecho bien y ha sabido mantener a los clientes 'heredados' de la CAM". El presidente de la patronal Coepa, Francisco Gómez, se expresó en idénticos términos, y consideró que la cercanía de la entidad a la provincia puede incrementar las inversiones del banco en el territorio histórico de la CAM. Por su parte, el presidente de Ineca, Perfecto Palacio, se felicitó por la "fantástica noticia" y deseó que "este traslado genere nuevas oportunidades y sinergias entre los empresarios y ciudadanos de la provincia y el Banco Sabadell", y que "aumente el arraigo social en Alicante de esta entidad financiera".

Noticias relacionadas

next